Foro oficial Dragon Ball Multiverse

Foro oficial Dragon Ball Multiverse

Comunidad española y latina del comic dragon ball multiverse.
 
ÍndicePortalCalendarioGaleríaFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Últimos temas
» CAPITULO 4: EL GRAN TORNEO
Ayer a las 2:50 pm por Pablich

» Dragon Ball Centuries - Capitulo 3
Miér Jun 21, 2017 10:58 am por arian725

» Mr Satán vs Tao Pai Pai
Dom Jun 18, 2017 2:50 pm por GT si es bueno

» Cadena de Preguntas
Vie Jun 16, 2017 6:35 am por Strider

» DBZ: Rompiendo el limite 4
Mar Jun 13, 2017 10:28 am por Tserleg

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 26- Campo de batalla: Múrdor.
Lun Jun 12, 2017 9:30 am por Tserleg

» fanmanga: dboth saga III revelations chapter 37 ends
Jue Jun 08, 2017 2:53 am por yami82

» DBZ-Rompiendo el Limite 3
Miér Mayo 31, 2017 10:24 am por Tserleg

» CAPITULO 1: TIEMPO
Lun Mayo 29, 2017 9:50 am por Pablich

» CAPITULO 3: LA LEGION DEL MAL
Lun Mayo 29, 2017 8:14 am por Pablich

» ¿Alguien sabe como cambiar de nombre de perfil?
Dom Mayo 28, 2017 8:49 am por Pablich

» Trolleadas en chats 3.0
Dom Mayo 21, 2017 5:25 pm por Pablich

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 25- Combate deportivo. Combate real.
Jue Mayo 11, 2017 9:44 am por Tserleg

» Censura de palabras en el foro.
Miér Mayo 10, 2017 6:01 am por Strider

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 24- Magia vs Tecnología.
Lun Abr 17, 2017 9:55 am por Tserleg

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 23- Viaje espacial.
Sáb Mar 18, 2017 11:41 am por Tserleg

» CAPITULO 2: LA GUERRA DEL TIEMPO
Miér Mar 15, 2017 5:37 am por Tserleg

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 22- Budokai XXII. Final.
Lun Feb 27, 2017 7:46 am por Tserleg

» Anime de Dragon Ball Multiverse?
Jue Feb 16, 2017 11:44 pm por sokushageta

» 10.000 juegos del ZX-SPECTRUM para Tu PC, Con Menu Incluido !
Jue Feb 09, 2017 5:17 am por usa-software

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 21- Budokai XXII
Lun Feb 06, 2017 10:05 am por Tserleg

» Versus de DB
Dom Ene 29, 2017 4:23 am por er_feyd

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 20- El quinto hombre.
Lun Ene 23, 2017 6:50 am por Tserleg

» CAPITULO 1: LA PATRULLA DEL TIEMPO
Dom Ene 22, 2017 7:13 pm por Pablich

» Los dos mejores y los dos peores enemigos principales de película de DB
Dom Ene 15, 2017 9:41 am por Janemba20

» Capitulo 6 final
Sáb Ene 07, 2017 3:15 pm por thetis

» Capitulo 5
Sáb Ene 07, 2017 3:14 pm por thetis

» Capitulo 4
Sáb Ene 07, 2017 3:13 pm por thetis

» Capitulo 3
Sáb Ene 07, 2017 3:12 pm por thetis

» Capitulo 2
Sáb Ene 07, 2017 3:11 pm por thetis

» Capitulo 1
Sáb Ene 07, 2017 3:09 pm por thetis

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 19- ¡Lucha contra Piccolo!
Lun Dic 26, 2016 7:15 am por Tserleg

» DBS alcanzó a GT en capítulos. ¿Hasta ahora cuál es mejor?
Dom Dic 25, 2016 8:31 am por John Fénix

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 18- Piccolo Daimaoh
Sáb Dic 24, 2016 10:54 pm por Tserleg

» Sprites actualizados 23/12/16
Vie Dic 23, 2016 6:48 pm por Pablich

» Presentacion + Aporte
Miér Dic 21, 2016 4:20 am por Strider

» CAPITULO 4: EL GRAN TORNEO
Sáb Dic 17, 2016 3:04 am por Pablich

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 17- La Postguerra Cintarrojista
Lun Dic 05, 2016 7:01 am por Tserleg

