Foro oficial Dragon Ball Multiverse

Foro oficial Dragon Ball Multiverse

Comunidad española y latina del comic dragon ball multiverse.
 
ÍndicePortalCalendarioGaleríaFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Últimos temas
» CAPITULO 2: LA GUERRA DEL TIEMPO
Hoy a las 9:38 am por Pablich

» fanmanga: dboth saga III revelations chapter 37 beggins
Jue Feb 23, 2017 7:27 am por yami82

» Anime de Dragon Ball Multiverse?
Jue Feb 16, 2017 11:44 pm por sokushageta

» 10.000 juegos del ZX-SPECTRUM para Tu PC, Con Menu Incluido !
Jue Feb 09, 2017 5:17 am por usa-software

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 21- Budokai XXI
Lun Feb 06, 2017 10:05 am por Tserleg

» Versus de DB
Dom Ene 29, 2017 4:23 am por er_feyd

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 20- El quinto hombre.
Lun Ene 23, 2017 6:50 am por Tserleg

» CAPITULO 1: LA PATRULLA DEL TIEMPO
Dom Ene 22, 2017 7:13 pm por Pablich

» Los dos mejores y los dos peores enemigos principales de película de DB
Dom Ene 15, 2017 9:41 am por Janemba20

» Capitulo 6 final
Sáb Ene 07, 2017 3:15 pm por thetis

» Capitulo 5
Sáb Ene 07, 2017 3:14 pm por thetis

» Capitulo 4
Sáb Ene 07, 2017 3:13 pm por thetis

» Capitulo 3
Sáb Ene 07, 2017 3:12 pm por thetis

» Capitulo 2
Sáb Ene 07, 2017 3:11 pm por thetis

» Capitulo 1
Sáb Ene 07, 2017 3:09 pm por thetis

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 19- ¡Lucha contra Piccolo!
Lun Dic 26, 2016 7:15 am por Tserleg

» DBS alcanzó a GT en capítulos. ¿Hasta ahora cuál es mejor?
Dom Dic 25, 2016 8:31 am por John Fénix

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 18- Piccolo Daimaoh
Sáb Dic 24, 2016 10:54 pm por Tserleg

» Sprites actualizados 23/12/16
Vie Dic 23, 2016 6:48 pm por Pablich

» Presentacion + Aporte
Miér Dic 21, 2016 4:20 am por Strider

» CAPITULO 4: EL GRAN TORNEO
Sáb Dic 17, 2016 3:04 am por Pablich

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 17- La Postguerra Cintarrojista
Lun Dic 05, 2016 7:01 am por Tserleg

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 16- Batalla en el Cuartel.
Lun Nov 28, 2016 5:25 am por Tserleg

» Las lineas temporales de Dragon Ball Super
Miér Nov 23, 2016 9:44 am por Pablich

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 15- Asalto al Cuartel General.
Lun Nov 21, 2016 5:30 am por Tserleg

