Foro oficial Dragon Ball Multiverse

Foro oficial Dragon Ball Multiverse

Comunidad española y latina del comic dragon ball multiverse.
 
ÍndicePortalCalendarioGaleríaFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Últimos temas
» CAPITULO 4: ALFA Y OMEGA
Jue Oct 19, 2017 1:11 am por Pablich

» fanmanga: dboth saga III revelations special chapter adel&kirie
Sáb Oct 14, 2017 11:12 pm por yami82

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 33 - Los cadáveres más fuertes.
Lun Oct 09, 2017 12:03 am por Tserleg

» Hasta donde llegara kale en el torneo?
Mar Sep 19, 2017 5:46 am por GT si es bueno

» Caulifla alcanzara el ssj 3 en el torneo?
Mar Sep 19, 2017 5:44 am por GT si es bueno

» RCT3 DisneyLand Park
Sáb Sep 16, 2017 4:29 pm por Pablich

» CAPITULO 0: TIEMPO
Vie Sep 15, 2017 1:11 am por Pablich

» mi teoria de dragon ball super el siguiente eliminado
Jue Sep 14, 2017 1:52 pm por er_feyd

» Torneo de novatos
Jue Sep 14, 2017 5:49 am por JOKER

» la invasion,rp
Miér Sep 13, 2017 9:03 am por JOKER

» Su opinión de DB Xenoverse???
Miér Sep 13, 2017 6:40 am por JOKER

» entrevista parodia:adrian barba
Miér Sep 13, 2017 6:30 am por JOKER

» hola SOY GERMAN OK NO
Miér Sep 13, 2017 6:08 am por Pablich

» De qué ciudad o parte del mundo eres?
Miér Sep 13, 2017 5:00 am por JOKER

» La teoria de pixar
Miér Sep 13, 2017 4:55 am por JOKER

» POWER RANGERS NINJA STEEL VALE LA PENA
Miér Sep 13, 2017 4:44 am por JOKER

» Estoy de vuelta
Mar Sep 12, 2017 7:35 am por Pablich

» ¿Quien es mas fuerte? Vegito o bills
Mar Sep 05, 2017 7:26 pm por Super A-17

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 32 - Tortugas de fuerza ilimitada.
Miér Ago 23, 2017 11:06 am por Tserleg

» Cadena de Preguntas
Sáb Ago 19, 2017 1:24 pm por Super A-17

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 31 - Árbol y metal.
Lun Ago 14, 2017 10:47 am por Tserleg

» Mr Satán vs Tao Pai Pai
Jue Ago 10, 2017 3:30 am por Strider

» CAPITULO 4: EL GRAN TORNEO
Sáb Jul 29, 2017 11:53 am por Tserleg

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 30 - Batalla en el planeta de los biosimios.
Vie Jul 28, 2017 11:39 am por Tserleg

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 29 - Budokai XXIV. Los buenos, los feos y los malos.
Sáb Jul 22, 2017 10:51 am por Tserleg

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 28 - La llegada de Raditz.
Lun Jul 17, 2017 10:03 am por Tserleg

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 27 - Lunch Bicolor.
Lun Jul 03, 2017 5:39 am por Tserleg

» Dragon Ball Centuries - Capitulo 3
Miér Jun 21, 2017 10:58 am por arian725

» DBZ: Rompiendo el limite 4
Mar Jun 13, 2017 10:28 am por Tserleg

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 26- Campo de batalla: Múrdor.
Lun Jun 12, 2017 9:30 am por Tserleg

» DBZ-Rompiendo el Limite 3
Miér Mayo 31, 2017 10:24 am por Tserleg

» CAPITULO 3: LA LEGION DEL MAL
Lun Mayo 29, 2017 8:14 am por Pablich

» ¿Alguien sabe como cambiar de nombre de perfil?
Dom Mayo 28, 2017 8:49 am por Pablich

» Trolleadas en chats 3.0
Dom Mayo 21, 2017 5:25 pm por Pablich

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 25- Combate deportivo. Combate real.
Jue Mayo 11, 2017 9:44 am por Tserleg

» Censura de palabras en el foro.
Miér Mayo 10, 2017 6:01 am por Strider

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 24- Magia vs Tecnología.
Lun Abr 17, 2017 9:55 am por Tserleg

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 23- Viaje espacial.
Sáb Mar 18, 2017 11:41 am por Tserleg

» CAPITULO 2: LA GUERRA DEL TIEMPO
Miér Mar 15, 2017 5:37 am por Tserleg

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 22- Budokai XXII. Final.
Lun Feb 27, 2017 7:46 am por Tserleg

Indice
Temas más activos
PALABRAS ENCADENADAS
¿Quien es este personaje?
Dragon Ball Z: Battle of Gods-Post de debate
Adivina el Nombre (Todo lo relacionado con Dragon Ball)
MULTIVERFANS
Cadena de Preguntas
Trolleadas en chats 2.0
Dragon ball legendary
Dragon Ball Heroes: Informacion y deseos
Encuestas de Chicas guapas. (2)...