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 16- Batalla en el Cuartel.
Lun Nov 28, 2016 5:25 am por Tserleg

» Las lineas temporales de Dragon Ball Super
Miér Nov 23, 2016 9:44 am por Pablich

Indice
Temas más activos
PALABRAS ENCADENADAS
¿Quien es este personaje?
Dragon Ball Z: Battle of Gods-Post de debate
Adivina el Nombre (Todo lo relacionado con Dragon Ball)
MULTIVERFANS
Cadena de Preguntas
Trolleadas en chats 2.0
Dragon ball legendary
Dragon Ball Heroes: Informacion y deseos
Encuestas de Chicas guapas. (2)...

Comparte | 
 

 KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 20- El quinto hombre.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Tserleg
Ozaru
Ozaru
avatar

Mensajes 43
Fecha de inscripción 26/03/2016
Reputacion 0

MensajeTema: KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 20- El quinto hombre.   Lun Ene 23, 2017 6:50 am

EL QUINTO HOMBRE




El difunto joven Mutenroshi corría a toda velocidad por el Camino de la Serpiente. El Todopoderoso de la Tierra había convencido al Rey Emma, Juez de los Muertos, para darle permiso para intentar recorrer tan monstruoso trayecto, de un millón de kilómetros de recorrido según la leyenda. El Gran Kaito vivía al final del camino.

Ya llevaba recorrida más de una cuarta parte, cuando se encontró una casa tradicional japonesa. En cuanto Mutenroshi se paró para curiosear, de la casa surgió un mecanismo con forma y colores de serpiente mitológica. La serpiente abrió la boca y una corriente de aire engulló al viajero hacia dentro de la morada. Una morada muy lujosa, donde lo atendió con una sonrisa una atractiva joven, de rasgos humanos pero con piel verde:
- Bienvenido forastero. Por favor, disfrute de la hospitalidad de...
¡PAF! La señorita añadió:
- ¿Pero cómo se atreve, maldito cerdo?
- ¡Ay, ay, ay! ¡Qué bruta! Bueno, lo siento señorita, ha sido un desliz.

En ese mismo momento aparecieron otras hermosas jóvenes de color verde. Todas vestidas como la recepcionista, a excepción de la que debía ser la dueña de la casa, a juzgar por sus lujosas vestimentas: tipo estrella de Hollywood de mediados del s. XX.

- Forastero, por favor, compórtese. En primer lugar, discúlpese con la señorita Midori (no confundir con la paisana de Yajirobe, llamada igual).
- Sí, por supuesto. Reitero mis disculpas.
- De acuerdo, por esta vez no pasa nada. Pero que no se repita. - En el fondo Midori seguía mosqueada por la felonía del degenerado joven. La dueña de la casa volvió a tomar la palabra.

- En ese caso olvidaremos lo sucedido. Me presento, yo soy la Princesa Serpiente.
- Yo me llamo Mutenroshi, más conocido como el Maestro Tortuga. Es un placer conocerla. Y también a ustedes, señoritas.
- Usted debe estar cansado después de correr tanto. ¿Desearía que le preparásemos un baño?
- ¡Por supuesto!

king

Quedaría muy espectacular que Baba la Vidente hiciera aparecer al Cazador de Dinosaurios mediante un conjuro de invocación. O incluso que lo llamara por el móvil y este acudiera teleportándose. No ocurrió nada de esto.

Algo más sencillo sería un Cazador de Dinosaurios acudiendo volando o incluso en avión, mientras los guerreros tortuga disfrutaran de una opípara comida, invitados por Baba.

Pero tampoco ocurrió nada de esto, porque el campeón de Baba, que entraba caminando tranquilamente al patio del ring, no era el terrorífico Cazador de Dinosaurios sino una graciosa niñita de diez años llamada Arale. Para más inri vestida con ropas ridículas, además de infantiles hasta para una niña de su edad; y con unas enormes gafas de culo de vaso, que bien habrían podido servir como platos para la comida.

Por el inofensivo aspecto de la niñita, junto a la facilidad con que Chichi y él habían derrotado a los anteriores luchadores, el incauto Yamcha se confió sobremanera:
- ¡Yoyoyoyoyo! - Gritó la pequeña como una subnormala.
¡Paf! De un tortazo Arale noqueó al ex bandido y le lanzó fuera del ring.