» 5- El ayuntamiento
Sáb Nov 19, 2016 3:01 am por Pablich

» 4- El instituto
Sáb Nov 19, 2016 2:45 am por Pablich

» 3- Biblioteca
Sáb Nov 19, 2016 2:29 am por Pablich

» 3- Comisaria
Sáb Nov 19, 2016 2:23 am por Pablich

» 3- Centro Medico
Sáb Nov 19, 2016 2:06 am por Pablich

» 2- Bloque de pisos
Sáb Nov 19, 2016 2:03 am por Pablich

» 1- Callejon
Vie Nov 18, 2016 7:23 pm por Pablich

» Black Goku vs Baby Vegeta
Miér Nov 16, 2016 11:16 am por Ocnarf 9000

» Hope en Barkston: el Edificio
Vie Nov 11, 2016 3:17 pm por er_feyd

» Hope en el Callejon
Vie Nov 11, 2016 2:00 pm por er_feyd

» Tarzán en el cashejón.
Jue Nov 10, 2016 11:02 am por Strider

» Pedido de Ficha
Miér Nov 09, 2016 3:08 pm por Pablich

» TUTORIAL Y REGLAS
Miér Nov 09, 2016 3:05 pm por Pablich

» Bill en el Callejon (Tutorial)
Miér Nov 09, 2016 2:58 pm por Pablich

» Mapa del area y reglas de vehiculos
Sáb Nov 05, 2016 8:24 pm por Pablich

Indice
Temas más activos
PALABRAS ENCADENADAS
¿Quien es este personaje?
Dragon Ball Z: Battle of Gods-Post de debate
Adivina el Nombre (Todo lo relacionado con Dragon Ball)
MULTIVERFANS
Cadena de Preguntas
Trolleadas en chats 2.0
Dragon ball legendary
Dragon Ball Heroes: Informacion y deseos
Encuestas de Chicas guapas. (2)...

Comparte | 
 

 KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 18- Piccolo Daimaoh

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Tserleg
Videl
Videl


Mensajes 33
Fecha de inscripción 26/03/2016
Reputacion 0

MensajeTema: KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 18- Piccolo Daimaoh   Sáb Dic 24, 2016 10:54 pm

PICCOLO DAIMAOH







El Rey Chapa impartía técnicas de defensa personal a sus pupilos del monasterio:
- Defensa contra directo de izquierda. Paramos con nuestra derecha, al tiempo que golpeamos su rostro con la base de nuestra palma izquierda. Acto seguido cambiamos de mano; mientras nos desplazamos hacia adelante y hacia fuera; de modo que ahora será nuestro brazo izquierdo quien controle el suyo, y se enrolle por él; así quedará descubierto su riñón izquierdo, que golpearemos con un uppercut de derecha; aprovechando su distracción para ahora con la derecha rodear su cabeza por atrás, haciéndole caer al suelo; todo ello sin que nuestra izquierda deje de controlar la suya, para así, una vez caiga al suelo, al tiempo que hacemos aterrizar nuestras rodillas en su costilla y rostro, poder luxarle la mano con una técnica de garra de pollo.

A continuación añadió como consejo práctico:
- Como siempre, recordad que hay que amoldarse a la situación. En una pelea a muerte contra un adversario peligroso, hay que hacer cada uno de estos pasos con agresividad, a la vez que con sangre fría. Pero en una pelea ya controlada, por ejemplo las rodillas las podemos apoyar sin demasiada rudeza, para evitar causarle daños innecesarios. Recordad que hacer más daño del necesario cuesta dinero en multas, de las gordas, y posibles penas de cárcel. Pero sobretodo, los monjes somos guerreros y somos caballeros, no simples matones descerebrados que dañan a otros por gusto.

A su señal sus discípulos comenzaron a practicar esta técnica por parejas. Y ahora es cuando debería entrar Tambourine vacilando, y de paso cargándose al pobre Rey Chapa como sí nada, y de paso unos cuantos alumnos y parte del edificio. Que no tardará, pero ahora mismo está ocupado, manteniéndose en el aire hablando con su móvil:
- Amo Piccolo, el mapa que nos ha facilitado el general Red está mal. He llegado al hospital "San Kami-Sama", pero no se ve el convento por ningún lado.
- Tambourine, me dicen que probablemente es que el hospital lo han trasladado, por lo que las última señales de tráfico que has seguido te han desviado un poco. Pero tranquilo, el monasterio del Rey Chapa está sólo a un par de kilómetros al norte.
- Gracias amo. ¡Ja, ja, ja! Señor Piccolo, acaban de salirme al paso tres imbéciles en un cacharro volador. Hacen cara de pretender pararme. No se preocupe amo, me divertiré con ellos a su salud.

Y no, los tripulantes del "cacharro volador" no eran Pilaf, Eihei Taicho y Lunch; eso hubiera sido demasiado épico.
Eran Pilaf, Shu y Mai, todavía más épico, si cabe.

