Foro oficial Dragon Ball Multiverse

Foro oficial Dragon Ball Multiverse

Comunidad española y latina del comic dragon ball multiverse.
 
ÍndicePortalCalendarioGaleríaFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Últimos temas
» CAPITULO 4: ALFA Y OMEGA
Ayer a las 3:12 pm por Pablich

» fanmanga: dboth saga III revelations special chapter adel&kirie
Sáb Oct 14, 2017 11:12 pm por yami82

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 33 - Los cadáveres más fuertes.
Lun Oct 09, 2017 12:03 am por Tserleg

» Hasta donde llegara kale en el torneo?
Mar Sep 19, 2017 5:46 am por GT si es bueno

» Caulifla alcanzara el ssj 3 en el torneo?
Mar Sep 19, 2017 5:44 am por GT si es bueno

» RCT3 DisneyLand Park
Sáb Sep 16, 2017 4:29 pm por Pablich

» CAPITULO 1: TIEMPO
Vie Sep 15, 2017 1:11 am por Pablich

» mi teoria de dragon ball super el siguiente eliminado
Jue Sep 14, 2017 1:52 pm por er_feyd

» Torneo de novatos
Jue Sep 14, 2017 5:49 am por JOKER

» la invasion,rp
Miér Sep 13, 2017 9:03 am por JOKER

» Su opinión de DB Xenoverse???
Miér Sep 13, 2017 6:40 am por JOKER

» entrevista parodia:adrian barba
Miér Sep 13, 2017 6:30 am por JOKER

» hola SOY GERMAN OK NO
Miér Sep 13, 2017 6:08 am por Pablich

» De qué ciudad o parte del mundo eres?
Miér Sep 13, 2017 5:00 am por JOKER

» La teoria de pixar
Miér Sep 13, 2017 4:55 am por JOKER

» POWER RANGERS NINJA STEEL VALE LA PENA
Miér Sep 13, 2017 4:44 am por JOKER

» Estoy de vuelta
Mar Sep 12, 2017 7:35 am por Pablich

» ¿Quien es mas fuerte? Vegito o bills
Mar Sep 05, 2017 7:26 pm por Super A-17

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 32 - Tortugas de fuerza ilimitada.
Miér Ago 23, 2017 11:06 am por Tserleg

» Cadena de Preguntas
Sáb Ago 19, 2017 1:24 pm por Super A-17

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 31 - Árbol y metal.
Lun Ago 14, 2017 10:47 am por Tserleg

» Mr Satán vs Tao Pai Pai
Jue Ago 10, 2017 3:30 am por Strider

» CAPITULO 4: EL GRAN TORNEO
Sáb Jul 29, 2017 11:53 am por Tserleg

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 30 - Batalla en el planeta de los biosimios.
Vie Jul 28, 2017 11:39 am por Tserleg

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 29 - Budokai XXIV. Los buenos, los feos y los malos.
Sáb Jul 22, 2017 10:51 am por Tserleg

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 28 - La llegada de Raditz.
Lun Jul 17, 2017 10:03 am por Tserleg

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 27 - Lunch Bicolor.
Lun Jul 03, 2017 5:39 am por Tserleg

» Dragon Ball Centuries - Capitulo 3
Miér Jun 21, 2017 10:58 am por arian725

» DBZ: Rompiendo el limite 4
Mar Jun 13, 2017 10:28 am por Tserleg

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 26- Campo de batalla: Múrdor.
Lun Jun 12, 2017 9:30 am por Tserleg

» DBZ-Rompiendo el Limite 3
Miér Mayo 31, 2017 10:24 am por Tserleg

» CAPITULO 3: LA LEGION DEL MAL
Lun Mayo 29, 2017 8:14 am por Pablich

» ¿Alguien sabe como cambiar de nombre de perfil?
Dom Mayo 28, 2017 8:49 am por Pablich

» Trolleadas en chats 3.0
Dom Mayo 21, 2017 5:25 pm por Pablich

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 25- Combate deportivo. Combate real.
Jue Mayo 11, 2017 9:44 am por Tserleg

» Censura de palabras en el foro.
Miér Mayo 10, 2017 6:01 am por Strider

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 24- Magia vs Tecnología.
Lun Abr 17, 2017 9:55 am por Tserleg

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 23- Viaje espacial.
Sáb Mar 18, 2017 11:41 am por Tserleg

