Foro oficial Dragon Ball Multiverse

Foro oficial Dragon Ball Multiverse

Comunidad española y latina del comic dragon ball multiverse.
 
ÍndicePortalCalendarioGaleríaFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Últimos temas
» CAPITULO 4: EL GRAN TORNEO
Sáb Jun 24, 2017 11:11 am por Pablich

» Dragon Ball Centuries - Capitulo 3
Miér Jun 21, 2017 10:58 am por arian725

» Mr Satán vs Tao Pai Pai
Dom Jun 18, 2017 2:50 pm por GT si es bueno

» Cadena de Preguntas
Vie Jun 16, 2017 6:35 am por Strider

» DBZ: Rompiendo el limite 4
Mar Jun 13, 2017 10:28 am por Tserleg

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 26- Campo de batalla: Múrdor.
Lun Jun 12, 2017 9:30 am por Tserleg

» fanmanga: dboth saga III revelations chapter 37 ends
Jue Jun 08, 2017 2:53 am por yami82

» DBZ-Rompiendo el Limite 3
Miér Mayo 31, 2017 10:24 am por Tserleg

» CAPITULO 1: TIEMPO
Lun Mayo 29, 2017 9:50 am por Pablich

» CAPITULO 3: LA LEGION DEL MAL
Lun Mayo 29, 2017 8:14 am por Pablich

» ¿Alguien sabe como cambiar de nombre de perfil?
Dom Mayo 28, 2017 8:49 am por Pablich

» Trolleadas en chats 3.0
Dom Mayo 21, 2017 5:25 pm por Pablich

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 25- Combate deportivo. Combate real.
Jue Mayo 11, 2017 9:44 am por Tserleg

» Censura de palabras en el foro.
Miér Mayo 10, 2017 6:01 am por Strider

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 24- Magia vs Tecnología.
Lun Abr 17, 2017 9:55 am por Tserleg

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 23- Viaje espacial.
Sáb Mar 18, 2017 11:41 am por Tserleg

» CAPITULO 2: LA GUERRA DEL TIEMPO
Miér Mar 15, 2017 5:37 am por Tserleg

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 22- Budokai XXII. Final.
Lun Feb 27, 2017 7:46 am por Tserleg

» Anime de Dragon Ball Multiverse?
Jue Feb 16, 2017 11:44 pm por sokushageta

» 10.000 juegos del ZX-SPECTRUM para Tu PC, Con Menu Incluido !
Jue Feb 09, 2017 5:17 am por usa-software

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 21- Budokai XXII
Lun Feb 06, 2017 10:05 am por Tserleg

» Versus de DB
Dom Ene 29, 2017 4:23 am por er_feyd

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 20- El quinto hombre.
Lun Ene 23, 2017 6:50 am por Tserleg

» CAPITULO 1: LA PATRULLA DEL TIEMPO
Dom Ene 22, 2017 7:13 pm por Pablich

» Los dos mejores y los dos peores enemigos principales de película de DB
Dom Ene 15, 2017 9:41 am por Janemba20

» Capitulo 6 final
Sáb Ene 07, 2017 3:15 pm por thetis

» Capitulo 5
Sáb Ene 07, 2017 3:14 pm por thetis

» Capitulo 4
Sáb Ene 07, 2017 3:13 pm por thetis

» Capitulo 3
Sáb Ene 07, 2017 3:12 pm por thetis

» Capitulo 2
Sáb Ene 07, 2017 3:11 pm por thetis

» Capitulo 1
Sáb Ene 07, 2017 3:09 pm por thetis

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 19- ¡Lucha contra Piccolo!
Lun Dic 26, 2016 7:15 am por Tserleg

» DBS alcanzó a GT en capítulos. ¿Hasta ahora cuál es mejor?
Dom Dic 25, 2016 8:31 am por John Fénix

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 18- Piccolo Daimaoh
Sáb Dic 24, 2016 10:54 pm por Tserleg

» Sprites actualizados 23/12/16
Vie Dic 23, 2016 6:48 pm por Pablich

» Presentacion + Aporte
Miér Dic 21, 2016 4:20 am por Strider

» CAPITULO 4: EL GRAN TORNEO
Sáb Dic 17, 2016 3:04 am por Pablich

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 17- La Postguerra Cintarrojista
Lun Dic 05, 2016 7:01 am por Tserleg