- Majestad Pilaf, ¿está usted seguro de que hacemos bien? - Preguntaba Shu.
- ¡¿Cómo te atreves a dudar de mis inventos?! ¡Por supuesto que saldrá bien! ¡Así que a callar o esta noche no tendrás cena!
- ¡No, por favor, Señor Pilaf! ¡Qué esta noche hay pastel de conejo! - A Shu le gustaba la carne de conejo, porque le gustaba comer gato, y el conejo tiene un sabor parecido pero más tierno e incluso más delicioso.

- ¡Pero serán mamarrachos los tíos! ¡Cañón Demoníaco!
- ¡Ataque Trinidad! - Ordenó Pilaf.

Ambas ondas chocaron.
- ¡Gran Pilaf! - Gritó Mai. - ¡El rayo de ese tipo nos gana terreno!
- ¡Activad el Turbo Dragón!

El Ataque Trinidad ganó en potencia, gracias al uso de todas las reservas de energía del pedazo mazinguer ceta del trío pilafiano. Al ver la remontada del enemigo, ¡imposible!, pero innegable, Tambourine apeló a todo su poder. Pero no fue suficiente, el disparo pilafiano le hizo puré. Un par de años antes el resultado habría sido diferente, pero las mejoras de la tecnología pilafiana, con la ayuda de Bulma y Oomori; y por si fuera poco, con los trabajos usurpados a la Cinta Roja; mejoraron el droide gigante de ser capaz de fulminar a un poderoso luchador como Blue, a otro todavía más poderoso como Tambourine. Lástima que no estuviera Yajirobe por ahí para aprovechar los restos.

- ¡Ja, ja, ja! ¡Soy invencible! - Proclamó el soberano del mundo.
- Majestad, se nos ha agotado todo el combustible. - Informó Mai.
- ¡Pues usad el de reserva, inútiles!
- También lo hemos agotado con el ataque.
- ¡Pues que cunda el pánico!

El armatoste metálico cayó a plomo hacia el suelo. Menos mal que el trío de supervivientes activaron  tiempo los asientos eyectores, que funcionaban con unas pequeñas baterías, y que contaban con paracaídas. Nada como las medidas de seguridad en el trabajo.

- Tranquilos, cuando llegue nuestra Estrella de la Muerte, ya nos recogerán las tropas. Y nuestro super robot ya lo arreglaremos.
- Eso si no nos sale otro demonio mientras tanto. - Dijo el agorero Shu.
¡Paf!
- ¡Cállate o te quedas sin cena!



- ¡NOOOOO! - Bramó Piccolo. - ¡Alguien ha matado a Tambourine! El tal Piccolo era de aspecto similar a Tambourine, pero en anciano y de aún mayor tamaño que el ya enorme Tambourine. También iba completamente vestido con ropajes orientales tradicionales, en lugar de los simples pantalones negros de su lacayo.

Piccolo estaba acompañado por Piano, un pequeño demonio pterodáctilo regordete que le hacía de senescal. Su creación había envejecido aún más al aparentemente decrépito Piccolo, aunque no tanto como el más poderoso y difunto Tambourine. Siendo más fuerte que un humano ordinario, Piano no había sido concebido para pelear, sino para ser el senescal de Piccolo. Alguien más pragmático habría ahorrado sus cada vez más exiguas reservas de vida para engendrar algún demonio combatiente, o para mantenerse vivo un poco más de tiempo, mientras se hacía con las bolas del dragón. Pero Piccolo era demasiado importante como para no mantener las apariencias, y cualquier emperador que se precie necesita una criatura servil que de pompa a su corte, al tiempo que le ría las gracias.

Por supuesto tanto ambos, como anteriormente Tambourine, llevaban los pies bien calzados, pues según una regla no escrita todos los demonios de esa especie llevan algún tipo de zapatos. Como si cualquier calzado que llevasen tales criaturas súbitamente se volviera más resistente que sus ya durísimos cuerpos. Parece que la única manera de desintegrar los zapatos, botas, mocasines, o lo que sea que lleven en los pies, sea desintegrar también sus propios pies. Hasta la fecha, nadie ha visto jamás los pies descalzos de una de tales criaturas.