Comparte | 
 

 KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 14- La Garra del Diablo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Tserleg
Mutaito
Mutaito
avatar

Mensajes 53
Fecha de inscripción 26/03/2016
Reputacion 0

MensajeTema: KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 14- La Garra del Diablo   Jue Nov 03, 2016 7:08 am

LA GARRA DEL DIABLO




Conforme la nave se acercaba a la Mano del Diablo, los pájaros iban creciendo de tamaño. Demasiado. Las bandadas iban de una isla a otra. Nuestros héroes llegaron a la isla más cercana, aún apartados de los pájaros. En su mayor parte, pues algunos surgieron por detrás de la nave, rodeándola. Pájaros que no eran pájaros, sino pterodáctilos cabalgados por demonios. O al menos criaturas humanoides con aspecto monstruoso:

- ¡Larguémonos de aquí!
- ¿Dónde está tu sentido de la aventura, Yajirobe? - Respondió Tights.
- Te recuerdo que ahora cobras un sueldazo. ¡Gánatelo! - Le recordó Shu.
- ¡Todavía no he cobrado ninguna mensualidad! ¿Y para qué me sirve si voy a morir?
- ¿No podríamos largarnos de aquí y regresar con refuerzos? - Preguntó Krilín.
- Ya nos han rodeado, así que ya puestos seguimos con la aventura hasta el final. - Replicó Tights.

Los supuestos demonios sacaron metralletas y se lanzaron en tromba a por la nave. Shu, piloto de la nave, impartió instrucciones:
- Abrid las compuertas laterales. Krilín, lanza kamehames dirección a proa. Abre camino. Yajirobe, Tights, coged mis armas y ametrallad lo que se acerque.

Shu no era el mejor piloto del ejército pilafiano, pero sí uno bastante competente. Sus loopings y demás maniobras con la nave mareaban bastante a los demonios. Llamémoslos así por hacerlo corto, aunque para la científica Tights de momento sólo eran bichos feos, malos y peligrosos. Shu consiguió atravesar la isla-montaña-garra, con la ayuda de los disparos de sus compañeros. Se adentraban en la porción de mar en medio de las cinco garras de la Mano del Diablo, se vislumbraba un enorme castillo en la más alejada de las cinco. Los demonios dejaron de perseguirles:

- ¡Buf! Por fin pasó el peligro. Que bueno soy. - Se felicitó Shu.
- ¡Corre, corre! - Bramaron sus compañeros.

Entonces el piloto perruno se percató de que un pedazo de plesiosaurio emergía del agua, dispuesto a zampárselos. La nave esquivó sus fauces de milagro.



Unas horas antes.

El Maestro Tortuga y sus compañeros, ya hacía un rato que se habían alejado de la base del General White. El liberado Oomori aprovechó para preguntar:

- Vale, me habéis rescatado de la Cinta Roja, gracias. Según decís también habéis liberado Bulma, aunque me gustaría comprobarlo. Ahora que no nos disparan, ¿qué pretendéis hacer conmigo? Y sobretodo, ¿qué va a ser de mi amiga Bulma? ¿Cómo sé que está bien?

Mutenroshi respondió:
- El señor Brief nos contrató para averiguar su paradero, así que fuimos a por Pilaf y le convencimos para liberarla. A cambio le estamos ayudando en su lucha contra los rebeldes de la Cinta Roja. Supongo que también habrá ayudado la sospecha de que tal vez podríamos destrozar su palacio, como ya habíamos hecho con el campamento del General Silver.
En cuanto a usted, para Pilaf lo ideal sería que volviera con él, pero seguro que no nos pone ningún problema si prefiere que lo dejemos en cualquier otro sitio.
Bulma ha aceptado seguir trabajando para Pilaf, pero ahora desde su casa con su familia. Cuando llegamos al campamento del General White, la estaban escoltando mi discípulo Krilín y su ex compañero Shu. Lamento comunicarle que su ex compañera Mai ha muerto para salvarla de otro intento de secuestro de la Cinta Roja.

Oomori agachó la cabeza:
- Lástima, era una perra traidora y me la jugó bien cuando intenté salvar a Bulma de esos tres. Pero aún así me sabe mal.
- Aún hay esperanzas. Estamos reuniendo las mismas bolas del dragón que han permitido a Pilaf convertirse en el emperador del mundo. Si juntamos las siete tal vez podamos resucitarla, es el deseo del propio Pilaf. Incluso Bulma tiene intención de colaborar. ¿Desea ponerse en contacto con ella?



Dado el tamaño del pedazo plesiosaurio que casi los engulle, era evidente que para un bicho así, pasar del mar abierto, a la porción rodeada por las islas montañosas requería una maniobra bastante engorrosa. Era como si el animal se hubiese criado toda la vida allí sin haberse movido del sitio. No muy normal. ¿Tendría algo de demoníaco?

En cualquier caso, el dinosaurio de marras ya no sería un problema, salvo que volvieran a pasar por ahí. Así que nuestros héroes se aproximaron al castillo grandote, donde según el radar se hallaba la bola del dragón. Disminuyeron la velocidad al encontrarse con que en los alrededores del castillo, parecían haber acampado soldados. Tights oteó con sus prismáticos: eran de la Cinta Roja.