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 16- Batalla en el Cuartel.
Lun Nov 28, 2016 5:25 am por Tserleg

» Las lineas temporales de Dragon Ball Super
Miér Nov 23, 2016 9:44 am por Pablich

Indice
Temas más activos
PALABRAS ENCADENADAS
¿Quien es este personaje?
Dragon Ball Z: Battle of Gods-Post de debate
Adivina el Nombre (Todo lo relacionado con Dragon Ball)
MULTIVERFANS
Cadena de Preguntas
Trolleadas en chats 2.0
Dragon ball legendary
Dragon Ball Heroes: Informacion y deseos
Encuestas de Chicas guapas. (2)...

Comparte | 
 

 KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 26- Campo de batalla: Múrdor.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Tserleg
Ozaru
Ozaru
avatar

Mensajes 43
Fecha de inscripción 26/03/2016
Reputacion 0

MensajeTema: KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 26- Campo de batalla: Múrdor.   Lun Jun 12, 2017 9:30 am

CAMPO DE BATALLA: MÚRDOR



Rocquia. Una de las mayores joyas del patrimonio histórico-artístico de los murdorianos. En tiempos pretéritos una valiosísima ruta de paso para las caravanas de caballos y camélidos (con sus equivalentes planetarios de nuestros dromedarios y camellos, junto a otros autóctonos de tres gibas), con las que los beduinos de la época transportaban las mercancías finas y exóticas que intercambiaban las mayores potencias de aquel entonces. Potencias frecuentemente enemigas entre sí, pero que a pesar de sus diferencias culturales eran capaces de comerciar entre sí, y ocasionalmente de intercambiar conocimientos, gracias precisamente a tales diferencias culturales.

La riqueza circulaba a espuertas, junto al flujo de ideas filosóficas, científicas, artísticas e ingenieriles. Grandes monumentos y construcciones convirtieron a Rocquia en uno de los faros que iluminaban las civilizaciones del continente, en tiempos anteriores incluso a los viajes espaciales. Tal importancia convertía frecuentemente a Rocquia en una pieza codiciada por todos los imperios de la época, y al mismo tiempo protegida por todos por temor a la expansión del poder de sus rivales.

Con el tiempo unas potencias se impusieron a otras. Lo que supuso riqueza para unos y miseria para otros. Y la riqueza de unos hizo brillar sus civilizaciones hasta que el virus de la corrupción las royó por dentro; suponiendo de nuevo riqueza para unos y miseria para otros, sólo que ahora también el declive de la civilización en sí. Esa época de caos redujo los intercambios comerciales, por lo que Rocquia dejó de ser un enclave estratégico, con lo que los mercaderes y el mundo olvidaron a Rocquia en las arenas del tiempo.

Pero numerosas centurias después, los eruditos descubrieron los valiosísimos restos de la mítica y fascinante Rocquia, de la que hasta entonces sólo habían conocido por las escasas menciones de los textos antiguos, muchos de los cuales también habrían desaparecido en los vaivenes del tiempo.

farao

Tan gran joya de la cultura que los apestosos orcos usaron para ensuciar sus ciudades modernas vecinas con iniquidades: tenderetes con camisetas de "Yo he estado en Rocquia", o llaveros de camélidos con diversas chepas; museos repletos de objetos polvorientos, sólo valiosos para turistas estúpidos; excavaciones de antiguos templos de deidades tan caníbales como sus infames seguidores; etc.

Sí, Ganymedetes había tenido una muy buena idea al sugerir esta ciudad como el principal foco de los inicios de su ataque. Serían un mazazo moral para los murdorianos; no reduciría demasiado el valor económico del planeta, pues el dinero ganado por el dinero circulaba de inmediato por el resto del planeto, aunque es verdad que perderían una posible fuente de ingresos por el turismo interno, tampoco serían tantos los orcos los que quedarían con dinero para viajar; y sobretodo, el ataque planeado sería tan terrorífico como para forzar la rendición inmediata del planeta. En caso de ser demasiado obtusos, de camino entre Rocquia y la capital de Murdor había ciudades importantes que vaporizar.