Lo mismo con Krilín, que no tenía claro si sería casualidad, o si tendrían razón Gohan y Gyumao en que mejor no confiarse. Pero también perdió de un solo golpe.

- ¡Yoyoyoyoyoyo!
- ¡Hiaaaaaaaaaaaa!
- ¡Aaaaaaaaaaaaah!

Ante el espanto de todos, incluida ella misma, Chichi se las apañó para derrotar a Arale de un golpe, pero con final trágico: le había arrancado la cabeza a la pequeña:

- Ti-ri-ti-ti-ti-ti-ti. - El cuerpo de Arale recogió su cabecita y se la volvió a colocar en el situo:
- ¡Aaaaaaaah!
- ¡Yoyoyoyoyoyo!
¡Paf! Victoria de Arale ante Chichi, también derrotada al primer golpe.

Yajirobe consiguió el permiso de Gohan y Baba para convencer a Gyumao para pelear en su lugar. Gyumao no fue derrotado con un solo golpe, sino con dos.

Al ser los equipos de cinco, sólo quedaba Gohan. Consiguió esquivar varios golpes, arrancarle la cabeza a Arale, lanzar su cuerpo fuera de una patada... Y por si acaso le lanzo un kamehame, pero el cuerpo decapitado de Arale se sostuvo en el aire, lanzo su propio kamehame y derrotó a Gohan: para acto seguido volver a colocarse la cabeza.

queen

Jaco, el Patrollero Galáctico Superélite que unos años antes había salvado la Tierra del pequeño Kakarotto, estaba tomándose tranquilamente unos aperitivos, en una cafetería más allá de las estrellas. Acababa de atrapar a uno de los criminales más buscados de la galaxia, y mientras lo llevaba a prisión hizo una pausa para disfrutar de un bien merecido descanso. Su comunicador, o sea, la versión futurista de un teléfono móvil, sonó:

- Dígame.
- Hola Jaco, ¿qué tal?
- ¡Ah! ¡Eres tú! - El nombre de su interlocutor no se le ha entendido bien, porque Jaco está masticando unas aceitunas carnívoras alienígenas. Se las traga. - ¡Cuánto tiempo! Oye, gracias por haber mantenido en secreto lo de aquella estatua.
- No hay porqué darlas, sólo era una roca. Es lo menos que podía hacer después de aquella vez que liberaste a mis hijos de esos piratas.

En realidad, para el interlocutor de Jaco, al igual que para casi cualquier habitante de su planeta, la destrucción de esa estatua había sido una terrible desgracia: era una de las mayores obras de arte de la historia de su civilización. Para un aficionado al arte como él, mejor hubiera sido ser que él mismo el desintegrado por la pistola de Jaco, aquella vez que este la sacó para limpiarla de polvo. Pero algo muy diferente eran sus propios hijos, a quienes unos años antes Jaco había rescatado de unos orcos espaciales, dedicados al secuestro y al bandidaje.

- ¿Hay algo que pueda hacer por ti?
- Sí, Jaco. Bueno, en realidad no es por mi, pero acaba de ocurrir...



Las chicas de la Casa de la Serpiente ofrecieron un bañador al joven Mutenroshi cuando este iba a entrar en el baño, del tamaño de un jacuzzi. A lo que el joven se negó, para desnudarse delante de las azoradas señoritas:
- Vamos, no sean tímidas. Por favor, compartan el baño conmigo. - Dijo el joven mientras entraba en el baño.

Las chicas tenían un poco de vergüenza, pero dado que era un joven bastante apuesto, que hacía siglos que no pasaba por ahí ningún otro varón, y que compartir un baño no dejaba de ser lo más natural del mundo, acabaron por hacerle caso. Eso sí, equipadas con bañador, menos la Princesa Serpiente, que llevaba un bikini muy lujoso a la vez que muy decente. El problema vino cuando Mutenroshi, a pesar de su promesa anterior, no sólo no mantuvo sus manos apartadas de donde no debía, sino que de pronto llegó incluso más lejos que en la otra ocasión. Bastante más lejos:

- ¡A la porra! ¡Chicas, dejémonos de tonterías! Que por guapete que sea, a este tío no hay quien lo aguante.
- ¡Siiiiiiiiií! ¡Comámoslo ahora mismo!