» CAPITULO 2: LA GUERRA DEL TIEMPO
Miér Mar 15, 2017 5:37 am por Tserleg

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 22- Budokai XXII. Final.
Lun Feb 27, 2017 7:46 am por Tserleg

Indice
Temas más activos
PALABRAS ENCADENADAS
¿Quien es este personaje?
Dragon Ball Z: Battle of Gods-Post de debate
Adivina el Nombre (Todo lo relacionado con Dragon Ball)
MULTIVERFANS
Cadena de Preguntas
Trolleadas en chats 2.0
Dragon ball legendary
Dragon Ball Heroes: Informacion y deseos
Encuestas de Chicas guapas. (2)...

Comparte | 
 

 KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 22- Budokai XXII. Final.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Tserleg
Mutaito
Mutaito
avatar

Mensajes 53
Fecha de inscripción 26/03/2016
Reputacion 0

MensajeTema: KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 22- Budokai XXII. Final.   Lun Feb 27, 2017 7:46 am

BUDOKAI XXII. FINAL.





Semifinales.

Yajirobe vs Chichi.

- Hola Chichi, podría decirse que este combate es una final anticipada.
- Hombre, tampoco hay que descartar que nos ganen Krilín o Yamcha. Mira lo que casi le ocurre con Chaoz.
- Vale, eso es verdad. Aunque me he reído de Yamcha todo lo que he podido y más, sí que es verdad que mejor no subestimarlos. Pero reconocerás que los favoritos somos nosotros.
- Tú un poco más que yo, puedes decirlo. Pero lo importante es disfrutar de un buen combate. Vaaaale, también el dinero del premio.
- ¡Ja, ja, ja! Eso desde luego.

- ¡Que empieeeeece el combate!

Ambos luchadores levitaron lentamente el uno hacia el otro. Una vez ya se habían aproximado comenzaron a moverse el círculo, el uno respecto al otro. Chichi atacó con una patada media al hígado, que Yajirobe paró con el exterior de su tibia para contraatacar con una patada frontal al plexo solar, que Chichi paró con su codo. Y ambos se lanzaron alternativamente una espectacular lluvia de golpes, que de entre todo el público sólo unos pocos grandes maestros de las artes marciales podían seguir.

Se golpeaban, normalmente para terminar el rival parando el golpe, pero no siempre; se desplazaban en círculo o hacia los lados, o incluso hacia arriba y abajo, para buscar mejores ángulos de ataque; se desplazaban en el aire, hacia delante o atrás, para controlar mejor las distancia conforme a lo que interesase en el momento; etc.

- Maestro Tortuga, -preguntó Gyumao- , yo antes pensaba que Yajirobe era algo más fuerte que mi hija, pero la verdad es que veo el combate demasiado igualado.
- Cierto, pero, ¿te has fijado en la energía que emiten?
- ¡Es verdad! Todavía no están peleando al máximo. De todos modos, con la que me parece sentir que tienen guardada, parece que incluso yendo a tope seguirían igualados. Aunque también es verdad que la diferencia entre ellos tampoco era tan grande.

Sí, la cosa iba igualada, mientras ambos iban aumentando su energía por igual. Pero al minuto la marea del combate comenzó a moverse, muy poco a poco, en favor de Yajirobe. Todos se dieron cuenta:
- La energía de Chichi hace poco que ha dejado de crecer, pero la de Yajirobe no. - Dijo Gyumao. - Ella es la única de los jóvenes que lo puede obligar a pelear al máximo, pero nada más.

¡Paf! Yajirobe conseguía lanzarla hacía atrás de una patada lateral en las costillas:
- Lo has hecho muy bien, pero esta ya es tu fuerza máxima y así no puedes ganar.
- Tienes razón, esta es mi fuerza máxima y así no puedo ganar.
- Entonces...
- ¡KAIOKEN!
- ¡¿Comorl?!

Cierto que hacía casi una semana, habían revivido al Maestro Tortuga, quien les estaba enseñando una fabulosa técnica que había aprendido con el Gran Kaito: El Kaioken, estado que permite multiplicar las fuerzas, pero al coste de multiplicar el esfuerzo y castigo que sufre el cuerpo.

Mutenroshi podría perfectamente multiplicar su fuerza mucho más, pero sólo podría atreverse a multiplicarla al doble como máximo. El Gran Kaito le había advertido vehementemente que más allá de ahí, no sólo podría fallar la técnica, sino que podría causarle la muerte. El duplicar las fuerzas ya acortaba la vida un poco, de hecho.