Ganymedetes ya se hacía las cuentas de la lechera sobre los siguientes pasos de su plan. Una vez Vasilakis se enriqueciera con un nuevo planeta, sería casualmente asesinado mediante algún potente veneno, todavía no había decidido si a manos de terroristas murdorianos o elfos marinos. Luego él ejercería de regente mientras crecían los hijos de Vasilakis (que era un hombre de mediana edad, pero había pospuesto lo suyo su matrimonio), que casualmente también irían siendo asesinados. Entonces sería necesario un hombre fuerte, o sea él, para gobernar ambos planetas con mano de hierro.

Así se acabaría su cansina tarea de hacerle la cama al actual monarca, quien se bien se conservaba razonablemente, Ganymedetes los prefería jovencitos y, sobretodo, ejercer el rol activo de la relación. En cuanto a Freezer, el senescal no era idiota, y no era tan orgulloso como para tener claro que no tendría ninguna posibilidad contra el tirano. Pero en caso de invasión confiaba en sus dotes diplomáticas para convencer al demonio de frío para permitirle trabajar con él, ostentando algún cargo al respecto: virrey por ejemplo.

king

Inmediaciones al planeta Múrdor.

Flota murdoriana.

- ¡Capitán Bazán! Las naves élficas están entrando en nuestro sistema solar.
- ¡Perfecto! Ahora nos atendremos al plan.

El capitán Bazán era mucho peor jugador de billar que su amigo, el difunto capitán Douglas, quien antaño le derrotaba al juego de las bolitas una y otra vez cuando quedaban para tomar unos licores. Pero también era un competente militar que ahora tenía la oportunidad no sólo de vengar a su amigo, sino de salvar definitivamente a su pueblo de la amenaza de los ejércitos de Vasilakis.

Flota valinoriana.

- ¡Majestad! ¡Emboscada!
- ¡¿Como?! ¡Deben de tener algún topo! ¡Qué la retaguardia de nuestra flota aguante como pueda mientras la retaguardia aterrizamos en Múrdor! Una vez estemos cerca que se retiren.

El oficial pensó que bajo un fuego enemigo de tal magnitud no muchos podrían sobrevivir mientras el resto desembarcaban. Pero sí que era verdad que con unas pocas naves que llegaran a Múrdor sería suficiente. Además, el rey Vasilakis no era hombre que tolerase que se cuestionara sus órdenes:
- ¡Sí, señor!

Vasilakis se dirigió a otro oficial:
- Es evidente que los orcos nos han colocado un topo. Probablemente el mismo que les enseño a burlar nuestro escudo antimisiles. Que examinen todas las llamadas telefónicas realizadas en nuestro planeta al exterior.

Heranio tuvo que esforzarse por conservar su semblante hierático. Si bien su pueblo no destacaba por sus grandes avances en el campo de las telecomunicaciones, su poderosa economía le había permitido comprar los de otras civilizaciones más avanzadas, como los orcos. Dado que el número de llamadas al exterior se había reducido durante la guerra en poco tiempo sería descubierto.

Flota murdoriana.

- ¡Capitán Bazán! La vanguardia élfica se está encarando a nosotros para que su retaguardia se dirija a Múrdor.
- Ese condenado Vasilakis está dispuesto a sacrificar más de medio ejército por llegar a nuestro planeta, no podemos permitirlo. Que un quinto de nuestras fuerzas vayan tras ellos para hostigarles, que sea naves rápidas. Si les plantan cara que mantengan las distancias, sólo deben ganar el mayor tiempo posible mientras masacramos al resto. Y sigan informando a nuestras fuerzas terrestres, que se preparen para lo que se les avecina.

El Capitán Bazán era consciente de que si Vasilakis jugaba bien sus cartas, sacrificando unas naves más podría asegurarse su desembarco. El problema es que enviar más naves tras ellos no sólo arriesgaría el éxito del exterminio de medio ejército invasor, sino que comprometería las vidas de demasiados soldados, y podría incluso suponer que la flota valinoriana llegase casi intacta a su destino.



Vasilakis había perdido más de media flota, pero alcanzaba la atmósfera del planeta Múrdor. Cuando ya se hallaban a pocos kilómetros de la superficie:
- ¡Gábalo, cancele el escudo de la nave!