- ¡Ha debido de ser uno de esos tipos, señor Piccolo! - Dijo el general Red. - O eso, o le han entrenado. Tras nuestra derrota, vimos vídeos del último Budokai Tenkaichi y el tal Rey Chapa no habría sido rival ni para nosotros. Lo que no sé es que demonios harían por ahí, pues no pueden haber averiguado nuestro plan. Veo que ha sido una buena idea enviar a Gero Junior a por las bolas del dragón.

Precisamente Gero Junior, era quien más en desacuerdo había estado en hablarle a Piccolo sobre las bolas del dragón. El joven capitán ya consideraba demasiado arriesgado despertar a un legendario demonio, como para encima informarle sobre semejante tesoro. Es más, para el caso de que Piccolo no cumpliera con su palabra, o directamente atacase a los restos de la Cinta Roja, sin tener en cuenta que ellos eran quienes lo habían liberado, las bolas del dragón podían ser un recurso de emergencia para deshacer el desastre.

Pero no, ya que de todos modos se enteraría en cuanto las usasen ellos, el general Red había preferido informarle, para convencerle más fácilmente para aliarse con ellos. Y tampoco le había parecido mal que se fortaleciera con la juventud eterna. En cuanto la consiguiera, pues para ello ya habían enviado al pobre oficial de vuelta por el mundo. Con la dificultad de que apenas reaparecer las bolas, dos de ellas habían desaparecido: una en el palacio de Pilaf, y la otra por las cercanías de la Torre Celestial. ¡Qué curioso! El año anterior, las bolas habían desaparecido tras reunirse en el palacio de Pilaf, y poco antes de ello la mitad de ellas habían sido transportadas en las inmediaciones de la propia Torre Celestial.

- ¿Qué haremos ahora, amo Piccolo? - Preguntó Piano.
- Disculpe la interrupción, señor Piccolo. - Dijo Red. - Pero se me ha ocurrido que podríamos enviar al general Black a investigar que ha ocurrido. Así podríamos saber quien es el responsable, y sobre quien hacer caer su venganza. Con un caza de combate puede llegar allí en un periquete.
- Buena idea, que vaya.

A Black no le gustó nada que la orden proviniese de alguien de fuera del Ejército de la Cinta Roja, pero el gesto de Red no le dejó ninguna duda de que debía obedecer. La verdad es que la orden resultaba lógica, pues el Dr. Gero siempre estaba ocupado con sus investigaciones, mientras que su hijo lo estaba ahora con la búsqueda de las bolas del dragón.



Villacamelot. Un año antes del despertar de Piccolo Daimaoh.


Por esos días, la aldea de Villacamelot era llamada más comúnmente como Aldea Demonio por sufrir los continuos asaltos de unos ídem. La gobernaba el rey Kress, quien más bien era un alcalde con cargo hereditario y con bastante autonomía respecto al Gran Pilaf, Emperador del Mundo, como antes había sido bastante independiente respecto al Rey Ferry.

El rey Kress era un gobernante muy astuto. Gracias a los mercaderes forasteros, se había enterado que otras regiones similares, no demasiado lejanas (para los estándares de una aldea tan remota, y tan mal comunicada por culpa de su accidentada orografía) habían activado su economía gracias al turismo rural. Así que decidió utilizar los más importantes monumentos históricos de su aldea para atraer turistas. Agencias de viajes de las naciones limítrofes enviaban excursionistas con ánimos de recorrer sus agrestes bosques; disfrutar del vino y platos típicos de la localidad; y de admirar sus más importantes monumentos históricos, como la iglesia, el ayuntamiento, e incluso parte del castillo.