Pero el caso, es que ninguno de sus alumnos había tenido tiempo de aprenderla en tan pocos días. De hecho al propio Mutenroshi le había costado un par de meses. Yajirobe sabía a ciencia cierta que ninguno de sus compañeros conocía esa técnica antes de llegar a las islas Papaya, para participar en el Budokai Tnekaichi. Salvo quizá Gyumao, el único que no entrenaba en el Palacio Celestial.

Chichi era quien más salía, debido a sus obligaciones académicas. Asistía sin falta a todas sus clases, en la escuela más cercana al Palacio Celestial; lo que dado lo apartado de su localización, la hacía necesitar la nube supersónica. En los puentes y vacaciones largas solía visitar a su padre. Si era por unos días en nube; y si era por semanas corriendo el primer año, y volando el segundo.

Pero en la última semana había sido a la inversa. Tras un mes en la Montaña del Fuego con su padre, había pasado la semana entera con ellos, en parte por visitar al recién resucitado Maestro Tortuga, y en parte por apurar al máximo su entrenamiento antes del torneo. Yajirobe sabía que ella no podía usar el kaioken, pero la cuestión era que lo estaba usando.

Chichi ni siquiera necesitó duplicar sus fuerzas para cambiar las tornas; Yajirobe era un poco más fuerte, pero nada más. Lo que siguió de pelea lo demostró:
- Creo que tendré que aceptar mi derrota. - Dijo Yajirobe, tendiéndole la mano a Chichi.
- Este gesto te honra. - Respondió Chichi, quien  ahora veía el samurai como algo más que un simple gordo gruñón. - ¡Ah!

- ¡Árbitro, cuente hasta diez! - Gritó Yajirobe.
- ¡Pero sí te habías rendido!
- Ella iba a darme la mano, pero no le he dado tiempo. Así que de rendición nada.

El muy ladino se había trasladado a la espalda de su oponente mediante la técnica de la doble imagen, al tiempo que la muy confiada había desactivado el kaioken.

- ¡UUUUUUUUUUUH! ¡TRAMPOSOSO! ¡FUERA! ¡FUERA!

No sólo rugió el público, sino también la prensa. Los titulares de los periódicos serios eran del tipo:
- ¡Pucherazo en el Budokai!
- Tramposo noquea a traición a la adolescente ganadora.

Y los de los sensacionalistas:
- Gordo feo se rinde para pegar a traición a una niña encantadora.

Si ya en los serios, aparecían fotos de Yajirobe y Chichi, con notas de pie de foto bastante duras hacia el samurai; en algunos de los sensacionalistas las fotos de Chichi no eran con ella de adolescente, sino las de niña de 12 años participando en el anterior budokai.

Ante tal escándalo, hasta el propio Yamcha se esperó un buen tiempo para poder burlarse de Yajirobe, y vengarse del cachondeo por su apurada victoria contra Chaoz. La reacción de Chichi al despertar:

- ¡Maldito tramposo! ¡Te habías rendido! ¡Te voy a dar una paliza!
- Bueno, yo te he golpeado antes de darme la mano, por lo que no habíamos formalizado mi rendición. Además, piensa que los guerreros del espacio pelearán sucio y tenemos que acostumbrarnos.
- También tienes razón. Yo quería ganar, pero gracias por la lección.
- Una pregunta, el día antes de venir, tú no sabías el kaioken, ¿verdad?
- Efectivamente. A la hora de acostarnos me metí en la Sala del Espíritu y el Tiempo, y así conseguí un par de meses para aprenderlo. Y sí, cuando te dije que estaba yendo a tope mentí un poquillo; iba sólo casi a tope, pero me pareció divertido darte una sorpresa.

La sala a la que se refería Chichi era una estancia del Palacio Celestial, donde el tiempo transcurría mucho más deprisa que en el exterior: un día fuera equivalía a un año dentro. Todos los guerreros Tortuga la habían usado en varias ocasiones, pero siempre en estancias cortitas. El interior de la susodicha sala era realmente agobiante: una vivienda bonita pero pequeña y espartana, rodeada de un escampado de aspecto marmóleo y tan extenso como la superficie de la Tierra entera. Una vez que Gyumao fue a visitarla al Palacio Celestial, dentro aguantaron una única semana entrenando.