Gracias al aviso de Heranio, los murdorianos habían tenido tiempo para concentrar sus mejores tropas en la zona de Rocquia: orcos de élite, como el comando de Galeno; el trío de mercenarios humanos; elfos renegados, tanto el grupo de Zúnder como otros reclutados por ellos mismos; y el más poderoso de todos, el patrullero de superélite, Jaco.

Vasilakis era lo suficientemente poderoso como para destruir una nación entera con un simple rayo de ki. Ni las más avanzadas defensas antiaéreas orcas serían capaces de detenerlo, pero sí Jaco. Vasilakis recordaba perfectamente la osadía del Rey de la Galaxia. Y entraba dentro de lo posible que el topo hubiera revelado a tiempo el lugar de desembarco. No obstante Vasilakis no quería marear a sus tropas rediseñando el plan de ataque sobre la marcha, ni creía que las defensas murdorianas pudieran hacer nada ahora que había conseguido hacer llegar un porcentaje de sus naves. En cualquier caso había que prevenir que su ataque de saludo pudiera ser frenado por Jaco.

Para seguir con la moda elfa, Vasilakis creó una copia de sí mismo. Ambos Vasilakis se transformaron en dragón:
- ¡Rayo de devastación! - Fueron sendos ataques energéticos con carga, como el kamehame pero con otro nombre. Y eran dos, Jaco como mucho podría parar uno.

Jaco era capaz de generar grandes cantidades de ki, lo que le convertía en un luchador fuera de lo ordinario; pocos seres vivos superaban su millar de unidades de combate. Su limitación estribaba en que no estaba tan entrenado como para controlar su ki hasta el punto de realizar por sí mismo semejantes ataques. Afortunadamente iba equipado con pistolas diseñadas para cargar con el ki del portador:
- ¡Rayo Élite!

El rayo de Jaco superaba poco a poco al de su oponente. ¿Pero qué fue del segundo Rayo Devastador? El trío de humanos estaba al lado de Jaco, pero todos ellos eran muy inferiores a Vasilakis elfo, no digamos a Vasilakis dragón:
- ¡Kamehame! - El truco estaba en unirse para lanzar su ataque con la fuerza sumada de los tres.

El kamehame conjunto neutralizaba a su propio oponente más deprisa incluso que el de Jaco. Al ver que no podía ganar por ahí, un Vasilakis retrocedió al tiempo que aguantaba su ataque como podía, mientras que el otro se interpuso en medio para recibir los dos: ¡BOOOOM! La copia de Vasilakis fue aniquilada, pero el auténtico aún estaba lleno de ases en la manga.



El tiempo que duró el rifirrafe de rayos fue más que suficiente para que las naves acantonadas en Rocquia entraran en combate. La orden era centrarse en las naves invasoras, preferentemente las que no tuvieran elfos voladores cercanos. La razón era que los soldados elfos de élite poseían una potencia de fuego superior a la de sus naves en sí; así que la idea era dificultar la maniobrabilidad de la parte débil de las huestes valinorianas, además disminuir el número de (dar matarile a) los soldados elfos que no eran de élite.

Vasilakis aún estaba bastante libre para seguir atacando tranquilamente:
- Señor Drakumenis, proporcióneme refuerzos de los suyos.

Así lo hizo. Docenas de Vasilakis Dragón aparecieron por doquier:
- ¡Rayo Devastador Múltiple!

- ¡Oh, no! - Gritaron Jaco y los humanos. - Apenas hemos podido con dos. ¿Cómo vamos a parar tantos ataques a la vez?

Heranio habría preferido jugar su baza en otro momento. Básicamente con los ministros y guardaespaldas de Vasilakis ocupados en una batalla campal. Pero sabía que con uno sólo de esos ataques bastaría para barrer casi todas las vidas de la región:
- ¡AAAAARGH!

Antes de ser el Consejero de la Moneda, Drakumenis había sido un empresario terrateniente ducho en doble contabilidad. Como mago de combate también, pues los nuevos Drakumenis Dragón que había generado eran simples espejismos. Doble contabilidad: dos Vasilakis reales y muchos de distracción.

Heranio conocía esa técnica, y aprovechó su cercanía para fijarse en quienes eran los reales, para lanzarles un rayo de ki con cada mano al tiempo que se separaba de los demás valinorianos.

