Foro oficial Dragon Ball Multiverse

Foro oficial Dragon Ball Multiverse

Comunidad española y latina del comic dragon ball multiverse.
 
ÍndicePortalCalendarioGaleríaFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Últimos temas
» CAPITULO 4: ALFA Y OMEGA
Sáb Oct 21, 2017 9:56 am por Pablich

» fanmanga: dboth saga III revelations special chapter adel&kirie
Sáb Oct 14, 2017 11:12 pm por yami82

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 33 - Los cadáveres más fuertes.
Lun Oct 09, 2017 12:03 am por Tserleg

» Hasta donde llegara kale en el torneo?
Mar Sep 19, 2017 5:46 am por GT si es bueno

» Caulifla alcanzara el ssj 3 en el torneo?
Mar Sep 19, 2017 5:44 am por GT si es bueno

» RCT3 DisneyLand Park
Sáb Sep 16, 2017 4:29 pm por Pablich

» CAPITULO 0: TIEMPO
Vie Sep 15, 2017 1:11 am por Pablich

» mi teoria de dragon ball super el siguiente eliminado
Jue Sep 14, 2017 1:52 pm por er_feyd

» Torneo de novatos
Jue Sep 14, 2017 5:49 am por JOKER

» la invasion,rp
Miér Sep 13, 2017 9:03 am por JOKER

» Su opinión de DB Xenoverse???
Miér Sep 13, 2017 6:40 am por JOKER

» entrevista parodia:adrian barba
Miér Sep 13, 2017 6:30 am por JOKER

» hola SOY GERMAN OK NO
Miér Sep 13, 2017 6:08 am por Pablich

» De qué ciudad o parte del mundo eres?
Miér Sep 13, 2017 5:00 am por JOKER

» La teoria de pixar
Miér Sep 13, 2017 4:55 am por JOKER

» POWER RANGERS NINJA STEEL VALE LA PENA
Miér Sep 13, 2017 4:44 am por JOKER

» Estoy de vuelta
Mar Sep 12, 2017 7:35 am por Pablich

» ¿Quien es mas fuerte? Vegito o bills
Mar Sep 05, 2017 7:26 pm por Super A-17

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 32 - Tortugas de fuerza ilimitada.
Miér Ago 23, 2017 11:06 am por Tserleg

» Cadena de Preguntas
Sáb Ago 19, 2017 1:24 pm por Super A-17

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 31 - Árbol y metal.
Lun Ago 14, 2017 10:47 am por Tserleg

» Mr Satán vs Tao Pai Pai
Jue Ago 10, 2017 3:30 am por Strider

» CAPITULO 4: EL GRAN TORNEO
Sáb Jul 29, 2017 11:53 am por Tserleg

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 30 - Batalla en el planeta de los biosimios.
Vie Jul 28, 2017 11:39 am por Tserleg

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 29 - Budokai XXIV. Los buenos, los feos y los malos.
Sáb Jul 22, 2017 10:51 am por Tserleg

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 28 - La llegada de Raditz.
Lun Jul 17, 2017 10:03 am por Tserleg

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 27 - Lunch Bicolor.
Lun Jul 03, 2017 5:39 am por Tserleg

» Dragon Ball Centuries - Capitulo 3
Miér Jun 21, 2017 10:58 am por arian725

» DBZ: Rompiendo el limite 4
Mar Jun 13, 2017 10:28 am por Tserleg

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 26- Campo de batalla: Múrdor.
Lun Jun 12, 2017 9:30 am por Tserleg

» DBZ-Rompiendo el Limite 3
Miér Mayo 31, 2017 10:24 am por Tserleg

» CAPITULO 3: LA LEGION DEL MAL
Lun Mayo 29, 2017 8:14 am por Pablich

» ¿Alguien sabe como cambiar de nombre de perfil?
Dom Mayo 28, 2017 8:49 am por Pablich

» Trolleadas en chats 3.0
Dom Mayo 21, 2017 5:25 pm por Pablich

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 25- Combate deportivo. Combate real.
Jue Mayo 11, 2017 9:44 am por Tserleg