Entonces todas adoptaron su verdadera forma. Sus esbeltos y delicados cuerpos siguieron igual, pero sus rostros adoptaron rasgos diabólicos, junto a unos colmillos todavía más largos, que ahora podían verse sin necesidad de que abrieran la boca.
- ¡Ay! ¡Ay!

A Mutenroshi le daba morbo que las chicas le mordisquearan a la hora de hacer el amor, lo que ya no le gustaba era ese tipo de mordiscos gastronómicos. Así que apeló a todo su poder y las zurró de lo lindo.

Momentos después, tras haberse entretenido en el baño más de lo recomendable, regresaba al Camino de la Serpiente a toda velocidad. El riesgo de que las chicas despertasen antes de hora era demasiado grande.



- Tranquilos, como hemos acordado, sólo teníais que participar. Así que salvo que más adelante pidáis una revancha no hará falta repetir el torneo. Ahora mismo os digo la ubicación de la Cinta Roja.

Baba, cumplió de nuevo con su parte, pero Red y compañía los volvieron a descubrir a tiempo. En este caso tuvieron tiempo de borrar todo el disco duro, aunque de todos modos después de la otra vez ya no quedaba gran cosa por piratearles. Tampoco quedó gran cosa de material, incinerado a tiempo.

Como Baba tenía tanto interés como el que más en mantener el mundo en paz, volvió a darles un tercer paradero. Pero esta vez la Cinta Roja ya había aprendido la lección, y en lugar de una sede fija comenzaron a trabajar en modo comando itinerante. Tampoco es que la misión fuera un completo fracaso, pues ello forzaría al Dr. Gero a trabajar con ordenadores más pequeños y menos potentes, y a tener menos tiempo para sus investigaciones: Vamos, que sus progresos fueron enormemente ralentizados.

Aparte de eso, los guerreros Tortuga siguieron con sus entrenamientos, ayudados por la tecnología de la Cinta Roja. Sobretodo de las cámaras de gravedad aumentada: una en el Palacio Celestial, donde entrenaban la mayoría; otra en el Palacio de Pilaf, para la disposición de sus guerreros de élite, no sólo Lunch y Violet; y otra en la morada de Gyumao.

Pero Bulma, su padre, Oomori y Pilaf tenían más proyectos tecnológicos en mente. Uno de ellos había surgido a partir de una conversación entre Krilín y Popó:
- Señor Popó, estos dos últimos años hemos mejorado mucho más de lo que habríamos podido soñar, en parte por las enseñanzas de gente como el Todopoderoso y usted mismo, y también por los medios que tenemos: como las cámaras de gravedad y la Sala del Espíritu y el Tiempo.

Esa sala tenía la peculiaridad de alterar el tiempo, de modo que un año en su interior equivalía a un día fuera. Además, las condiciones de su interior eran muy duras, mejorando el entrenamiento. La cuestión es que Chichi, Yajirobe, Krilín y Yamcha habían pasado un par de meses en su interior (cuatro horas fuera); pero no sólo la habían usado los luchadores jóvenes, sino también Oomori para sus estudios de ingeniería espacio temporal, aunque esa es otra historia.

Krilín continuó su pregunta:
- Pero la cuestión es que los guerreros del espacio probablemente tengan más medios todavía, como en las pelis de ciencia ficción: super armas, super robots, ingeniería genética. Aparte de quizá más tradición en las artes marciales. ¿Cómo podríamos superar eso?
- Uhmmm. Quizá una solución sería que vosotros mismos pudieseis viajar al espacio, descubrir nuevos mundos y aprender de ellos. Probablemente no funcione, pero creo que tengo una idea.

El Todopoderoso y Popó confesaron el origen extraterrestre del primero. Su padre, llamado Katas, lo envió de pequeño a la Tierra debido a la inminente destrucción de su mundo. Por lo visto el hombre no sobrevivió a la catástrofe, ya que el hijo no fue recogido. Y fue este niño, cuyo nombre había sido olvidado, quien al acercarse a la adultez aspiró a convertirse en el Todopoderoso; separando sus partes bondadosa y malvada, a la vez que creaba al Todopoderoso y a Piccolo Daimaoh.