Luego creció la competencia, ampliando las regiones rivales sus programas de fiestas locales con eventos medievales: mercados medievales; recreaciones históricas; desfiles con ropa medieval, que en unos casos era carnavalera, pero que en otros se trabajaba un gran rigor históricos, etc. Algunos pueblos incluso establecieron un día al año para que sus habitantes vistieran con ropas medievales. Lo que el rey Kress contraatacó convenciendo a sus súbditos para vestir medievalmente todo el año, menos cuando tuvieran que salir de la región.

Así pues, los ingresos del turismo rural complementaron muy bien la economía local, hasta entonces basada casi únicamente en su agricultura y madera. Hasta que los demonios que habían sido encerrados en una cueva siglos atrás, encontraron el modo de poder salir a voluntad al caer la noche. La primera consecuencia fue un espectacular despunte en las actividades delictivas que espantó el turismo. Además, tales delitos consistían principalmente en robar comida y apalizar a quien les molestara, así que las reservas de alimentos prácticamente desaparecieron. Ahora no sólo no sobraba para la exportación, sino que los aldeanos apenas tenían para comer ellos mismos.

Que los soldados fueran equipados con armas y armaduras medievales, no significaba que careciesen de armas de fuego. Sencillamente no las solían llevar para no romper la ilusión a los turistas de vivir en el medievo. Además, habían oído que la policía de Scottland Yard sólo llevaba una porra, para no alentar a los ladrones a llevar armas de fuego más y más poderosas. Así que en Villacamelot los guardias patrullaban con espada, escudo y ballesta. Sólo usaban pistolas cuando aparecían bandas de atracadores especialmente bien armadas.

También las usaron la primera noche en que irrumpieron los demonios (no salían de su cueva por el día). Pero tales monstruos resultaron demasiado duros para las balas, así que volvieron a las espadas. Algunos de los mejores guerreros sí consiguieron herir a alguno de los demonios, para a continuación recibir una tunda de estos bichos rencorosos. Así que al poco los soldados se quedaron en el castillo, dejando a los demonios robar tranquilamente.



La gota que colmó el vaso fue el secuestro de la princesa Missa, para obligarla a casarse con Shura, el Rey de los Demonios.
- Pero, ¿el Rey de los Demonios no era Lucifer, el de la Garra del Diablo? - Preguntaría Krilín al enterarse. La ahora General Violet respondió.
- Hombre, igual es como con nosotros, que aquí tenemos dos reyes, Kress y Pilaf. - Respondería Violet.
- Pues a mi lo que me intriga es porque ese tipo se querrá casarse con una niña tan pequeña. - Terció Yamcha. - Espero que sea por política, y que no consume el matrimonio hasta que se haga mayor. Porque como sea por gusto, ¡qué asco!

¿Qué hacían nuestros héroes por esos lares? Pues buscar una de las bolas del dragón. Inicialmente la poseían los reyes, que se la habían comprado a un labriego que se la había encontrado trabajando en la huerta. Pero como no, los demonios se la habían arrebatado también, en plan expolio total. Claro que, comparado con raptarles a la hija eso era pecata minuta.

Por eso, tras enterarse de la situación local por unos aldeanos de a pie, nuestros héroes hablaron con el rey Kress y acordaron quedarse con la bola del dragón a cambio de la liberación de su hija y la resolución del problema demoníaco.

Llegar hasta la sala principal de los demonios fue relativamente fácil, pues los guardias les dejaron pasar al ver que eran fuertes. Eran dos: Gola, un demonio enorme y feroz, que fue quien se enfrentó a Krilín en un combate bastante equilibrado; y Melee, una demonia, que tuvo la idea de utilizarles para dar una lección a Shura, el Rey Demonio. Como es habitual en las demonias, Melee era una chica la mar de simpática y atractiva. Muy lógico: ¿cómo iban a tentar a los hombre si no? Sólo que al carecer de alas, y llevar ropa sexy pero decente, tenía más aspecto de elfa rosado violácea que de demonia.