Pero picada para ganar, la muy mala idea le había robado un par de meses al tiempo, para sufrir y adelantar a su rival en el siguiente budokai dominando la maravillosa técnica del Kaioken. Lástima que la astucia de Yajirobe hubiera frustrado sus esfuerzos por ganar.

En fin, las técnicas innobles también pueden llevar a la victoria, y Chichi aceptó su derrota con deportividad, igualito que anteriormente Chuck Norris con ella misma. Tenía claro que en la final animaría a su rival, fuera Yamcha o, más probablemente, Krilín; pero desde luego su amistad hacia Yajirobe no disminuiría ni un ápice.


Krilín vs Yamcha.

- Seguro que gana Krilín a ese imbécil. Y no lo digo porque Yamcha me caiga mal, sino porque Krilín siempre ha sido mejor y no ha parado de entrenar. - Afirmó Lunch.
- Sí, en teoría. Pero sólo en teoría. - Respondió Son Gohan. - Krilín era muy superior hace unos años, porque había comenzado antes a entrenar con un régimen de entrenamiento sobrehumano. Y tiene la ventaja de que al ser más joven absorbe mejor. Pero Yamcha no es tan más mayor que Krilín.-  "Aunque antes saliera con una novia varios años mayor que él." Habría añadido Gohan de no estar delante de Violet y Lunch. - Y también ha entrenado a conciencia. No sólo eso, sino que también es un luchador feroz e impredecible, mientras que Krilín antes tenía cierta inseguridad. Creo que la ha superado, pero eso lo tenemos que confirmar en este torneo.

- ¡Qué empiece el combate! - Proclamó el árbitro.

Yamcha se lanza ferozmente a por Krilín, y ambos intercambian golpes sin parar. Cada vez que parece que Yamcha va a tomar la iniciativa, es cuestión de segundos que Krilín le suelte algún buen golpe. Pero tampoco es que le salgan gratis. Krilín lleva ligera ventaja.

- ¡Sokidán!
- ¡Aaaagh!

Yamcha ha materializado una bola de energía, para en el acto arrearle con ella un golpe a Krilín a bocajarro. A partir de ahí es como si Yamcha estuviera armado con una bola de hierro atada a una cadena, mientras que Krilín sólo pudiera protegerse con los brazos, cada vez más hechos puré.

- ¡Kiaa!

En realidad esta técnica de Krilín es una versión acelerada del kamehame de dispersión, menos potente pero más rápida. Impacta la bola de Yamcha, pero en lugar de chocar con ella la rodea y la cubre. Y cuando está a punto de dejarla atrás, en lugar de viajar al vacío, pues Yamcha no está detrás, Krilín la hace retroceder para envolver mejor el sokidán de Yamcha.

Ahora es Krilín quien controla la bola de energía de Yamcha, así que esté contraataca antes de que su compañero pueda usar su arma robada. Pero Krilín reacciona fríamente y frena a Yamcha con una onda de presión que surge de su patada, al más puro estilo Chuck Norris; de otro modo no habría alcanzado a Yamcha por tener las piernas tan cortas.

¡Bzum! ¡Bzum! Krilín usa el sokidan atrapado con su kamehame, como si fuera una bola de hierro atada a una cadena. La situación supera a Yamcha, que recibe hasta en el carnet de identidad.

¡Diez, nueve, ocho... dos, uno... ¡Ganador Krilín!

- Habéis estado muy bien, chicos. - Diría después el Maestro Tortuga, secundado por todos los demás. - Y con eso también te incluyo a ti, Yamcha.



Embajada Murdoriana en Valinor.

¡ZZZZUM!

El yardrat Hiro se materializó ante los guardias orcos de la entrada:
- Hola Samuel, cuanto tiempo.
- ¡Sensei Hiro! ¿Qué hace aquí?
- Vengo para evacuar la embajada, los elfos preparan una guerra contra nosotros. Llévame ante el embajador Asensio, aquí la única persona cuya energía conozco eres tú.



Planeta Tierra. Isla Papaya, de noche.

Nueva noche de fiesta de la banda. La compañía de Bulma le consolaba  de sobra a Yamcha por haber perdido en un torneo, que tampoco es que esperase ganar. Oomori y los pilafianos ya se habían ido a dormir; Yajirobe estaba con su tribu; y casi todos los demás maromos del grupo habían ligado (Gohan entre ellos, aprovechando su renovada juventud) o estaban en trámites (Mutenroshi no muy exitosamente, a causa de su exceso de depravación sexual). Las excepciones eran el viudo Gyumao, que prefería recuperar el tiempo con su hija, y el tímido Krilín.