Su nave estaba intacta, y por lo visto sus instrucciones estaban anotadas en namekiano, el idioma de la raza del Todopoderoso. Durante un tiempo Bulma, su padre, Oomori y Pilaf visitaron con cierta frecuencia el Palacio Celestial para estudiarla. Al poco, de común acuerdo, la nave fue transportada a la Capsule Corporation para facilitar el trabajo de los tres primero; por supuesto pasando información al Gran Pilaf acerca de sus progresos.

El trabajo iba a tomar su tiempo, pero no tenía importancia. De todos modos los guerreros tortuga querían estar en la Tierra para la resurrección del Maestro Tortuga, lo que tendría que ocurrir antes de un año o ya sería demasiado tarde. Y entonces quedaría poco tiempo para el Budokai Tenkaichi XXII.



Durante el año siguiente.

- Desde que he aprendido a decir no, me siento mucho mejor.
- ¿Quieres otra cerveza?
- ¡Cabrón!

- ¡Ja, ja, ja, ja!

Mutenroshi había aprobado el examen de admisión del Gran Kaito: Hacerle reír con la primera chorrada que se le pasara por la cabeza. Así que tras unos meses por el Camino de la Serpiente, sin más agradables incidentes, pudo entrenar con uno de los mayores maestros del universo hasta casi finalizar el año. Entonces fue resucitado por sus amigos mediante las bolas del dragón.

Los compañeros siguieron entrenando. Chichi mientras lo compaginaba con sus estudios. Había terminado el Graduado Escolar, y ahora pensaba estudiar Formación Profesional de Actividades Físicas y Deporte. Tanto para asegurarse un futuro, una vez derrotados los guerreros del espacio, como para aprender a aprovechar mejor sus entrenamientos. El problema es que si marchaba al espacio junto a los demás, lo tendría más complicado para sacarse los estudios. Bueno, antes de eso tendría que participar en el Budokai Tenkaichi. Tiempo tendría para pensarlo.

study

Planeta Valinor. A nosecuantos años luz de la Tierra.

Vasilakis, Rey de Valinor, planeta de los elfos, había convocado a sus más eminentes consejeros:
- Ganymedetes les expondrá la situación.

- Los planetas Fata y Grymm han caído en manos de los ejércitos del Emperador Freezer, junto a las colonias que teníamos allí.  Inició Ganymedetes, Chambelán del rey de Valinor.

> En el caso de Fata, ha bastado con las tropas regulares. En el caso del planeta Grymm, con la ayuda de nuestras antiguas aliadas y mentoras, las brujas, se pudo rechazar el ataque inicial. Lo que ha supuesto su ruina, pues acudieron las Fuerzas Especiales a modo de refuerzo; a pesar de la facilidad con la que estas vencieron, Freezer ha considerado prudente destruir el planeta para prevenir posibles peligros. Las Fuerzas Ginyu primero han devastado la superficie; tras lo que sólo había quedado un puñado de supervivientes en profundísimos búnqueres subterráneos, quienes han quedado indefensos ante las tropas regulares, que sólo han tenido que dejar caer una bomba atómica. El planeta Grymm ha volado en pedazos, finalmente nadie ha escapado del exterminio.

Una vez quedaron estupefactos sus ministros, el rey Vasilakis tomó la palabra de nuevo:
- Lamento haber tenido que anunciarles tan amarga noticia, todos nosotros tenemos amigos en nuestras colonias de esos planetas. El caso es que el Imperio de Freezer conquista nuevos mundos sin cesar, y cualquier día nosotros seremos los siguientes; así que debemos prepararnos cuanto antes. Con la ayuda de Gesilea, Responsable de nuestros Servicios de Inteligencia, he elaborado un plan para prepararnos. Señora Gesilea, le cedo la palabra.

- Gracias, majestad. Caballeros, la situación es esta: en términos de fuerza bruta nuestros guerreros más fuertes apenas superan a un pequeño porcentaje de las tropas regulares de Freezer. Cierto que disponen de magia y poderes sobrenaturales que compensan su comparativamente menor fuerza bruta, pero contra las Fuerzas Especiales de Freezer eso sería completamente suficiente. Por si fuera poco, se dice que Freezer es mucho más fuerte que sus fuerzas especiales al completo. La cuestión es que aunque somos algo más fuertes que nuestros antiguos aliados del planeta Grymm, la diferencia no es tanta. En resumen, debemos ser más fuertes; afortunadamente, he hallado la solución.