» Censura de palabras en el foro.
Miér Mayo 10, 2017 6:01 am por Strider

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 24- Magia vs Tecnología.
Lun Abr 17, 2017 9:55 am por Tserleg

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 23- Viaje espacial.
Sáb Mar 18, 2017 11:41 am por Tserleg

» CAPITULO 2: LA GUERRA DEL TIEMPO
Miér Mar 15, 2017 5:37 am por Tserleg

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 22- Budokai XXII. Final.
Lun Feb 27, 2017 7:46 am por Tserleg

Indice
Temas más activos
PALABRAS ENCADENADAS
¿Quien es este personaje?
Dragon Ball Z: Battle of Gods-Post de debate
Adivina el Nombre (Todo lo relacionado con Dragon Ball)
MULTIVERFANS
Cadena de Preguntas
Trolleadas en chats 2.0
Dragon ball legendary
Dragon Ball Heroes: Informacion y deseos
Encuestas de Chicas guapas. (2)...

Comparte | 
 

 KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 31 - Árbol y metal.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Tserleg
Mutaito
Mutaito
avatar

Mensajes 53
Fecha de inscripción 26/03/2016
Reputacion 0

MensajeTema: KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 31 - Árbol y metal.   Lun Ago 14, 2017 10:47 am

ÁRBOL Y METAL



¡Clonc! Una piedrecita parecía haber caído sobre el techo de la furgoneta. ¡Brooom! Se formó un agujerazo del techo, desde donde un supermelenudo con entradas y una armadura de diseño aterrizó sobre el suelo de la furgoneta:
- Usted debe ser Raditz. - Le preguntó el general Black mientras el capitán Gero Jr. frenaba para dejar la furgoneta a un lado del camino. - No es lo que piensa, nuestra intención es volver a Vegeta mucho más poderoso. Si acepta formar parte de nuestra cirugía la mayor parte de la Tierra será de ustedes dos, nosotros nos conformamos con un quinto.

El cuerpo de Vegeta yacía inconsciente en un camastro, conectado a varias sondas y máquina con gráficas extrañas:
- ¿Aceptar quedar inconsciente y a su merced? ¿Esperar que no nos convirtáis en vuestros títere? Eso no se lo tragaría ni Nappa.

El capitán Gero Jr. llegó hasta ellos, y a una señal de Black ambos activaron sus nuevas armaduras ironman con metal de plasma:
- Señor Raditz, - dijo Black con toda su amabilidad- hemos calculado su poder en el budokai en 340H. Con estas armaduras el capitán Gero y yo tenemos el equivalente a unas 400H. Por favor, ríndase y ahórrese un sufrimiento innecesario.

Mediante una simple regla de tres Raditz calculó que 1H equivaldría a 5 unidades como a las que estaba acostumbrado, por lo visto estos tipos ignoraban que las curaciones habían aumentado su poder. El problema es que aún estaba herido por la pelea anterior, así que no estaba seguro de poder vencer a los dos al mismo tiempo.

¡Clac! ¡Clac! ¡Clac! ¡Clac! Raditz sacó todos los cables de Vegeta mediante telekinesia, y de paso le transfirió algo de su propia energía:
- ¡Aaaaaaah! - Vegeta despertó de golpe. Como su fuerza también había sido medida Black y Gero JR. salieron a toda caña, dejando sendos boquetes en las paredes de la furgoneta. Vegeta estaría confuso unos segundo más, y no era cuestión de esperar a que se despejara. Como Raditz no podía con ellos sin recuperarse de sus heridas pues enemigo que huye puente de plata.

Ninguno de los dos sabía conducir furgonetas, así que se alejaron de la zona corriendo por el bosque a toda velocidad y suprimiendo su energía. Cuando por fin se sintieron a salvo llamaron a sus naves con el control remoto y regresaron a la base imperial más cercana a lamer sus heridas. Se volverían más fuertes, regresarían a la Tierra y les darían su merecido a esos insectos humanos.



Varias semanas después.