De repente le surgió a Yamcha una gran idea para animar a su amigo. El pequeño (ya no tanto de edad pero todavía de tamaño) Krilín se había quedado embobado al encontrar su mirada una preciosa rubita, de melena corta y lisa, ojos azules como el cielo, y vestida con ropa vaquera:
- ¿No te animas a decirle algo? - Le preguntó Yamcha, sonriente.
- ¿Pero no te has dado cuenta de que tiene pareja?
- ¡Uhm! No estoy seguro de que ese tipo sea su novio.
- ¡Olvídalo!
- Vale, vale.

Vale, vale, pero como quien no quiere la cosa Yamcha se fue hacia la rubita:
- Hola.
- ¡Piérdete!
- ¡Pero si no venía a ligar! - Al pobre Yamcha la boca le caía hasta la altura del pecho. - Mi pareja está ahí.
- Oye, ese calvito bajito, ¿no será amigo tuyo?
- Sí, precisamente quería presentártelo, a no ser que tu compañero sea tu pareja.
- ¡Tontolaba! Él no es mi pareja, sino mi hermano. Pero si no te importa, preséntame a tu amigo.

A Yamcha la boca se le abrió todavía más. Desde que había aprendido a superar su fobia a las chicas, se había acostumbrado a impresionarlas fácilmente. Pero esta preciosidad, que podría conseguir a cualquiera, pasaba de él y prefería a su poco apuesto amigo. Bueno, de eso se trataba.

- Ho-ho-hola. Me llamo Krilín.
- Hola, me llamo Lázuli. Oye, ¿por casualidad no estuviste trabajando en el ejército rescatando gente de la Cinta Roja?
- Pues sí, antes trabajaba para el Gran Pilaf en su guerra contra la Cinta Roja. Ocasionalmente todavía hago algún trabajillo, pero sólo cosas pequeñas: bandas de narcotraficantes, secuestradores, ladrones de bancos, cosas así.
- Vaya, lo dices como sí nada. Cuando nos rescataste, a mi familia, a los otros y a mi, sólo te vi a lo lejos. Quienes nos abrieron las celdas fueron tus dos amigas de allí.
- ¡Ah, sí! Violet y Lunch, he trabajado bastantes veces con ellas. De hecho, casi todos mis amigos y yo nos conocemos de esa época.
- ¿También ellas dan esos saltos tan alucinantes? Lo que me pareció ver ese día en persona, y después por el telediario no parecía normal.
- Sí, ellas también. Precisamente también han venido al budokai, aunque las han eliminado, pero porque les ha tocado gente también muy buena. Precisamente ese señor barbudo, que aquí se ha hecho amigo nuestro.
- ¡Chuck Norris! ¡La estrella de cine!
- ¿Quieres conocerle?
- Quizás en otro momento. Ahora mismo mejor háblame de ti.

Lázuli y su hermano gemelo Lapis, iban revoloteando de un trabajo temporal a otro para pagarse los estudios. Ahora mismo estaban de camareros en un hotel, que necesitaba más personal que nunca gracias a la avalancha del turismo que traía el budokai. Unos dos años y pico antes habían viajado junto a sus padres a la Capital del Norte, donde fueron capturados por un convoy de la Cinta Roja. Lo que tiene el turismo de aventura en zonas peligrosas. Y fueron encerrados en un cuartel donde se rumoreaba que se realizaban experimentos humanos. Afortunadamente Krilín y compañía les salvaron antes de comprobar si eso era verdad.

Pero lo mejor de Krilín no era su fuerza y valentía. Bueno, algo sí. Sobretodo su candidez y naturalidad, como si para él lo imposible no tuviera importancia. Todo lo contrario de los guaperillas presuntuosos a quienes estaba acostumbrada a espantar, siempre que no fueran grandotes pelirrojos, claro. Fetichismos raros aparte, Krilín y Lázuli aprovecharon para conocerse.



Válinor. Despacho del Rey Vasilakis.