En lugar de ellos, quien se aproximó a la nave fue un único demonio con su correspondiente pterodáctilo. Pero no llevaba armas de fuego. Era corpulento y de cuerpo rugoso, de un llamativo color rojo. Era grande pero no gordo, y menos mal, pues llevaba como unas protecciones de cuero negro en los pectorales, que de haberlos tenido colgando habrían parecido un sujetador a prueba de calabazas. Lo que junto a esa especie de faldita negra corta, le habría dado un aire de transexual satánico. Afortunadamente tenía un aire varonil en plan heterosexual, estaba claro que de tener alguna pareja sería una demonia. En caso contrario, habría inspirado a sus enemigos un tipo de miedo adicional, más incómodo que el de unas simples amenazas de muerte y tortura.

Este demonio, llamado Ghastel, portaba como armas un par de mazas, que en lugar de un cacho de hierro con púas, llevaban una esfera naranja. Lo que les daba más aspecto de maracas que de mazas. También llevaba una bufanda rosa, que también le habrían dado un aspecto homosexual a cualquier otro varón.

No llevaba metralleta, ni ánimo de desenfundar las mazas. Se limitó a acercarse hasta la nave y señalar a los héroes hacia el castillo, indicando que podían acercarse con seguridad. Al aterrizar y encapsular la nave, los propios soldados de la Cinta Roja les permitieron el paso hacia el interior del pasillo, evidentemente incómodos ante la población local de demonios.

 

El Maestro Tortuga se había puesto en contacto con el Emperador Pilaf, Dueño y Señor de la Tierra:
- Majestad Pilaf, deseo comunicarle que la misión ha sido un éxito. Hemos liberado al señor Oomori sano y salvo, sin bajas por nuestra parte y habiendo dañado seriamente la base del General White. Ahora mismo estamos trasladando a Oomori a la mansión de Bulma, como es su deseo. Le recuerdo que acordamos ayudarle mientras no sucediesen cosas indebidas.

- No se preocupe, Maestro Tortuga. No estoy para eso, yo tengo que comunicarle una malas noticia. El Ejército de la Cinta Roja nos ha enviado una terrorista, que se hacía pasar por una supuesta líder de la resistencia, pero cuya verdadera identidad, que acabamos de corroborar, es la de la legendaria Husky la Gata. Una ladrona muy cotizada por gobiernos corruptos, mafias y diversas multinacionales sin escrúpulos para misiones imposibles y deshonestas. Tarifa carísima, pero resultados inmejorables.

- En esta ocasión ha fracasado: pretendía robar mis bolas del dragón y detonar el palacio con una bomba. Violet, Lunch y el resto de mi gente ha podido evitar el desastre, pero el precio ha sido alto. - A Pilaf le costaba decir lo que iba a decir. - La Teniente Coronel Violet, que acaba de demostrarnos su lealtad, ha fallecido en cumplimiento de su deber.

La noticia cayó sobre Mutenroshi como una losa. No es que conociera gran cosa a Violet, y lo que la conocía no invitaba a confiar en ella. Pero ella le recordaba demasiado a Fan Fan, su primera novia.

Conoció a Fan Fan siglos atrás, cuando era un jovenzuelo que todavía no había obtenido la juventud eterna. Cuando todavía era un discípulo del Maestro Mutaíto. Al igual que todos sus compañeros, estaba coladito por Fan Fan, una aldeana que vivía cerca del dojo. Físicamente era clavadita a Violet, o sea, muy guapa. Y con cáracter.
Cierto día, Mutenroshi la liberó de unos secuestradores, lo que ella le agradeció, secándole el sudor de su frente con su pañuelo, y quedando con él dos o tres veces. Lástima que el carácter lascivo y desesperado de Mutenroshi le hiciese estropear semejante oportunidad, terminando Fan Fan hasta el gorro de él.



Ghastel acompañó a Shu y compañía al interior del castillo, donde les recogió el mayordomo del señor del castillo. Por supuesto, era un enano deforme y jorobado, con un uniforme que sería elegante de no estar ligeramente polvoriento. También por supuesto se llamaba Ígor, aunque no tuviese nada que ver con los demás Ígors de igual aspecto, de cualquier película de terror. Bueno, a veces la variación estriba en que la ropa del Ígor de turno no es elegante, ni suponiendo que alguien consiga eliminar toda la capa de polvo. Pero es que el señor de este castillo, siendo terrorífico como el que más, era la mar de elegante.

Ígor les trasladó a un colosal comedor, cuya paredes no llegaban hasta el techo, como si se reservara espacio para que unos hipotéticos espectadores contemplasen la cena. El anfitrión y los anterior comensales todavía estaban de pie, cerca de la entrada. Ígor procedió a las presentaciones:
- Les presento al Señor Lucifer, amo de estas islas y señor de este castillo.

El tal Lucifer era una auténtica belleza, pese al estrafalario tono azul claro de su piel. Su espeso cabello está impecablemente bien peinado, sobresaliendo unas greñas por delante que le favorecían enormemente. Aparte de su elegantísima vestimenta de miembro de la nobleza, sin una mota de polvo, a pesar del viejuno aspecto de las estancias del castillo. Vampíricamente hermoso. Tights lo encontró muy atractivo, porque lo era, aunque tampoco babeó por él, como sí hubiera hecho su más joven e impresionable hermana Bulma. Shu, Yajirobe y Krilín gritaron aterrorizados:

- ¡AAAAAAAAAAAAHHHHHHHH! ¡EL GENERAL BLUE!