Las bolas del dragón de la Tierra eran incapaces de resucitar a alguien por segunda vez. Afortunadamente para Krilín hacía años que eran amigos de los namekianos, quienes prestaron sus bolas de buen grado para resucitarle. Dado que las bolas iban a desaparecer de todos modos por un año namekiano (equivalente a 130 días terrestres) aprovecharon para pedir las resurrecciones de Ten Shin Han y Yamcha sin necesidad de gastar las de la Tierra.

Así que ahora Krilín aprovechaba para pasear con Lázuli por el parque tras un duro día de entrenamiento. Salvo por la amenaza latente de Freezer atravesaban por un momento álgido de sus vidas. Krilín tenía dos buenos trabajos como agente especial de Pilaf (sólo requerido en misiones muy concretas, pues de lo que se trataba era de que sus compañeros y él tuvieran un salario para poder centrarse sólo en entrenar) y como miembro de la Patrulla Galáctica (gracias a la influencia de Jaco). El sueldo de Lázuli era más modesto, pero también se las apañaba bien como administrativa en una empresa de maquinaria agrícola. Así que el bebé en ciernes espoleó a la pareja para proyectar la boda.

Ya se notaba la tripita de embarazada en la por demás esbelta silueta de Lázuli:
- ¡Krilín! Creo que ya está dando sus primeras pataditas, será un gran karateca como tú. Ponme la mano aquí.
- ¡Je, je, je! Es verdad, me parece notarlas.

En ese mismo momento se tropezó con un tipo enorme:
- Discul... ¡Nappa! ¿Pero no habías muerto?
- Sí, pero he resucitado... gracias a la alta tecnología.

Tras unos segundos más de pausa melodramática Nappa cayó en algo:
- Un momento, ¿pero no habías muerto tú también?
- Bueno, sí. Pero también he, ejem, resucitado. Gracias a la alta tecnología, claro.



Planeta Freezer 80.

- Vaya, parece que los señores por fin han terminado de mear. Respecto a lo que os estaba diciendo antes, tranquilos seguro que Freezer perdonará vuestro fracaso de conquista de un planeta de debiluchos. Aunque estéis vosotros aquí no creo que fastidiéis la misión, me tenéis a mí.

El comandante Kiwi no desaprovechaba una oportunidad de dar caña a su odiado rival Vegeta y a Raditz. Freezer estaba decepcionado con el fracaso de Vegeta y sus compañeros, y les había advertido por teleconferencia que si no cumplían en su siguiente misión, a las órdenes de Kiwi, en cuanto les viera les castigaría apropiadamente.

- Te recuerdo que soy tan fuerte como tú, Kiwi. Tú también habrías fracasado contra esos humanos.
- Eras tan fuerte como yo. Han pasado varios días desde que saliste del tanque de regeneración y todavía no has recuperado toda tu fuerza. Me pregunto como te las apañarías para perder contra esos terrícolas. También como te aguanta Raditz, apenas habéis estado unos días en la base y casi todos ellos lo has enviado al tanque de regeneración porque tenías que desfogarte con un compañero más débil.
- Ahí está el árbol gigante. - Informó Raditz, como queriendo cambiar de tema.
-¡Guau, es colosal! - Dijo Kiwi con toda la razón, el árbol era más alto que cualquier montaña, y lo bastante grande como para creer que sus raíces abarcaran todo el planeta. - Según nos han informado en los planetas devastados ha aparecido un árbol como este, que ha absorbido los nutrientes de todo el planeta y extinguido toda su vida y valor económico para el imperio. A mi señal lanzaremos un ataque de ki todos juntos para destruirlo.

Apenas decir eso surgieron de la nada tres guerreros del espacio: Turles (de salvaje cabello negro y clavadito al hermano de Raditz, pero con la tez grisácea), Almond (corpulento y con coleta violácea), y Daiz (más joven y con melena lisa verdosa). Junto a ellos había un gasterópodo humanoide rojo semicyborg llamado Cacao, y dos enanos cabezones morados (cuyos cráneo parecían un pompis, por no decir otra parte del cuerpo más repugnante) llamados Lakasei y Rasin.