Supuestamente porque Melee no creía que con tantos demonios fuera posible rescatar a la pequeña Missa y a la bola del dragón; pero en realidad porque era lo que convenía a sus propios planes, Melee llevó a Krilín, Puar, Yamcha, y a Violet, ahora novia del anterior, ante el salón de Shura. El tal Shura una demonio bastante atractivo, que parecía un elfo morado, varonil y con una razonable musculatura.

Tras las presentaciones de rigor, Melee convenció a Shura para que permitiese a los visitantes participar en el torneo de artes marciales que inauguraba los festejos de la boda que se celebraría esa misma noche:
- Pero si pierden, -advirtió Shura- la señorita Violet ejercerá como mi concubina hasta que la princesa Missa alcance la mayoría de edad.

No es que a Violet le hiciera ninguna gracia ser la concubina de un demonio salido, por atractivo que fuese, pero al menos le aliviaba la parte de que la boda con Missa posiblemente sólo fuera por interés, y tal vez no por degeneración. También quedaba la duda de que supuesto interés político podría tener, cuando al fin y al cabo los regios padres de Missa no podían hacer nada frente a las huestes de Shura. Pero bueno, en su etapa cintarrojista Violet se había acostumbrado a obedecer a superiores surrealistas, ante quienes a su incluso Pilaf era alguien equilibrado y sensato.

Como el primer oponente no era el propio Shura, sino un simple demonio, eso sí, gargantuesco, quien se encargó de él fue Yamcha, para no cansar a Krilín. Tras vencerlo de un golpe, Shura aceptó enfrentarse a sus visitantes en persona. En teoría ahora iba a ser el turno de Krilín, el más fuerte del grupo; pero como tras su fácil victoria, a Yamcha se le subió la moral por las nubes:
- ¡Por favor, Krilín! ¡Déjame a este tipo, que parece fuerte! - Para añadirle por lo bajini. - Y de paso que me sirva para fardar delante de Violet.

Pero una cosa es que se te suba la moral, y otra el nivel de verdad. Dentro de lo malo: su activa participación en la lucha contra la Cinta Roja, aunque inicialmente fuera una labor oscura (pero no por ello menos importante) como carne de cañón para dar tiempo a compañeros más fuertes; así como el entrenamiento con el Gato Ermitaño, una vez había adquirido base con los planes de entrenamiento del Maestro Tortuga, supervisados por Yajirobe; todo ello había reforzado al joven Yamcha respecto a la mayoría de sus versiones en otros universos alternativos.

Aún así, Shura seguía siendo demasiado para él. El tipo sería repugnante en ciertos aspectos de su vida privada, pero además de poseer una fuerza y velocidad, a un nivel muy superior al de cualquiera de sus subalternos, su técnica y control del ki eran extraordinarios. Muy recientemente algunos humanos habían adquirido la capacidad de volar, sólo el Maestro Grulla la tenía desde hacía siglos. Pues Shura la tenía desde mucho antes de que la abuela de Tsuru fuera joven. Y sus ataques de ki, vamos. Que si proyección de ondas, rayos nosecuantos, rayos normales, etc. Un surtido muy completito y todo muy bien hecho.

Así que el pobre Yamcha se defendía con dignidad, que ya es algo, pero se notaba que era inferior. Shura le proyectó hacía atrás, por enésima vez, con un ataque de ki. Shura aprovechó para contemplar a su novia, que estaba muy graciosa, con un aspecto más de peluche de lo habitual:
- ¡Kamehameha! - Le encasquetó Yamcha, gracias a la distracción.

Le hizo daño a Shura, sí. Pero porque el pobre no se pudo defender, ya que al ser un técnica que además de daño también emitía luz, cegó al pobre hombre, cuyos ojos estaban acostumbrados a unas pocas velas en una caverna. Y al no poder defenderse recibió el kamehame de lleno.