- ¡Los enanos ladrones! ¡Y el renacuajo sigue vivo! - Bramó Blue. Que unos miserables como ellos le robasen tan tontamente el radar del dragón había lastimado su orgullo, aunque consiguiera los objetivo principal de recuperar el cadáver del General Silver y una bola del dragón. ¡Pero es que además el enano al quien creía haber matado había sobrevivido a su paliza!

- ¡Ja, ja, ja! Parece que ya se conocían de antes. Vamooos, tranquilícense y disfrutemos todos juntos de una acogedora cena. Pero primero las presentaciones, no seamos groseros. Veo que los recién llegados ya conocen al General Blue. Su acompañante es el Coronel Green. - A Krilín y compañía les resultó chocante ver a un hombre rana en el Ejército de la Cinta Roja, pero sobretodo les preocupaba si tendría la fuerza de un soldado común, o si sería superior incluso a Blue. Otro dato desconocido era la personalidad del tal Green. Desconocido para ellos, no para el difunto Jefe Conejo.

Ígor presentó a los recién llegados:
- Y aquí la señorita Tights. - Apenas oír su nombre, Green, quien desde el principio había parecido disfrutar de su belleza, abrió sus ojos saltones incluso más de lo habitual.- Y sus compañeros son el perro Shu, el melenudo Yajirobe y el niño Krilín.

Lucifer dijo:
- Es un placer conocerles. Por cierto, señorita Tights, ¿me permitiría la grosería de preguntarle su edad?

Tights se estaba acercando a frontera de los treinta, tan temida por las chicas, con lo que en realidad la pregunta sí que le mosqueaba un poco. Pero todavía era joven, y se sentía en el mejor momento de su vida. Y aunque Lucifer había perdido algunos puntos por indiscreto, no dejaba de ser un varón muy atractivo. Y una posible fuente de interesantísimas historias. Así que se tragó la queja que iba a pronunciar, y a su vez contestó amablemente y con una sonrisa:
- Faltaría más. Tengo 29 años, ¿me mantengo bien?

- Estupendamente, señorita. - Respondió Lucifer mientras se relamía los labios.



Mr. Popó se limitó a parar todos los golpes de Gohan durante su combate a ciegas hasta que, una vez claras las cosas, le empujó hacia atrás mediante una patada en el torso:
- Y ahora quítate tu venda.

Gracias a la ventaja de poder ver, Son Gohan pudo tomar algo de ventaja a su oponente. Pero Popó resistía los golpes recibidos, además de propinar alguno. Con el tiempo, Gohan volvió a cansarse, esfumándose su ventaja, y pasando esta de nuevo a Mr. Popó. Tras ese combate, el sensei explicó a su pupilo:
- Ser capaz de aguantar en una situación de desventaja, hasta encontrar la oportunidad de remontar: No es algo que tenga que enseñarte, ya sabes hacerlo. Lo que sí te preguntarás es como me he desenvuelto tan bien a ciegas. He aquí el secreto: detectar tus golpes a través de las corrientes de aire que generan.
Más adelante te enseñaré un truco mejor, pero esta técnica además de complementar bien la próxima también te ayudará a aprenderla.

De eso hacía apenas un par de días. Gohan siguió entrenando, sin grandes progresos debido a la escasez de tiempo, pero sentía que este entrenamiento cundía mucho mejor que hacerlo solo. Estaba ahora practicando su kamehame, cuando recibió una llamada del Maestro Tortuga.



Lucifer fue el primero en sentarse en la larguísima mesa, ocupando el lugar presidencial. Blue y, para fastidio de Green, Tights se dieron prisa por sentarse a su lado. Sobretodo Blue, quien parecía haber olvidado el resentimiento que sentía hacia: Shu, por engañarle y robarle, lo que a fin de cuentas era suyo; Krilín, por no morir tras sus brutales golpes. Y la repugnancia que le causaba la fealdad y sobrepeso de Yajirobe. Turnando miradas de embelesamiento hacia Lucifer, con miradas de odio hacia Tights, la furcia que competía con él por su apuesto anfitrión.

Al lado de Tights se sentaron, por orden, Yajirobe, Shu y Krilín. Así que Green se tuvo que sentar al lado de su superior. Lucifer no necesitó romper el hielo con ninguna conversación intrascendente, pues Green no se anduvo con las ramas a la hora de dirigirse a Tights:
- Disculpe señorita Tights, ¿no será su apellido Brief?
- Correcto, coronel Green. ¿De qué me conoce usted? - Respondió con hastío la hija del hombre más rico del mundo. A quien no le gustaba en absoluto que la gente tratase como a tal.
- ¿De qué la conozco? ¡Usted es mi escritora favorita! ¡He leído toda su obra!
- Vaya, me alegro. ¿Y cuál es su favorita?