Su líder se encaró a los visitantes:
- Bienvenidos soldados. Mi nombre es Turles y...
- ¡Espera! - Le interrumpió Raditz. - ¿no serás tú el hijo de Deborah?
- Cierto. ¿Y tú Raditz? El hijo de Bardock y Gine la carnicera*.
- ¡Ja, ja, ja! Tú madre es Deborah la Deborahombres, la (No insultes) que se cepillaba a todo el vecindario.
- ¡Bastardo! Iba a ofreceros uniros a mi, pero tú no tendrás esa oferta.
- Oye Raditz. - Le preguntó Vegeta. - ¿No te has dado cuenta de que el tal Turles es clavadito a tu padre.
- Eso es normal. - Explicó Turles. - Muchos guerreros del espacio nos parecemos y es normal encontrar varios igualitos.
- No es tan normal. - Respondió Vegeta. - Salvo por el pelo negro y la cola somos tan variados como cualquier otra especie. Los únicos que haya visto que se te parezcan son Bardock y Raditz, y este porque es tu hermanastro.
- ¡Es mentira! - Protestaron Turles y Raditz al unísono.
- ¡Ja, ja, ja! Raditz, tu padre era un campeón. - Se cachondearon todos menos los esbirros de Turles, que bastante hacían los pobres aguantándose la risa.

A Raditz no le hacía puñetera gracia que su padre se la pegara a su madre, y a Turles aún menos:
- ¡AL ATAQUE! ¡YA!

Aunque Kiwi hacia rato que había activado su rastreador, con tanta guasa todavía no le había hecho caso a los números. Ahora que se ponía profesional por fin los asimiló:
- Turles. 19000 unidades.
- Daiz. 13000.
- Almond. 9100.
- Cacao. 8400.
- Rasin. 8000.
- Lakasei. 7600.

Obviamente el rastreador estaba averiado. Lo contrario significaría que su propio grupo tenía las de perder:
- Kiwi: 18000.
- Vegeta. 15000. Antes de su misión en la Tierra estaba equilibrado con Kiwi, pero parecía no haberse recuperado del todo pese al tanque de regeneración. Maldito inútil.
- Raditz. 1500.
- Diez soldados regulares. Fuerzas desde las 500 a las 1000 unidades de combate, la mayoría más cerca de la primera cifra que de la segunda.



Planeta Tierra.

Nappa miró a Lázuli, sobretodo a su barriga:
- Vaya, el enanito ha conseguido una putita muy guapa.
- ¡Krilín es mucho más hombre que tú! - Respondió ella.
- Parece que me estés retando a demostrarte lo contrario.
- ¡Ni se te ocurra tocarla! - Amenazó Krilín.
- No te preocupes, tiempo atrás lo habría considerado después de volver a matarte. Pero ahora mismo estoy por encima de eso.

Nappa sonrió torciteramente, y fue entonces cuando Krilín se dio cuenta de que ahora Nappa no despedía ninguna energía. Él instinto le advirtió de lo que iba a ocurrir, y antes de que Nappa alzara su mano contra Lázuli Krilín de un puñetazo a la cabeza lo hizo echarse atrás. Algo no cuadraba, apenas ver a Nappa había activado inadvertidamente el kaiokenx2 y sólo le había hecho daño. Nappa sonrió de nuevo, así que Krilín subió el kaioken a x4 y le arrancó la cabeza de una patada.

- ¿Eso que es? - Señaló Lázuli.

Del cuello decapitado de Nappa sobresalían unos cables de donde salían chispitas. Y de ahí surgieron nuevas piezas para reconstruir la cabeza de Nappa. Krilín de una patada lanzó el cuerpo a lo lejos, y antes de que se terminara de recomponer cogió a Lázuli para teletransportarse con ella hacia el Palacio Celestial.

- Aquí estarás a salvo mientras peleamos. - Le dijo a su novia. - Todopoderoso...
- Sí, lo he visto. Estoy avisando a todos tus compañeros. Toda la Tierra está siendo invadida por robots al servicio de ese Nappa robótico. Os mostraré donde está su base; pero por favor atacad todos juntos que el peligro es mayor de lo que has visto.

farao

Planeta Freezer 80.