- ¡Venga, ahora larguémonos! ¡Mariquita el último! - Apremió Krilín a Yamcha. Quien ahora podía darse cuenta de que mientras todoquisque estaba centrado en la pelea, sus compañeros se habían hecho con Missa, quien ahora estaba compartiendo armadura cibernética con Violet.

Missa Semipeluche, alias Puar Cambiaformas, pasó ahora a cohete y alcanzó a sus compañeros. Quienes estaban siendo guiados hacia la libertad por Melee y Gola. Gracias a ello alcanzaron la salida a tiempo para bloquearla, encerrando de nuevo a los demonios.

En cuanto a Melee y Gola, fueron perdonados por Shura, quien se tomó con humor su intromisión. Se desconoce las oportunas motivaciones del dúo de vigilantes: quizá preferían la entrada bloqueada, para ahorrarse el tedioso trabajo de vigilar, o quizá Melee quería ligarse al depravado pero varonil Shura. Quizá él les perdonó porque le hizo gracia el atrevimiento e ingenio de la demonia, o quizá porque en el fondo consideraba un quebradero de cabeza gobernar sobre demasiadas tierras, las cuales conquistaba más por petición demoníaco-popular que por otra cosa. Con esta gente tan rara, váyase a saber.



Momentos después de la partida de Black.

El Dr. Gero informó a su superior:
- General Red. Acabamos de detectar un caza de combate viniendo directamente hasta aquí.

En realidad "acabamos" quería decir "acabo", pero era una manera de no hacerse hincapié a sí mismo de que el otrora poderosísimo Ejército de la Cinta Roja, ahora constaba de cuatro gatos escondidos en un refugio perdido allá donde Napoleón perdió el gorro.

- Este lugar no está en la ruta de ningún sitio. - Respondió Red. Y lo que decía era verdad, de hecho por eso mismo habían ubicado ahí el búnker donde instalar uno de los laboratorios secretos de Gero, y desde donde poder coordinar sus actividades terroristas. - Lo que significa que esos miserables pilafianos nos han encontrado de alguna manera.

- No os preocupéis. -Terció el poderosísimo Piccolo. - Eso nos ahorrará trabajo.
- El amo dará cuenta de esos simples humanos. - Se sumó Piano, por decir algo y ganarse el pan haciendo la pamplina a Piccolo.

Casi al instante volvió Gero para actualizar el informe:
- Señor, el caza de combate ha desaparecido. Lo deben haber guardado en una cápsula ahora que ya están cerca. Efectivamente sus tripulantes son casi todos los luchadores que nos derrotaron dos años atrás. Sólo faltan los dos ancianos y el gigante barbudo, pero se han traído a dos nuevos jóvenes.

Red observó un detalle de los dos jóvenes inéditos, de unos 25 años:
- ¡Espera! ¡Van vestidos igual que los maestros Tortuga y Gohan! Y ahora que los veo más de cerca... ¿Podrían ser ellos rejuvenecidos? Pero eso no puede ser, a no ser que... ¡claro, las bolas del dragón del año pasado! ¡Deben haber pedido la juventud eterna!

- ¡Pues no les servirá de nada! - Intervino Piccolo. - Esos hijos de puta morirán igualmente, y esta vez seré yo quien la tome.
- Entonces deberíais salir fuera a pelear. A ninguno de nosotros le interesa que estas instalaciones sean dañadas por la pelea. - Se preocupó Gero.
- ¡Cómo te atreves a decirle al gran Piccolo lo que debe hacer! - Saltó el adulador Piano.
- Le resultará más fácil encontrar las bolas del dragón con nuestra tecnología. Eso es todo.
- No hay porqué discutir entre nosotros. Supongo que el propio Piccolo estará de acuerdo con salir fuera a pelear. Le acompañaremos el resto, a modo de refuerzo. No sea que alguno de estos tipos conozca el mafuba ese.- Resolvió Red, conciliador. Si bien tenía otra motivación aparte de prevenir que alguien encerrara a Piccolo con esa técnica tan secreta. La otra razón era para poder comparar en combate el rendimiento de sus nuevas armaduras con el de su socio, para hacerse una idea de como negociar con Piccolo una vez llegase el momento de repartirse el mundo.