>  Consiste en la conquista del planeta Murdor, habitado por nuestros enemigos naturales, los orcos. Ello nos permitiría acceder a sus inmensos recursos minerales, pero sobretodo a su tecnología, superior a la nuestra. Parte de la que disponemos ha sido proporcionada por ellos mismos, pero a precio de usura, y sin poder disponer de sus ultimísimos adelantos y mejoras.

Akileo, el consejero medioambiental, levantó la mano. Gesilea hizo una pausa en su discurso para dejarle hablar:
- ¿Seguro que sería viable la conquista? Como vos misma habéis dicho, la tecnología orca es muy superior a la nuestra. Por si fuera poco la diferencia de población es incluso mayor. Ya se sabe, los orcos se reproducen como eso, como orcos.

Gesilea respondió con una sonrisa:
- Me temo que esa pregunta más bien debería ser para Gábalo, nuestro capitán general.

- Sí, sería más que viable. - Afirmó el interpelado Gábalo. - Su ventaja tecnológica sólo les daría ventaja en las batallas espaciales, lo que en teoría les permitiría bombardear nuestro planeta y desembarcar tropas con mucha más facilidad que nosotros. Pero nuestra magia y el las defensas antiaéreas que les compramos, en principio deberían ser capaces de defendernos. En cuanto a nuestros desembarcos, podemos evitar su detección sin ninguna dificultad; eso sí, limitando la cantidad de tropas enviadas.
> Lo que tampoco sería un problema, pues nuestro ejército se basa más en la calidad de nuestras tropas que en su cantidad. Ellos poseen un armamento muy avanzado; pero la combinación de energía espiritual y magia de nuestros hombres hacen de cada uno de ellos un ejército por sí solos.
> Mis únicas dudas son acerca de la liquidez de nuestra economía. Si disponemos de fondos, la victoria es nuestra. Otra cosa es que vaya a ser económicamente rentable. O de si a alguien se le ocurre alguna idea mejor para resolver la amenaza de Freezer.

- Por el dinero no se preocupe. - Respondió Drakumenis, consejero de la moneda casi relamiéndose la boca. - Los elfos marinos, tras recuperarse de la plaga que afectaba a sus cultivos de algas, por fin se han puesto al día con los tributos que nos debían. Disponemos de fondos, y una victoria militar se traduciría inmediatamente en una victoria económica; en poco tiempo recuperaríamos nuestra inversión y con intereses.

El chambelán Ganymedetes retomó la palabra:
- La prosperidad que traería conquistar a nuestros problemáticos vecinos orcos es otra razón para la guerra. Nos proporcionaría más medios para preparar nuestras defensas. O incluso la posibilidad de, en caso de apuro, contratar mercenarios.

Heranio, Embajador Jefe, levantó la mano:
- ¿Algo que decir?" - Le preguntó Ganymedetes.
- Sí, creo que hay una solución mejor ante la amenaza latente de Freezer; o al menos con menores pérdidas humanas. Seguro que el propio general Gábalo coincide conmigo en que, aunque a priori ganaríamos la guerra, muchos de los nuestros morirían. - Gábalo asintió con la cabeza en dirección a Heranio.
- ¿Le importaría compartirla con el Consejo? - Preguntó el chambelán, inquisitivo.
- Sí, realizar un pacto de defensa con nuestros vecinos orcos.

- ¡¿ESTÁ USTED LOCO?! - Casi todos los presentes se escandalizaron. La respuesta del chambelán resumía perfectamente lo que pensaban:- Le recuerdo que los orcos son una raza caníbal, impía y abominable. Una eterna amenaza para nuestra sociedad. No hay más que ver la miseria, contaminación y degradación de su propio planeta. No serían un aliado fiable, ¿acaso quiere meter el enemigo en casa? Por si fuera poco, la guerra contra ellos no sólo ayudaría ante posibles problemas con Freezer, sino que nos permitiría finiquitar un mal enquistado, a pocos años luz de nuestro planeta.

- Con el debido respeto. - Insistió Heranio. - Pero recuerden que antes de ser el Embajador Jefe he sido embajador de Valinor en el propio planeta Murdor. En mi trabajo he conocido personalmente y en profundidad a un buen número de orcos...