- ¡Escudo! - Por razones de tiempo, el General Gábalo sólo aplicó esta técnica en el verdadero, así que la copia fue gravemente herida y la mitad de los espejismos desaparecieron. Sí, la misma técnica que había aplicado en la nave durante la batalla en el espacio. La técnica por la que Vasilakis estaba antes tan seguro de que su nave sería de las que alcanzarían su destino.

Mientras tanto, como los guardaespaldas ya estaban al tanto de la existencia de un topo, aún siendo demasiado lentos para evitar el ataque de Heranio, sí llegaron a tiempo para acribillarlo antes de que el embajador pudiera escapar con vida.

Vasilakis reanudó su ataque:
- ¡Rayo Devastador!

Aún eran dragones de sobra para marear, pero Fedra, la ilusionista renegada, captó la jugada:
- ¡Disipar potenciado! - Los dragones falsos desaparecieron. - ¡Ese es el verdadero, chicos!
- ¡Rayo Élite!
- ¡Kamehame!

Esta vez Vasilakis fue alcanzado de lleno, y si no fue desintegrado es porque la gran distancia desde la que se atacaban le dio tiempo de sobra a Gábalo para reforzar su escudo.



Asesorado por Hikari, mejor conocedora tanto de los usuarios de ki como de la magia, Ateneo, Comandante en Jefe de las tropas murdorianas, comenzó a impartir órdenes:
- ¡Hiro! Teleporta a Jaco y los humanos hasta Vasilakis. ¡Que no siga lanzando bombas a placer!
- ¡Escuadrón Petirrojo! ¡Escuadrón Azul! ¡Atacad en tromba y apoyadles!
- ¡Señor, sí señor!

El Escuadrón Petirrojo estaba formado por la élite de la infantería pesada orca, luchadores expertos equipados con las mejores armaduras de combate. En esta ocasión iban a emplear las más caras y avanzadas de su planeta, con la capacidad de volar. El pelotón de Galeno era uno de los varios que formaban este escuadrón.

El Escuadrón Azul era todavía menor en número, pero no en poder. Estaba formado por los elfos alistados por Zúnder. Los amigos de Galeno les propusieron el nombre de Comando Renegado, pero los ejem... renegados no compartían su retorcido sentido del humor. Se bautizaron Escuadrón Azul, por el color del mar. Y es que una de las razones de su cambio de bando era que los orcos les recordaban a los oprimidos elfos marinos.

- ¡¿Pero qué demonios es eso?! - Se sorprendió Zúnder al verlo. Todavía no habían llegado ni a la mitad de su trayecto.
- ¡No se preocupe señor! - Respondió Tanakis. - Mortanios y yo nos encargaremos de ese mostrenco, aunque sea con ayuda de los feos. - Añadió lacónico para sí.- (¡Glups! Si podemos, claro.)
- Yo también seré necesaria. - Dijo Fedra.
- Lo siento Fedra, creo que harás más falta arri... - Iba a decir Tanakis, pero la expresión de su compañera no dejaba lugar a dudas.

Y es que durante la orden de Ateneo a Hiro, Valisakis había ordenado:
- ¡Akileo, Gesilea! ¡Maniobra de distracción!

Gesilea aplicó un conjuro de invisibilidad sobre su compañero y sobre sí misma. No pudieron llegar a su objetivo antes de que Hiro teleportara a los humanos. Lo que tampoco fue ningún problema, pues aunque Jaco y los humanos con kaioken fueran superiores a los dos Vasilakis, y más en su forma humanoide, el resto de consejeros y la guardia personal eran más que de sobra para compensar. Eso mientras no llegaran los refuerzos orcos antes que los propios, que bastante tenían las naves elfas con aguantar la potencia de fuego de las orcas. Pero el desplazamiento de los escuadrones Petirrojo y Azul dejarían el campo libre para la creación de Akileo: un coloso de tierra, formado por la propia arcilla del suelo murdoriano.



Mensaje de Fedra:
- ¡Señora Hikari! Por favor, que Ateneo retire las naves del coloso. Ese mostrenco es más rápido de lo que aparenta. Que no lo ataque nadie hasta que lo reduzcamos. Ya nos ocuparemos de mantenerlo ocupado y que no destruya nuestros campamentos.