Kiwi comenzaba a preocuparse. A pesar de ser uno de los soldados más fuertes del éjercito de Freezer Turles no sólo le peleaba de tú a tú, sino que incluso parecía sentirse cómodo y confiado. Afortunadamente el rastreador no cuadraba con el resto de la pelea, pues entre Vegeta, Raditz y los demás iban manteniendo el tipo contra los otros.

Y es que Kiwi ahora no estaba para revisar su rastreador, que de volverlo a revisar habría visto como los niveles de combate de Vegeta y Raditz habían ascendido a 18000 y 12000 unidades de combate respectivamente. Habían comenzado perdiendo pero no de forma avasalladora. Los tres fuertes, claro. De los cuatro soldados regulares que habían comenzando ayudando a Kiwi dos murieron casi en el acto; así como uno del terceto que ayudaban a Vegeta contra Daiz, Almond y Cacao; y otro del de Raditz contra Rasin y Lakasei:
- No tenéis nada que hacer aquí, ayudadles a ellos. - Les ordenó Kiwi. No es que no le gustara que le ayudasen más que al resto, pero contra Turles sólo servirían para morir en dos segundos más.

Vegeta y Raditz volvían entonces a ser ayudados por tres soldados regulares, que ahora duraron más porque los guerreros del espacio habían aumentado su poder de combate a 32000 y 15000 unidades respectivamente. Cayeron dos soldados más porque no estaban preparados para enemigos así, pero esta vez fueron acompañados por Cacao y Lakasei. Como mal que bien Kiwi iba aguantando aprovecharon para reducir su poder de nuevo a 25000 y 12000.

Daiz y Almond seguían siendo avasallados por Vegeta pero aún mataron a los otros dos soldados regulares. Los dos de Raditz sobrevivieron porque Raditz no dejaba de golpear a Rasin, hasta que lo destrozó. Entonces aprovechó para atacar a Almond por la espalda. Acto seguido Vegeta atravesaba el corazón de Daiz con la palma de su mano y Raditz reventaba la cabeza de Almond mediante un ataque de ki a bocajarro.

Entonces Turles vio que la ligera pero ya clara ventaja que le sacaba a Kiwi no le serviría de nada:
- ¡¿Cómo?! Entonces es posible que me derrotéis.
- No es que sea posible. - Se jactó Kiwi, ahora que tenía las de ganar. - Es que no tienes nada que hacer contra nosotros.

Turles pareció huir. Vegeta era más rápido, pero el factor sorpresa y su risa a destiempo le hicieron confiarse. Una vez Turles había ganado suficiente distancia sacó una fruta con aspecto de granada y le dio un mordisco. Su sonrisa y ahora relajado postura no presagiaban nada bueno. Vegeta advirtió a Kiwi:
- ¡Cuidado! ¡Su poder de combate se ha multiplicado!
- ¡Je, je, je! Ya sé que la fruta es muy saludable, pero tampoco creo en los milagros.
- ¡Mira tu rastreador, idiota!
- No me hables así, que soy tu superior. - Advirtió Kiwi mientras no dejaba de hacer caso al consejo. - ¿¡Cómo!? ¡No es posible, 300.000 unidades!



Planeta Tierra.


Por fin todos los guerreros tortuga ya habían acudido a la llamada del Todopoderoso. Los demás no se sorprendieron demasiado al verlo, porque ya habían visto una parte. Pero Krilín se preguntaba como no se había enterado hasta ahora: una especie de planeta metálico había colisionado con la Tierra, y había echado raíces con una especie de tentáculos ramificados con los que parecía engullir a la Tierra.

Pensándolo un poco mejor Krilín se dio cuenta de porque no se había enterado hasta ahora. Entre el fin de su entrenamiento y el paseo con Lázuli, había estado un ratito haciendo el amor con ella aprovechando que su gestación todavía no estaba demasiado adelantada; así que durante su paseíto por el parque había estado flipando más de la cuenta. Sólo había vuelto al mundo real tras chocar con Nappa, pero entre el combate y la preocupación por la embarazada no vio que allá a lo lejos de veía un brazo metálico alargado del que se veía el final pero no el principio.