Día de inscripción para el Budokai Tenkaichi XXII.

7:59 a.m.

- Bueno, abramos ahora. Seguro que los primeros luchadores tardarán en llegar un buen rato. Pero que no se diga que no les damos varias horas de tiempo para inscribirse. ¡Espera! Perdone, pero no irá a decirme que lleva esperando hace rato.
- No se preocupe, sólo estoy aquí desde hace diez minutos. - [De haber abierto tarde sí que tendría razón para preocuparse, señor arbitro.] Añadió el luchador para sí. - Podría haber venido antes, pero sabía que no habría cola. Lo que no pienso es perderme este torneo otra vez.

Y es que para este señor, lo más importante del mundo después de las mujeres hermosas eran las artes marciales. Incluso por encima de su trabajo y de su afición a cazar dinosaurios.


Un par de horas más tarde. Más o menos.

Los guerreros tortuga se estaban inscribiendo en la competición:
- Maestro Tortuga, Maestro Son Gohan, Maestro Gyumao, ¿seguro que no quieren participar? - Preguntó Upa.
- No, nosotros ya hemos vencido nuestros respectivos budokais. - Respondió el resucitado y joven Mutenroshi.
- Yo repetí el anterior sólo para evitar que el éxito os envaneciera, y dejaseis de entrenar al máximo. Pero después de haber conocido a Arale ahora sois conscientes de que siempre habrá alguien más fuerte. Lástima que no sea la persona adecuada para entrenar a otros, ni que no se pueda contar con ella para los momentos clave. Pero la lección ha sido muy valiosa. - Añadió el también joven Son Gohan.
- En cuanto a mi, ya sabéis que además paso de competir en el mismo torneo que mi querida hijita.

Los entrenamientos del pequeño Upa con su padre, ocasionalmente supervisados por Mutenroshi y Goha, seguían dando sus frutos. De él esperaban que hiciese un buen papel en las preliminares, pero incluso en el improbable caso de que en su grupo no figurase ninguno de sus compañeros, era improbable que pasara a la fase final. Aún así, ver mundo y foguearse en un torneo de grandísimo nivel serían una experiencia inevaluable.

Volviendo a la conversación anterior:
- Bueno, vale, Upa, no insistas tanto. Que hay premio en metálico para el vencedor, y cuantos menos seamos menos complicado será. - Gruño Yajirobe.
- Bueno, no te hagas el malote. -Respondió Chichi. - Aún conservas parte de tu veta vaga, cobarde y materialista. Pero en estos años has adquirido un afán de superación que antes no tenías.
- ¡Umffff! ¡Tu siempre tan irritante como de costumbre!
- Parad un momento. - Dijo el Maestro Tortuga. - ¿No son esas dos Violet y Lunch?
- ¡Es verdad! ¡Vamos a saludarlas!

Los saludos de los compañeros con sus dos amigas fueron muy cálidos, excepto el de ellas hacia Yamcha. Violet le había hecho la cruz al joven, después de casi dos años saliendo juntos, al enterarse que le había puesto los cuernos con otra joven. Así que si bien le saludaron, fue con bastante frialdad. Todo lo contrario que al pequeño Upa, a quien recordaban con cariño del torneo de Baba la Vidente, y se alegraban de que también fuera a participar, aún conociendo sus posibilidades.

Nueva aparición:
- Vaya Violet. Vale, que has ascendido más que yo, pero aún así, ¡mira que no saludar a un antiguo compañero!
- ¡Green! ¿Y esta chica no será...?
- En efecto, es Pinky la pop star. - La tal Pinky hubiera sido una chica razonablemente guapilla, a pesar de estar algo rellenita, de no ser porque era una cerda antropomorfa. Y efectivamente, era una de las estrellas de la música pop del momento, a pesar, o quizá en parte gracias a los horteras y cursis vestiditos rosa que llevaba, muy acordes con su empalagosa música. Green siguió hablando.
- Al acabar mi condena me puse a trabajar como guardaespaldas. Gracias a mi red de contactos, tras unos trabajillos comencé a trabajar para ella. Y bueno, el roce hace el cariño.
- Ayyyyy. - Suspiró la cerdita. - La verdad es que he tenido mucha suerte de conocer a mi Green: es el hombre más maravilloso del mundo. Por cierto, me ha hablado muy bien de todos ustedes; es un placer conocerlos.
- Estoooo... ¿Le has contado como nos conocimos? - Preguntó Yajirobe, alucinado.
Pinky respondió por su noviete:
- Sí, claro. Pelearon contra él cuando era un terrorista de la Cinta Roja. Nos habéis hecho mucho bien. A él le habéis sacado de ese tipo de vida, y a mi me lo habéis puesto en bandeja. Ayyyyyyyyy.