El caso es que a pesar del mensaje, varias naves orcas atacaron al bicho de arcilla más grande que un rascacielos. Las explosiones causadas por sus misiles fueron espectaculares, desde un punto de vista estético, pero no le causaron ningún daño. El monstruo sin dedos ni apenas rasgos faciales definidos, abatió con simples manotazos varias naves tecnológicamente avanzadísimas, junto a las vidas de sus tripulantes.

- ¡Parásitos zombi!
- ¡Raíces enredaderas!
- ¡Misiles retardados! ¡Aaaaargh!

Como creía no necesitar nada más, Fedra había utilizado una versión energéticamente barata de su conjuro de invisibilidad, el cual tenía la limitación que en cuanto en usuario empleara la magia o un ataque de ki volvía a ser visible. Les sobró a sus compañeros para llegar al coloso, debilitarlo por unos parásitos zombi que absorbían magia, y aprovechar su enlentecimiento para acentuarlo con unas enredaderas. Ahora estaba a caldo para recibir una técnica conocida, entre los elfos, que consistía en unos misiles mágicos que no detonaban apenas llegar, sino después y con resultados muy potentes.

¡Clash! ¡Flosh! No podría lanzar más, Fedra había sido destruida por sendos ataques de ki de Akileo y Gesilea.

Al mismo tiempo, Jaco y los humanos iban siendo desbordados por Vasilakis, su copia y su guardia. Sólo el instinto de supervivencia de los héroes les permitía no sucumbir. Lo peor era que Hiro no encontraba la tranquilidad necesaria para teleportarse, y a pesar de sus técnicas era el más débil físicamente del grupo. Bastante tenían Jaco y los humanos con lo suyo, como para además poder defender al pobre yadrat.


La rápida aniquilación de Fedra había sorprendido a Tanakis y Mortanios, que en lugar de esquivar los nuevos ataques de Akileo y Gesilea sólo tuvieron tiempo de frenarlos con sus propios rayos de ki. Pero los consejeros de Vasilakis eran mucho más poderosos, y sus rayos se imponían claramente hasta ser atacados por detrás por: ¡Fedra!

La fuerza sumada de los tres renegados era muy inferior a la de sus consejeros, pero las vulnerables espaldas de estos fueron bien golpeadas por la traicionera ilusionista. Fedra había advertido a sus compañeros que la creación de semejante coloso resultaba más sencilla a cortas distancias, y que si nadie había visto a su creador probablemente alguien lo habría invisibilizado. Así que se le ocurrió crear una ilusión de sí misma como cebo.

También fueron una ilusión las naves que habían molestado al coloso, cuya función era entretenerlo antes de que alcanzara a los campamentos de verdad. Ahora sí podrían venir las auténticas naves, y compensar así la falta de potencia de fuego del trío de renegados.

Por desgracia sí estaban siendo destruidas naves de verdad en otros frentes de batalla, pues aunque las naves elfas eran inferiores, las tropas no indispensables para su control no paraban de salir para aportar ese extra de potencia de fuego.

Mientras tanto en el frente de Vasilakis:
- ¡Disco Solar! - Los tres humanos se habían colocado alrededor de Hiro, que por fin tuvo el respiro que necesitaba para teleportarse. Menos mal, porque su madre ya estaba pensando en apartar a sus hermanos de sus respectivos campos de batalla, y aún temía que no diera tiempo.

La ventaja sacada contra los elfos cegados sólo fue temporal, algunos poseían poderes que les permitían prescindir de la vista. Y al poco rato los demás estuvieron también operativos. El kaioken cada vez costaba más de mantener.

¡Zum! ¡El apalizado Hiro había vuelto! Y con Galeno y Aníbal. ¡Zum! Sus bombas de humo taparon la visión de toda la zona. Los humanos sabían sentir tanto el ki como las corrientes de aire, los orcos disponían de sensores de infrarrojos, y Jaco tenía bastante con simples manchas borrosas moviéndose un apenas para distinguir lo que ocurría. Sólo algunos de los elfos eran hábiles peleando a ciegas, y parte de ellos habían sido abatidos durante el disco solar triple.