La cuestión es que para llegar cuanto antes, en un par de horas sería de noche, era necesario reconocer el ki conocido más cercano a la base del planeta artificial: era el de Namu. Allá que se teleportaron para encontrarse con un ejército de robots de tres metros, con tres pinzas donde deberían tener manos y pies, esclavizando a la tribu de Namu:
- ¡Por fin! Ahora que habéis llegado nos salvaréis. - El hasta hace nada abatido Namu abría al máximo sus esperanzados ojos.
- En efecto, no os preocupéis que enseguida os liberaremos. - Respondió el Maestro Tortuga. Ahora se dirigió a los robots. - ¡Dejad en paz a estas buenas gentes!
El líder de los robots replicó:
- El amo ha ordenado llevar adentro a todos los humanos. No os resistáis.

Eran sólo treinta robots para los mismos once guerreros que se habían enfrentado a Kochin y los guerreros del espacio. Sólo faltaba el Gran Pilaf y su banda, ya que Yajirobe habría podido teleportarle como a Violet y Lunch pero sin su droide de combate.

Nuevos robots llegaron. Ahora serían bastante más de cien.



Planeta Freezer 80.

Decir que Turles estaba avasallando a sus enemigos sería decir poco. Ni siquiera se había molestado en matar a los cuatro soldados regulares. De hecho, ahora mismo uno está tratando de huir:
- ¡Aaaaaah!
¡Flash! ¡Flash! Y con sendos disparos a las corvas Turles le detiene. La única razón por la que los soldados morirán antes que Kiwi, Vegeta y Raditz es porque se han limitado a reírles las gracias sobre su madre a estos tres: también serán torturados, pero por menos tiempo.

El trío calavera le sigue atacando con desesperación, pero muy malheridos. Turles no tiene más remedio que matar a dos soldados más, prefiere terminar su suplicio un poco antes de hora que arriesgarse a que se escapen. A pesar del odio que se tienen entre sí la necesidad obliga al trío a sincronizarse: Turles despide a Kiwi de un directo, a Raditz de un ataque de ki a bocajarro con la otra mano y a Vegeta con una patada lateral seguida de una circular a la cabeza y un uppercut que lo lanza al suelo.

Va golpearle más cuando ve a los otros dos soldados tratando de huir, los mata más porque el placer de castigarles ya no le compensa el estar pendiente de ellos. Además, con los otros tres va a tener de sobra:
- Cuando me canse os daré la oportunidad de pedir disculpas a mi madre, mientras tanto me divertiré un poco más.
- ¡Alto Kiwi! - Raditz frenó un nuevo inútil intento de su camarada forzoso. - Turles, no dejes que te afecte lo que te digamos los demás.
- Vaya, ahora quieres quedar bien.
- No es eso. Tu madre al menos se esforzó en cuidarte, mi padre pasaba de mí. Me trataba como si le avergonzara tener un hijo como yo, que no apuntaba a convertirse en un soldado de élite como él. La verdad es que hasta hace muy poco mi fuerza era apenas superior a la de la media de los demás guerreros del espacio. Pero lo importante no son nuestros orígenes, de la realeza o humildes, ni de los que los demás esperen de nosotros. Lo que nos permite sacar lo mejor de nosotros mismos es nuestro esfuerzo y perseverancia, el no tirar la toalla en los momentos difíciles. Es algo que me ha costado aprender, pero es muy importante.
- Espera. - Interrumpió Turles. - ¿De verdad te piensas que me vas a ablandar con ese discursito?

¡Cronch, cronch, cronch! ¡Gi, gi, gi!

- No. - Respondió Vegeta. - Pero sí se ha creído que ganando tiempo le dejarías a mi saibaman traerme una frutita de esas tuyas que ha encontrado por ahí.
- ¿¡Cómo?! Bueno, he estado tomando estas frutas más tiempo que vosotros. No creas que...