- ¿Presidente Juvenal? ¿A qué debo este honor? - Dijo el Rey Vasilakis, para responder la llamada telefónica del máximo mandatario orco.
- Al hecho de que usted esté preparando la invasión de Murdor.
- ¡¿Cómo?! - Vasilakis estuvo a punto de negar la acusación, pero se dio cuenta a tiempo de que sería ridículo. Ningún mandatario lanzaría un mensaje así de no estar tan seguro como indicaba el tono de Juvenal. - ¿Cómo lo han... bueno, es igual. ¿Qué desea comunicarme?
- En primer lugar deseo informarle que estamos repatriando todos los elfos que se hallan en Valinor. Les hemos dado 24 horas para regresar a su planeta, por supuesto suministrándoles transporte. A cambio de estas facilidades, y de la protección policial que les hemos brindado por si algún grupo de exaltados les ataca, exijo la promesa de que no comenzará su ataque hasta pasadas 24 horas a partir de ahora, y de que sus naves pasen a recogerlos en un punto intermedio entre nuestros planetas. Ya acordaremos las coordenadas exactas.
- Hecho. ¿En segundo lugar?
- En segundo lugar, le sugiero que reconsidere si este intento de invasión le será rentable. Todos sabemos que sus soldados son más poderosos que los míos, pero eso no le servirá de nada si no es capaz de desembarcar los suficientes. Recuerde que aunque le hayamos vendido tecnología, cosa que se va a acabar, pero la nuestra sigue siendo superior, como también nuestro número de naves de combate. Además, si decidimos arrasar su planeta desde el espacio, poco podrán hacer para evitarlo.
- Lo reconsideraré. Mientras tanto les daré también 24 horas para que puedan evacuar ustedes su propia embajada en nuestro planeta.
- Gracias por el detalle, pero no se preocupe. He tardado un poco en llamarle precisamente para dar tiempo a mis hombres para evacuar nuestra embajada, no he querido arriesgarme. Aún así me alegra de que al menos cumpla con esa norma de urbanidad.



Final.

Yajirobe vs Krilín.

- Oye, ¿no habrás aprendido el kaioken en la sala del tiempo, como la loca esa?
- ¿Yoooo? ¡Que va, hombre! No lo has hecho tú, que junto a Chichi eras el favorito a ganar.
- Perdona. Pero es que tras ver la zumbada esa aguantar varios meses seguidos en esa sala infernal, sólo para ganar un puñetero budokai, comprende que me haya puesto paranoico contigo. - El propio Yajirobe entraba en esa sala con cierta frecuencia, pero sólo para estancias de pocos días, como mucho. El tedio y agobio que producía estar en un lugar tan desolado podía enloquecer a cualquiera; aunque la verdad es que Chichi ya estaba un poco loca de antes.
- Pero es que ella estaba nivelada contigo ya de antes. Yo he recortado mucha distancia durante estos tres años, pero sólo hasta cierto punto.
- Bueno, es igual. Seguro que disfrutaremos de un buen combate. - Y luego pensó para sí. - Sobretodo si como es de esperar, acabo ganando yo.

- ¡BUUUUU! ¡BUUUUU!
No es que cierto demonio rosa hubiera entrado en escena antes de hora, sino que apenas salir el público abucheó al pobre Yajirobe a base de bien. Todavía le tenía manía, a pesar de unas declaraciones públicas de Chichi asegurando que su treta contra ella le parecía perfectamente admisible, y que seguían siendo amigos. Incluso los gritos de ánimo de los paisanos samurais de Yajirobe fueron sepultados por la monumental pitada.

Árbitro: ¡Que empiece el combate!

Yajirobe no se lanzó a lo loco, sino que avanzó hacia Krilín flotando en zig-zag; Krilín hizo otro tanto. Una vez legar a una distancia prudencial uno de los dos, ni el árbitro ni casi ningún espectador pudieron apreciar quien, lanzó un golpe que comenzaría un intercambio de ritmo creciente.

- Es como cuando me peleé yo con Yajirobe. - Explicaba Chichi. - Ambos están aumentando su fuerza gradualmente para tantearse, hasta que uno llegue a su límite y el otro le supere.

Como era de esperar, fue Yajirobe quien al cabo de un poco comenzaba a superar a Krilín. Pero el calvito no se daba por vencido.

- Este tío está acostumbrado a luchar a muerte, más literalmente que nadie. - Razonaba el samurai. - Tendré que darlo todo o todavía me hará sufrir.