Aún habiendo cierto exceso de almíbar, sobretodo cuando hablaba Pinky, el buen rollo era sensacional. Sobretodo a partir de la conversación que hubo a partir de la nueva juventud del trío de mayores. Otra noticia no tan espectacular, también interesante era que Violet y Lunch iban a participar:
- Somos conscientes de que no estamos a vuestro nivel. Pero la oportunidad de ser apalizadas por gente como vosotros no se encuentra todos los días:

Pero, como suele ocurrir en estas situaciones, tenía que salir algún capullo para estropearlo:
- Vaya, vaya, vaya, ¿pero quién tenemos aquí? Al viejo Tortuga y a... ¡Pero sí estás igual que de pimpollo! - Dijo el Maestro Grulla, seguido por Ten Shin Han y Chaoz.
- Pues ya ves. ¿Supongo que también vais a participar? Me alegro, tus alumnos son prometedores.
- ¿Prometedores? ¡Les van a meter una tunda a los tuyos!
- ¡Ah, vale! Ya se encontrarán en el torneo. Cuando descubras los progresos de mis alumnos, espero que no vuelvas a capar el progreso de los tuyos, como durante estos tres años.
- ¡Maldita rana pelada!
- Ejem, estoooo... - Green entró a trapo. ¿Tiene algo en contra de las ranas sin pelo?

Si cualquiera de los presentes hubiese presenciado la entrevista entre Green y Conejo, habría encontrado su mirada demasiado parecida a la de apenas antes de liquidar al mafioso. Sin haberlo visto entonces ya resultaba lo suficientemente inquietante. Tras unos segundos de duda, y de retroceder un paso, les gritó:
- ¡Todos vosotros vais a recibir una buena lección durante el torneo. - Y se fue, seguido por sus azorados discípulos.

Más tarde.

- ¡Hora del sorteo!

- ¡Pssst! ¡Ey Chaoz! - Le susurró Ten Shin Han. - Sería una lástima que nos encontrásemos antes de hora cualquiera de los más fuertes. Quiero que los presentes el día de la batalla estén en grupos distintos durante las preliminares, incluido Green.

- Hecho. Pero el problema es que somos nueve contando, tu, yo, y Green, Yajirobe, Chichi, Krilín, Yamcha, Lunch y Violet.

- Entonces pon en el mismo grupo a Violet y Lunch, que al menos una pueda llegar a la fase final. Y para animar ese grupo, añádele Namu, Gilan y el Rey Chapa. Y al pequeño Upa, no sé qué nivel tendrá, pero no tengo claro que sea capaz de ganar a las chicas, como para ponerlo con los monstruos. También a Pamputt, me he enterado de que es una estrella del cine de acción. Eso no quiere decir nada, pero ha ganado diversos torneos, quizá no sea peor que los otros.

En otro lugar:

- Que participes en este torneo ha sido una muy buena idea. Si ganas, la promoción para tus próximas películas será increíble.
- Yo no lo hago por eso. Si quiero mejorar aún más en las artes marciales debo superar retos más y más difíciles. He llegado a un nivel en el que incluso los dinosaurios me saben a poco. He oído hablar muy bien de algunos de los luchadores del torneo anterior, rezo por que sean capaces de ponerme contra las cuerdas y forzarme a dar lo máximo de mí mismo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 

KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 20- El quinto hombre.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 

 Temas similares

-
» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: Capítulo 0 - Un superélite salvando la Tierra.
» y otra mas para tortuga, moneda de ebusus, del tipo 17
» "Mi primer maestro fue un perro".
» El Maestro aparece cuando el alumno esta listo.
» AL MAESTRO MARIANO BEQUER, RONDEL.
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro oficial Dragon Ball Multiverse :: Zona Fan-Art :: La zona del fan :: Fan-fics-