¡Paf! Turles salió despedido de un tortazo:
- Antes de que te tomaras tu última fruta yo ya era más fuerte que tú. Además yo he adquirido el don de aumentar mi fuerza tras una curación.
¡Pof! Vegeta aterrizó sobre el estómago con las rodillas por delante. ¡Ugh!
- ¡Je, je, je! Sí, gracias a tu tortura ahora soy mucho más fuerte que con sólo tu fruta. Voy a agradecértelo un poco.

La idea de Vegeta era hacer sufrir a Turles machacándolo a golpes, y así comenzó. Pero algo en el rostro de su enemigo le hacía disfrutar demasiado golpeándolo, a los pocos puñetazos se comenzó a emocionar y aumentar la potencia y cadencia de golpeo. Turles sufrió, pero menos de veinte segundos.

- Buen trabajo Vegeta. - Le reconoció Kiwi, serio. - Ahora recojamos unas semillas de este árbol y llevémoslas al Gran Freezer. Él decidirá que hacer con ellas.
- Mejor destruyámoslas, no querremos más gente haciéndose fuerte por ahí y que nos haga la competencia.
- Eso es lo que le aconsejaremos a Freezer pero esa es su decisión. Aunque no es mala idea destruir este planeta para evitar que alguien busque más semillas en nuestra ausencia.
- Freezer ya es bastante fuerte ahora, no le insultemos. ¿¡Entendido!?
- Vale, vale. Lo que tú digas, no será necesario molestarle. Destruyamos las semillas y el planeta y larguémonos. No será necesario informarle de nada.
- Creo que no me has entendido. Tampoco nos convienen testigos.
- ¿Qué? ¡No, Vegeta! ¡Te juró que seré una tumba!
- Eso desde luego.

Raditz intervino:
- Espera Vegeta. Kiwi en el fondo siempre te ha visto como un igual, mientras que a mi siempre me ha hablado como si fuera basurilla. Creo que será más divertido si lo mato yo.
- Como quieras, a mi me da igual.

--------------------

Nota del autor:

* Aunque en algunos aspectos me he basado en el archiconocido fanfic Dragon Ball Multiverse, he decidido que en mi obra la madre de Son Goku y Raditz sea Gine, como en la precuela Drabon Ball Minus de Toriyama por dos razones:
- Gine es canónica. Cuando Salagir se inventó a su Hanasia para Dragon Ball Multiverse Toriyama todavía no había creado a ningún personaje como madre de Son Goku. Soy consciente de haber introducido muchos elementos no canónicos en mi obra, como personajes de películas, pero sólo lo hago cuando creo que enriquece la historia y en caso de duda suelo preferir la versión canon.
- Considero que para un cotorreo entre vecinos del barrio como Turles y Raditz suena mejor "tu madre la carnicera" que "tu madre la guerrera de élite".

¿Qué madre me gusta más para Son Goku? Pues cada una me parece más adecuada para la historia en la que está escrita:
- Hanasia es ideal en DBM. Aparece en una insurrección de los guerreros del espacio, donde Salagir consideró que quedaría guay una chica guerrera del espacio repartiendo tortas como panes. Ya que la puso pues de paso la hizo madre de Son Goku para rellenar uno de los huecos del cánon.
- Gine es la adecuada en Dragon Ball Minus. Es la historia de como los padres de Son Goku le envían a la Tierra porque temen por la seguridad de su planeta (como en Superman). Toriyama consideró mejor para una escena dramática de unos padres despidiéndose de su bebé a una chica sencilla con un oficio normal.

Niveles de poder:

Los que no se han mostrado todavía mejor dejémoslos para próximos capítulos y evitar spoilers.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 

KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 31 - Árbol y metal.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 

 Temas similares

-
» y otra mas para tortuga, moneda de ebusus, del tipo 17
» AGUANTARÁ EL ÁRBOL
» "Mi primer maestro fue un perro".
» El Maestro aparece cuando el alumno esta listo.
» AL MAESTRO MARIANO BEQUER, RONDEL.
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro oficial Dragon Ball Multiverse :: Zona Fan-Art :: La zona del fan :: Fan-fics-