Green tuvo la impresión de que Tights estaba comprobando si él era realmente uno de sus admiradores, o sólo se lo hacía. Así que su respuesta fue completa:
- ¡Todas! La trilogía de la Federación Galáctica; "Yo Androide", y los relatos de los androides; "La caída de Kronos", y su secuela del "Ascenso de Japeto"; "Crónicas venusianas"; etc.
- No un etcétera muy largo, porque con mi edad todavía no he podido escribir mucho más. Pero veo que conoce mi obra. ¿Qué le gusta de ella? Y sobretodo, ¿qué no le gusta?
- ¡Buf! Difíciles preguntas. Sus libros de relatos cortos son ideales para cuando estás cansado, y no tienes ganas de calentarte demasiado la cabeza. Kronos, alternando las historias previas de los personajes, junto con la trama principal, se presta a una diversidad de géneros inusual: desde la ciencia ficción tradicional, a la policíaca, de viajes, misterios, etc. Japeto trata más de la evolución de los personajes, por eso quizá sea mi favorita, aunque no lo tengo tan claro. La Federación Galáctica describe muy bien los mundos donde transcurre la acción, junto a las intrigas políticas de algunos de ellos.
- Me alegra que mis libros le hayan gustado tanto. - Respondió Tights, sonriente, halagada ante la admiración de Green. - Precisamente me he embarcado en este viaje en busca de inspiración para mi próxima novela.

Lo que decía Tights era cierto. Pero tampoco lo era menos que esta declaración, iba encaminada a un vano intento por resultar menos sospechosa ante los soldados de la Cinta Roja. Como si la compañía de su trío de luchadores no clamase que buscaban la bola del dragón. En cualquier caso, Tights se encaró intrigada al señor del castillo:

- Hablando de su castillo. Si no le importa, señor Lucifer, me encantaría que nos relatara la verdadera historia de este castillo. Según las leyendas, estaría habitado por demonios que devoran a los incautos viajeros que se pierden por estas aguas. ¡Ja, ja, ja!
- ¡Mentirosa! - Interrumpió Blue. - ¡Cómo te atreves a insultar al señor Lucifer, con lo amable que está siendo con nosotros, y con lo apuesto y caballeroso que es.

A Shu, Yajirobe y Krilín les entró una sonrisilla nerviosa, tenían claro que el vampiresco anfitrión, junto a sus sirvientes de aspecto demoníaco, y el lúgubre castillo eran exactamente lo que parecían. El coronel Green también habría temblado de incomodidad, de no ser porque en él predominaba la vergüenza ante el comentario estúpido de su superior.

- Por favor, de ningún modo tengo intención de ofender. - Se apresuró a aclarar la inteligente, pero inocente Tights. - Ya he dicho que tengo claro que todo eso no son más que leyendas. Tanto el señor Lucifer, como el resto de su gente pertenecen a especies antropomorfas distintas a la humana, como el propio señor Shu, el antiguo rey Ferry, el coronel Green y tanta gente más que hay en el mundo.
De todos modos, señor Lucifer, hay algo que me intriga. De camino aquí, les expliqué a mis compañeros que los relatos de seguro había exagerado el tamaño del castillo. Ni las islas aparentaban disponer de tanta piedra como para un castillo grande, ni unas islas remotas pueden tener necesidad de unas poderosas fortificaciones. - (Qué técnico me ha salido). Pensó Tights, orgullosa. -
Por si fuera poco, aunque la llegar sí que hemos visto que las montañas son más grandes de lo esperado, y que haber piedra hayla. Las rocas que forman el castillo no parecen constar de los mismos minerales que las montañas. No cuadra nada.

- Todo tiene una explicación racional. - Dijo el señor Lucifer.

Acto seguido chasqueó los dedos, para por arte de magia unas tiras metálicas atar a los invitados a sus asientos. Pilafianos y cintarrojistas. Entre los huecos del techo, apareció una legión de demonios hambrientos, cual hooligans en el palco de un campo de fútbol:
- ¡Buf! - Se quejó Yajirobe. - Yo que me esperaba un buen banquete, y resulta que el banquete somos nosotros.
- No te quejes tanto. - Pidió Green. -  A mi también me fastidia que unos demonios me vayan a chupar la sangre, y que me dejen sin cena. Pero peor es que me interrumpan una interesantísima charla literaria, con una escritora de la talla de Tights Brief.

study

El Maestro Tortuga explicaba la situación a Oomori, Yamcha y Puar:
- El ataque lo coordinaremos con el ejército del Gran Pilaf, quien asegura disponer de una nueva y avanzada arma secreta. Pero nosotros, la escuela de la tortuga, seremos la avanzadilla. He avisado incluso a Gyumao, pues necesitaba su permiso para traer a su hija Chichi. Vendrán él y vendrá ella.
- Caray. - Dijo Oomori.- No hace tantos años las mujeres no podían ni entrar en el ejército, y ahora una de ellas es una soldado superélite que entra a saco en un cuartel, acompañando a unos superartistas marciales.
- No es un mujer soldado. Es una niña de 12 años que pelea sin armas. Semifinalista en el Budokai Tenkaichi de este año. También ha resultado ser el más motivado por venir. Dice que asaltar bases militares tiene que ser más divertido que practicar combinaciones de golpes con mi maestro.