El fuego concentrado en el cuello, hombros y rodillas del coloso lo desmembraron; ahora Fedra y compañía podrían volver al combate. La pega era que se habían visto obligados a apartarse, lo que era mejor que perder a dos fuertes soldados como Akileo y Gesilea, para los propios guerreros más aún que para sus respectivos bandos.

Más refuerzos fueron llegando a la zona caliente, no sólo el resto de los escuadrones Petirrojo y Azul, sino también refuerzos de los propios valinorianos. Junto a más criaturas invocadas tanto por los elfos invasores como por los renegados.

Pero las defensas antiaéreas y superioridad en naves de los orcos fue incrementando paulatinamente la presión sobre los elfos. Hasta que fueron bastantes los guardias palatinos demasiado ocupados con mantener sus propias vidas, lo que permitió una acción conjunta para engañar a los dos Vasilakis con una tanda de imágenes múltiples y ataques de ki combinados:
- ¡Triple Kamehamehax2! - Lanzaron los humanos a uno.
- ¡Rayo Élite! - Lanzó Jaco al otro.

Tanto el Rey Invasor como su Copia habían sido aniquilados.

Todavía quedaba el grueso de las tropas élficas por derrotar, pero para evitar una masacre (que también habrían sufrido los propios orcos) el General Gábalo desobedeció las órdenes del ahora difunto Vasilakis y su chambelán Ganymedetes, ahora supuesto regente del reino hasta la mayoría de edad de los hijos.



Planeta Válinor. Palacio del Rey Vasilakis.

- ¡Chambelán Ganymedetes! ¡Malas noticias! El Rey Vasilakis ha muerto durante el asalto y nuestras tropas se han rendido.
- ¿Quién estaba al mando en el momento de la rendición?
- El General Gábalo.
- Esta bien. Cuando vuelva nos dará explicaciones en un consejo de guerra. Nuestro poderoso ejército no se rinde así como así. - En realidad Ganymedetes sospechaba que probablemente el general había sido prudente, y que más bien habría que agradecerle el no hacer aniquilar estúpidamente los restos de sus tropas. Pero a alguien habría que culpar después de cara a la opinión pública.
- Y no sólo eso, chambelán. Una coalición de elfos marinos han aprovechado la marcha de la mayor parte de nuestros hombres para asaltar el palacio.
- ¡Miserables! ¿¡Cómo se atreven?! ¡Frenen su asalto cuanto antes! ¡Se arrepentirán de su insolencia!
- Hacemos lo que podemos chambelán, pero cada vez se adentran más.
- Está bien. Preparen un plan de evacuación para una emergencia.

El oficial que informaba a Ganymedetes era consciente de que el plan de evacuación era para Ganymedetes mismo, junto a los soldados esenciales para escoltarle. Pero ya antes del ataque su opinión sobre el favorito del rey ya era lo suficientemente negativa como para no poder empeorar.

¡Booom! Una de las paredes del salón se vino abajo. Apareció un grupo de rebeldes marinos. El de mayor graduación de ellos se dirigió a Ganymedetes con una sonrisa:
- Saludos, chambelán. Me alegro de que haya sido tan amable de esperarnos.



Planeta Múrdor.

Como Comandante en Jefe de Válinor, ahora que el Estado de su planeta había sido completamente descabezado, fue el general Gábalo el encargado de ultimar el acuerdo de paz con los orcos. Las principales cláusulas fueron:

- El pago de cuantiosas indemnizaciones de guerra, para compensar tanto los daños materiales como los humanos.

- La independencia de los elfos marinos respecto a los terrestres. El presidente Juvenal no sólo buscaba recompensar a sus aliados, sino también dividir las fuerzas de sus peligrosos vecinos.

- El indulto total para los renegados elfos, que ahora tendrían la posibilidad incluso de regresar a sus anteriores filas sin tener el expediente manchado.

- La ejecución del chambelán Ganymedetes, instigador de la invasión. En este punto Gábalo no sólo cedió, sino que además fue quien discretamente dio la idea al presidente Juvenal, pues bastante había tenido con soportar a un Vasilakis.