Así pues el grupo de Mutenroshi, Gohan, Yajirobe, Chichi, Krilín, Yamcha y Puar se encontraron con los defensores. Pilaf, Mai y Shu ya habían sido recogidos por la estrella de la muerte; donde viajaban Gyumao, el capitán general Eihei, la general Violet, la capitán Lunch y parte de las mejores tropas pilafianas. Eso sí, todavía se hallaban a cierta distancia, por lo que era improbable que estos refuerzos llegasen a tiempo para la pelea.

Los héroes no se encontraron  únicamente con Piccolo y Piano, quien sólo estaba como espectador. Al demonio le ayudarían:
- Drum, otro demonio engendrado a partir de un huevo regurgitado por su padre Piccolo. De cuerpo era similar a Gyumao, sólo que un apenas menos alto, pero igual de ancho, y aunque los músculos se le marcaban menos al estar algo relleno su aspecto no era precisamente más débil. Ni tampoco tenía nada de fofo, sino que su robusto cuerpo estaba completamente diseñado para pelear de verdad, no para lucirse.
- Red y Gero, con sus mejoradas armaduras ironmánicas.
- Daneel, sí, como el de las novelas de Asimov. Un nuevo modelo de droide de combate, parcialmente basado en los diseños de Aqua y Bliss, pero de aspecto muy diferente. Consistía en diversas piezas mecánicas, con diversa circuitería electrónica en su interior, y atiborradas de armas en su exterior; pero con un revolucionario sistema de articulaciones de metal líquido.
- Semejante robot futurista hacía parecer todavía más obsoleto al droide Apolo que le acompañaba. ¡Sí, Apolo! Que tras tantas derrotas todavía fuera usado este modelo, frente a unos luchadores que de seguro habían progresado en estos dos años, pues sí, resulta desconcertante.

Todos ellos irrelevantes. La verdad es que Piccolo era capaz de derrotar por sí mismo a cualquiera que se le acercara, sin importar su número y poder.

Centurias atrás un ser muy poderoso, cuyo nombre no era capaz de recordar, aspiró a convertirse en el Todopoderoso una vez el antiguo, dejara de existir. Pero el cargo de Todopoderoso sólo puede ser detentado por alguien puro de corazón, y aunque el aspirante era un ser muy bondadoso la exigencia de la perfección era riguroso incluso para él.

Todo un problema, pues era sólo cuestión de tiempo que el moribundo Todopoderoso actual dejara de existir. Lo que indica que pese al nombre, era Muy Poderoso pero no del Todo. Así que el aspirante sin nombre recurrió a unos extraños y peligrosos ejercicios espirituales para desembarazarse de su maldad. Lo que consiguió, pero no sin que esta se reencarnase en Piccolo Daimaoh: Un ser de pura maldad, pero sobretodo de puro rencor. Había sido expulsado como un residuo no deseado, lo que lastimaba su gran orgullo.

Pero ahora se vengaría. Sus ayudantes impedirían cualquier posible mafuba, y sin ese recurso su victoria era segura. Era el más fuerte y también el más malvado; y el mal siempre termina por prevalecer ante el bien, porque es implacable, y no se frena por los hipócritas escrúpulos de los autodenominados buenos, como el Todopoderoso que lo expulsó como a un deshecho.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 

KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 18- Piccolo Daimaoh

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 

 Temas similares

-
» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: Capítulo 0 - Un superélite salvando la Tierra.
» Piccolo daimaoh universo 3
» Vegeta niño vs piccolo daimaoh
» ++ Mis teorías sobre el universo 3 (Tapion, Bardock, Raichi, Piccolo Daimaoh) ++
» y otra mas para tortuga, moneda de ebusus, del tipo 17
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro oficial Dragon Ball Multiverse :: Zona Fan-Art :: La zona del fan :: Fan-fics-