Al quedar mudo Oomori, Mutenroshi prosiguió.
- Gyumao será recogido en un avión del Gran Pilaf. Chichi vendrá junto a Son Gohan, ambos en la nube supersónica. Esperaremos a Krilín, Yajirobe y al ejército pilafiano en este punto. Mutenroshi señaló en el mapa. - Krilín y compañía hace un rato estaban llegando a la Garra del Diablo. Como esas leyendas de la Bella Durmiente y los demonios son cuentos para entretener a los incautos, no creo que les cueste. De camino aquí un avión pilafiano recogerá su bola del dragón, para luego dejar a Tights en su mansión, y a Shu con Pilaf, Lunch y compañía.
- Si mi visita a cada de Bulma va a suponer un retraso, podemos posponerla para después de la batalla. - Dijo Oomori.
- No se preocupe. Incluso con la visita, mientras esperamos a Krilín nos dará tiempo de sobra para visitar a la encantadora Bulma. ¡Je, je, je!

lol!

Lucifer procedió a la explicación de marras:

- No soy ningún demonio, por mucho que los relatos llamen mi morada "El Castillo del Demonio". Los demonios proceden de lugar infernales: planos infernales; grutas subterráneas infernales, que aparecen en los tratados de espeleología; supongo que también planetas infernales. El famoso Piccolo Daimaoh no sé si viene de algún lugar infernal, pero seguro que su origen si lo es.
Yo no soy ningún demonio, sólo un abominable y poderosísimo vampiro. Nací siendo un humano de sangre noble, crecí en poder, y para sortear la muerte me transformé en vampiro mediante un ritual.
Tampoco es mi criado Ígor un demonio. Es un humano jorobado transformado en zombi.
El resto de mis sirvientes sí son demonios. En cuanto al castillo, pude construirlo mediante un plan urbanístico infernal.

Por cierto, jovencita sabionda. ¿Sabe algo de la leyenda de la Bella Durmiente? - Preguntó a Tights.

- Suponiendo que fuera lo obvio, la princesa guapa guapísima del cuento, dudo que lo mencione para algo tan obvio como para decirme que le chupaste la sangre. Así que me imagino que me dirá que no había ninguna Bella Durmiente hasta ahora, que he venido yo, que soy guapa guapísima.

A pesar de su indeseable situación, Green sonrió ante la vanidad de su heroína. Los demás llegaron a la conclusión de que Tights no tenía abuela. Lucifer replicó:

- Nada de eso. La belleza femenina sólo me interesa como garantía de sangre de alta calidad. Lo que quiero decir es que la Bella Durmiente no es ninguna mujer mortal, sino una joya. ¡Ígor!

El jorobado corrió una cortinita, mostrando cuatro pilares, entre los que se hallaba un pedestal con una urna, que sostenía un gigantesco diamante rojo sangre. Los demonios del palco enloquecieron de júbilo. Al lado de los pilares, y conectada al pedestal, había una cabina tipo lanzamisiles, con su respectivo asiento.

- ¡La Bella Durmiente! - Siguió Lucifer. - Esta joya lleva recogiendo la energía de la luz lunar durante varios milenios. Esta será la última noche necesaria para cargarla completamente. Al amanecer por fin podré disparar a mi enemigo, el Sol, trayendo la noche eterna sobre la Tierra y gobernando a mis anchas. Vuestra sangre será perfecta para el festín de celebración.



Los invitados recurrieron a su fuerza sobre humana para liberarse de las ataduras. Salvo Shu y Tights, claro, que fueron liberados por sus compañeros.

- ¡Lucifer! ¿¡Cómo has podido hacerme esto!? - Gritó Blue.

Demonios a montones descendieron del piso superior. Por todas partes. Los mortales, héroes y villanos, quedaron rodeados.

- ¡Contened a los demonios! ¡Proteged a Tights! - Gritó Green. - ¡Ígor feo, ven aquí!

¡Blue Ray! El general Blue disparó a Lucifer, quien esquivó su rayo ágilmente, mientras se dirigía hacia la cabina disparadora. Krilín y Yajirobe se enfrentaron a los demonios más cercanos. Shu sólo a uno: paró el garrotazo que venía en diagonal de arriba a abajo, para acto seguido pasar su katana por las tripas del demonio. Al venirle los siguientes lanzó una bomba de humo y se refugió encima de la mesa, junto con Tights, para disparar a los demás demonios con su cerbatana.

Ígor ya era un picado de por sí, cuando se trataba de pelear. Para lo que sirvió la puya de Green fue para que le atacase a él como un energúmeno, en lugar de a cualquier otro. El hachazo se hundió en el vacío, pues de un grácil salto, la rana humanoide retrocedió varios metros, para desde el aire:

- ¡Green Ray!

La Bella Durmiente es destruida. La pelea se vuelve frenética.

- ¡Malditoooos! ¡Me las pagaréis! - Grita Lucifer. Como si chuparles la sangre y destruir el Sol no fuera hacer pagar lo suficiente.

Lucifer, adopta su verdadera forma. Su rostro se vuelve un poco más ancho, los huesos de su rostro crecen un poco, marcando mucho más sus facciones. Confiriéndole una expresión más ruda y un aspecto más monstruoso. Y liberando su poder por completo.