- Nombramiento de Belynio, primo de Vasilakis como nuevo rey de Válinor. En palabras de Gábalo este hombre: "Es otro asno pomposo y un corrupto, pero al menos tiene dos dedos de frente y con él se puede hablar. No lo podría jurar, pero creo que este hombre preferirá comerciar en paz con sus vecinos antes que arriesgar las arcas y vidas de nuestra gente en guerras estúpidas."

scratch

A pesar de todo la guerra fue también un trágico desastre para los propios murdorianos. Había muerto gente como Silvio, experto aviador pero no a prueba de misiles, junto a otros conocidos de Galeno y Aníbal. O Natsuki, una hija de Hikari que murió también durante la batalla. Varios elfos renegados, como el propio Embajador Jefe Heranio, que en paz descanse. Y mucha gente anónima más.

Cada miembro del cuarteto de humanos albergaba ahora una duda en su interior. ¿Podrían usar las bolas del dragón discretamente para resucitar a las víctimas de la guerra? ¿Pondría ello en riesgo la Tierra?

Hasta que Hikari los llevó a una reunión privada:
- Chicos, en primer lugar quiero agradeceros la ayuda que nos habéis dado. De no ser por vosotros como mínimo la destrucción que hemos sufrido habría sido aún mayor. Tanto el Presidente Juvenal como nuestro Rey Caetanio (Múrdor era una monarquía parlamentaria) os darían las gracias en persona, pero les he convencido de que conviene daros las gracias de la manera más discreta posible.

- ¿Y eso a que viene?- Preguntó Bulma, suspicaz.
- Soy muy buena oliéndome cuando la gente oculta algo. Y también con la telepatía. Sí, os he leído pensar en vuestras bolas del dragón.
- ¿Cómo?
- Tranquilos, precisamente lo que deseo es que las mantengáis en secreto. Bueno, mentira. En realidad lo que quiero es que resucitéis a mi hija, pero no puede ser. En otras circunstancias podríamos convencer a la gente de que se ha recuperado milagrosamente, pero a estas alturas está claro que está muerta y bien muerta. Esto me desgarra como madre, aunque mi expresión no me delate, pero algo así llamaría demasiado la atención sobre nuestro planeta. A Natsuki no le gustaría. Ya os hablé el otro día del Emperador Freezer y su gente.

La idea de un ejército con gente veinte veces o más fuerte que Jaco, junto a un líder muy superior a todos ellos juntos los había aterrado.

- ¡Sí, sí! ¡Claro, claro! Mantengamos a salvo nuestros planetas. - Se apresuró a decir Bulma.
- No obstante, sí que es verdad que entrenaros servirá para reducir la cantidad de gente que pueda asaltar vuestro planeta, incluidos los guerreros del espacio. Aunque por otra parte, quizá alguno de ellos pertenezca a las élites de Freezer.
> Con ello volvemos a lo de antes. Vuestro planeta figura en los atlas galácticos, pero es relativamente poco conocido. Y cuanto menos se conozca más seguro estará. Por eso hemos decidido recompensaros discretamente y sin fanfarria ni condecoraciones. Eso no significa que os vayamos a escatimar agradecimientos: tendréis oro, valioso en todas partes; y tendréis entrenamiento. Eso sí, el precio del entrenamiento será que si os llamamos acudiréis de nuevo.
- ¡Un momento! ¿Qué clase de recompensa es esa? - Protestó Yajirobe.
- No te preocupes, pagamos a nuestros mercenarios con generosidad; por eso vivo aquí. Además no estaréis obligados a aceptar cuando vuestro planeta esté en peligro, la misión sea suicida, o cosas así.
- ¡Ah, vale! Eso cambia.
- Bueno, aquí tenéis el oro. Ahora descansad un par de días, despedios de vuestros amigos de por aquí y partid hacia Namek. Mi hijo Hiro os irá entrenando de vez en cuando.
- ¿Viene con nosotros a Námek?
- Sólo en cierto modo.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 

KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 26- Campo de batalla: Múrdor.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 

 Temas similares

-
» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: Capítulo 0 - Un superélite salvando la Tierra.
» Video de Hallazgos en Campo de Batalla Cristera
» Campo de Batalla I. ¿Eros, Thanatos o Hipnos?
» Malvinas: Campo de Batalla Digital - Ilustraciones Históricas -
» Campo de Batalla de Aculco.... Fotos
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro oficial Dragon Ball Multiverse :: Zona Fan-Art :: La zona del fan :: Fan-fics-