Yajirobe elevó su fuerza al máximo, y siguió con ese combate cuerpo a cuerpo que le estaba dando resultados poco a poco. Pero el enano pelado seguía dándolo todo, pese a verse ahora completamente avasallado. El frío samurai no desesperó ni cuando el tiempo que llevaba Krilín aguantando semejante somanta de palos, comenzaba a ser demasiado largo para la evidente diferencia entre ambos. Lo machacaría pacientemente y al final el enano pelado reventaría él solo por simple acumulación de daños y cansancio.

Fue un simple descuido, imperceptible para el ojo humano, algo natural tras asestar tal número de golpes. Pero Yajirobe abrió un poquito la guardia y la suerte, o el instinto de combate de Krilín, le permitieron detectarlo a tiempo a pesar de la que le llevaba un rato cayendo. El caso es que le dio en la mandíbula al gordito melenudo, no en el punto de presión que hay a mitad de ella, sino en la mandíbula. Y encadenó con una serie de golpes que lanzó a Yajirobe al suelo.

- ¡Kamehameha!

La conmoción de Yajirobe sólo duró el segundo que necesitó su rival para preparar su ataque energético. Así que pudo levantarse raudo y esquivarlo... para ser perseguido por él. Se le ocurrió ir a por Krilín para desviar el kamehame en el último segundo, pero se dio cuenta de que ese ataque estaba siendo más rápido de lo habitual en Krilín, así que se limitó a bloquearlo.

Gracias al bloqueo, Yajirobe pudo resistir el impacto. Pero le había hecho daño, mucho daño. Para además el microbio pelado no perder un segundo, acercarse a él con la hipervelocidad y de un directo de derecha...

ÁRBITRO: ¡Yajirobe ha salido del ring! ¡El campeón es Krilín!

El público enloqueció.

- Enhorabuena, señor No-He-Aprendido-El-Kaioken. - Le felicitó el samurai con una afable sonrisa. - Mejor no me quejo después de como le gané a Chichi.
- ¡Je, je, je! Gracias. La noche antes de venir aquí fui al lavabo y vi como Chichi salía de la Sala. Y pensé: "¿Y si me quedo allí más rato del que haya podido aguantar ella?". He podido aprender el kaioken justito, no aguantaba más ahí. Después no he querido contar nada en parte por la sorpresa, y en parte para que no planearas una contra estrategia. Esta técnica da fuerza, pero te hace cansarte mucho antes.
> También he tenido la suerte de que le tomaras el pelo a Chichi; pues ella es más fuerte, también conoce esta técnica, y a mi me hubiera ganado.

- Nada de suerte. - Chichi había aparecido de repente. - Krilín, no te quites mérito. Si Yajirobe me ha ganado a mí pero no a tí, ha sido porque estás más acostumbrado a pelear a muerte. Siempre me he dejado proteger demasiado por mi padre, y me he limitado al entrenamiento físico técnico. Las únicas dos veces en que he peleado con gente que me quería matar, estaba apoyada por un equipo superior al enemigo. Tú sabes lo que es enfrentarse a gente superior, y sobrevivir. O incluso no sobrevivir. Eso te ha curtido y aguzado tu instinto guerrero. Ayer Yajirobe me engañó a mi, y hoy le has engañado tú a él.

Ahora quien apareció para intervenir fue Lunch:
- Por eso el muy truhán ha estado tan callado estos días, para pasar desapercibido y que no nos fijáramos en su fuerza. Bueno, con Lázuli sí que has estado más hablador, aunque ahí lo sospechoso hubiera sido no serlo. Además, que esa chica será mejor premio para ti que el torneo en sí; y créeme, entiendo de estas cosas.

Huelga decir que este comentario contribuyó a aumentar la simpatía que Lázuli ya sentía por Lunch. Ambas chicas ya se llevaban bien de antes; por eso de la afinidad de tener ambas su buena patadita en la boca, pero al mismo tiempo un buen corazón. Aunque fuera muy en el fondo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 

KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 22- Budokai XXII. Final.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 

 Temas similares

-
» y otra mas para tortuga, moneda de ebusus, del tipo 17
» Legio XXII Deiotariana
» "Mi primer maestro fue un perro".
» El Maestro aparece cuando el alumno esta listo.
» AL MAESTRO MARIANO BEQUER, RONDEL.
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro oficial Dragon Ball Multiverse :: Zona Fan-Art :: La zona del fan :: Fan-fics-