El supuestamente hermoso y gentil Lucifer, no sólo le ha tomado el pelo al general Blue respecto a la negociación de la bola del dragón, ni ocultándole su plan de destruir el Sol. ¡Peor aún, le ha engañado sobre su aspecto!

- ¡¿Pagar?! ¡Estás muerto! - Vocifera Blue, mientras aumenta su musculatura, desgarrando la parte superior de su uniforme. Las venas le sobresalen en su cabeza, y en sus principales grupos musculares. Sus ojos resplandecen con un violento blancor, hasta el punto de no poderse ver ni la pupila ni el iris.

La imagen de Blue desaparece en un destello. Para aparecer del mismo modo, habiendo atravesado el vientre de Lucifer con la palma de su mano.

La pelea general es congelada. El ataque sin duda es mortal, Lucifer ha de estar muerto. Y técnicamente lo está, pero sólo en el sentido de ser un muerto viviente:
- ¡Ja, ja, ja! ¿Acaso crees que puedo morir así como así?

Lucifer ríe. Sus esbirros sonríen. Lucifer agarra el cuello del General Blue. Este es un luchador experimentado, que ante tales ataques automáticamente encoge su cuello como una tortuga. Pero Lucifer aprieta demasiado fuerte.



En ese instante Ghastel aterriza en frente de Tights, que rápidamente reacciona reventándole una silla en toda la cara. Pero el comandante demonio es demasiado duro, y encaja el sillazo como si nada. Ataca con un mazazo, que es frenado por la katana de Shu. Quien a su vez contrataca, pero Ghastel para el tajo con su maza izquierda. Shu se queda vendido, pues ahora Ghastel aprovecha el hueco para volver a atacar con su maza derecha. El nuevo séptimo de caballería es Yajirobe, quien para con su propia katana y lanza a Ghastel de una patada.

Todo eso mientras Krilín y Green redoblan sus esfuerzos para contener a la cada vez más exasperante horda. Aunque Green, quien tras la Bella Durmiente se encargó de Ígor, ahora se ayuda del hacha del jorobado. Aparte de sus propias patadas, claro.

¿Y Blue? Él agarra la mano estraguladora, y la aparta en dirección a su hombro, con un movimiento de cazo. Se ha liberado temporalmente de la estrangulación, pero Lucifer le golpea el pómulo con un poderoso gancho. Pero Blue es duro que te rilas, soporta el crochet y golpea los genitales del vampiro con un rodillazo, siguiendo con un cabezazo al rostro. Ahora aprovecha la distracción para sacar su mano del vientre de Lucifer, que retrocede:

- ¡Rayo infernal! - Lanza Lucifer. Un rápido rayo de ki, similar a los ataques de ki de Blue y Green, pero cambiando el color.

Green salta para enfrentarse a los secuaces demonio que tratan de rodear a su superior. Quien mientras tanto ha sido herido por la magia de Lucifer.

Shu ha sido forzado de nuevo a usar una bomba de humo. Como hay demonios por todas partes, esta distracción la aprovecha para ir saltando por las cabezas de los monstruos hasta alcanzar una columna. Una columna completamente lisa, que no acompaña con sus limitadas habilidades trepadoras. Pero lo apurado de la situación lo convierte en la envidia del mismísimo Spiderman. Una vez encaramado, limita sus ataques de cerbatana para no llamar la atención. Sólo dispara cuando algún demonio está a punto de sorprender a sus compañeros de viaje.

No es que ser lanzado por los aires de una patada sea lo más recomendable del mundo, pero ya puesto en esa situación, Ghastel supo reaccionar. Aprovechando para cambiar de sus mazas a la bufanda. Sí, bufanda. Hay héroes de fantasía con anillos mágicos, capas mágicas, armaduras mágica, pero Ghastel es demasiado original para esas cosas. Así que por cutre que parezca, lleva una bufanda mágica: capaz de alargarse a voluntad, y tan dura como cualquier garrote. Decir bastón de combate queda demasiado fino, tratándose de un demonio tan bestiajo.

Golpea al sorprendido Yajirobe. Yajirobe contraataca, y esquiva el nuevo bufandazo. Pero no el golpe con el otro extremo de la bufanda, que también es capaz de alargarse. Yajirobe mata un par de demonios carroñeros, que trataban de aprovechar la oportunidad. Y vuelve a esquivar un bufandazo, corre hacia Ghastel y esquiva el del otro extremo. Ahora es golpeado por la parte central de la bufanda, capaz de alargarse o contraerse por cualquier sitio.



Flashback:

- Te he ganado porque soy más fuerte que tú. Pero tus técnicas están pero que muy bien. ¿Me podrías enseñar alguna? - Preguntó Yajirobe a Krilín. Pero no ahora, en el Castillo del Demonio. Sino el día anterior, preparando el asalto al campamento de Orange y Gero Junior.

Presente:

Lo que golpea la bufanda no es Yajirobe, sino su imagen. El verdadero se ha desplazado hacia Ghastel. Trunks DBZ partió a Mecha Freezer en dos mitades, desde el cráneo hasta la ingle, mayormente para vacilar. Lo mismito que el propio Yajirobe el día anterior,  salvando a la atractiva Midori de unos soldados violadores. Tights también es muy atractiva, pero con el pifostio que hay es improbable que pueda distinguir una vacilada así. Además, un golpe tan bestia lo dejaría expuesto ante los demás demonios. Así que Yajirobe, esta vez opta por el pragmatismo y decapita a Ghastel sin más.

Mientras tanto, el general Blue, quien también domina la técnica de la hipervelocidad, ahora vuelve a atravesar Lucifer con la... palma de la mano, ¿qué sino? Pero esta vez no destroza su vientre, sino su corazón. Alguna vez ha oído que es el punto débil de los vampiros. Pero por si este reserva más sorpresas, saca la mano rápidamente y de un uppercut lo decapita. La verdad es que en el caso de Lucifer, con el corazón ya bastaba, pero eso no quita que sea una buena costumbre escarmentar y ser precavido.

Con la caída de su líder, lugartenientes, y buena parte de la tropa, los demonios pierden su voluntad de lucha y huyen despavoridos. Blue sigue matando a los que puede.

Green se situó al lado de Yajirobe usando la hipervelocidad:
- Sacad a Tights. Me ordenará perseguiros. Tendré que obedecer. - Advirtió apenas antes de apartarse, de nuevo con la hipervelocidad, mientras Blue seguía con los demonios.

Yajirobe avisó a sus compañeros:
- ¡Mariquita el último!
- ¡Tenemos que conseguir la bola del dragón! - Dijo Shu.
- ¡Ya la conseguirá mi maestro! - Grita Krilín, lanzando a la lenta Tights hacia Yajirobe. - ¡Hacia la pared! ¡Kamehameha!

- ¡Quietos ahí u os frío!
A la voz de mando de Blue, el comando pilafiano se frenó atemorizado. Y con razón, sus los ataques de ki a distancia bien podían reventarlos. Una vez obedecieron, Blue añadió:
- ¡Dadme el radar del dragón! ¡Y esta vez sin engaños!

- ¡Ahí va! - Krilín lo lanzó al extremo opuesto de la sala. Al menos que Blue perdiera tiempo con él.
- ¡Maldición! ¡Green, atrapa a uno y mata al resto!

Todos echan a correr de nuevo.

- ¡Sí señor! - Responde Green. Se gira hacia los demás, con resignación. - ¡Green Ray!

Falla. Los pilafianos aceleran. Lanza más Rayos Verdes. Uno de ellos atraviesa el cráneo a Shu, quien cae fulminado. Otros hieren a Krilín y Yajirobe, pero su dureza a prueba de balas les permite resistir, aunque muy dañados. Otros disparos sencillamente fallan. Los tres supervivientes saltan juntos por el agujero de la pared. Tights activa la cápsula y de repente están todos a bordo del avión, que la escritora consigue controlar antes de que se estrelle contra la falda de la montaña.



- ¿El radar del dragón? ¡Malditos bastardos! ¡Es un reloj de bolsillo! ¡Me las pagarán!

Momentos después, tras una severa reprimenda a Green por haber matado sólo a uno; y que hubiera supuesto su fusilamiento de ser cualquier otro subordinado, y de no ser porque al menos la víctima fue el condenado perro ninja ladrón; Blue ordenó la persecución aérea.

Los rápidos aviones de combate de la Cinta Roja ya casi los tenían a tiro de misil:
- ¡Kamehameha!

Si bien esta técnica de Krilín, resultaba demasiado lenta para responder a los rápidos ataques de ki de Blue y Green. Su enorme rango y potencia la hacían ideal para combates aéreos. La nave de Blue y Green fue derribada, teniendo que saltar ambos al mar. El resto de sus naves se retiró para evitar males mayores.

Pírrica victoria. Quien se apoderó de la bola del dragón del castillo fue la Cinta Roja. Lo único que obtuvieron nuestros héroes fue la muerte de su compañero.


--------------------------------------------

NOTAS DEL AUTOR:

1- Las novelas de Tights mencionadas por Green, están basadas en algunas reales, que considero recomendables:
- "Yo, Robot", "Pentalogía de la Fundación" y diversos libros de relatos cortos de Isaac Asimov.
- "Hyperion", "La caída de Hyperion", "Endimion" y "El ascenso de Endimion", de Dan Simmons.

Conozco novelas que me han gustado todavía más, pero al no ser de ciencia ficción no me han parecido adecuadas para las menciones de Green.

2- En la película, Lucifer muere cuando es destruida la Bella Durmiente. Pero en mi relato él está a la suficiente distancia para que no le afecte la explosión.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 

KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 14- La Garra del Diablo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 

 Temas similares

-
» y otra mas para tortuga, moneda de ebusus, del tipo 17
» Naruto-La historia de garra (Yashamaru y Garra) mi segundo doblaje
» "Mi primer maestro fue un perro".
» El Maestro aparece cuando el alumno esta listo.
» AL MAESTRO MARIANO BEQUER, RONDEL.
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro oficial Dragon Ball Multiverse :: Zona Fan-Art :: La zona del fan :: Fan-fics-