Foro oficial Dragon Ball Multiverse

Foro oficial Dragon Ball Multiverse

Comunidad española y latina del comic dragon ball multiverse.
 
ÍndicePortalCalendarioGaleríaFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Últimos temas
» CAPITULO 2: LA GUERRA DEL TIEMPO
Hoy a las 9:38 am por Pablich

» fanmanga: dboth saga III revelations chapter 37 beggins
Jue Feb 23, 2017 7:27 am por yami82

» Anime de Dragon Ball Multiverse?
Jue Feb 16, 2017 11:44 pm por sokushageta

» 10.000 juegos del ZX-SPECTRUM para Tu PC, Con Menu Incluido !
Jue Feb 09, 2017 5:17 am por usa-software

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 21- Budokai XXI
Lun Feb 06, 2017 10:05 am por Tserleg

» Versus de DB
Dom Ene 29, 2017 4:23 am por er_feyd

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 20- El quinto hombre.
Lun Ene 23, 2017 6:50 am por Tserleg

» CAPITULO 1: LA PATRULLA DEL TIEMPO
Dom Ene 22, 2017 7:13 pm por Pablich

» Los dos mejores y los dos peores enemigos principales de película de DB
Dom Ene 15, 2017 9:41 am por Janemba20

» Capitulo 6 final
Sáb Ene 07, 2017 3:15 pm por thetis

» Capitulo 5
Sáb Ene 07, 2017 3:14 pm por thetis

» Capitulo 4
Sáb Ene 07, 2017 3:13 pm por thetis

» Capitulo 3
Sáb Ene 07, 2017 3:12 pm por thetis

» Capitulo 2
Sáb Ene 07, 2017 3:11 pm por thetis

» Capitulo 1
Sáb Ene 07, 2017 3:09 pm por thetis

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 19- ¡Lucha contra Piccolo!
Lun Dic 26, 2016 7:15 am por Tserleg

» DBS alcanzó a GT en capítulos. ¿Hasta ahora cuál es mejor?
Dom Dic 25, 2016 8:31 am por John Fénix

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 18- Piccolo Daimaoh
Sáb Dic 24, 2016 10:54 pm por Tserleg

» Sprites actualizados 23/12/16
Vie Dic 23, 2016 6:48 pm por Pablich

» Presentacion + Aporte
Miér Dic 21, 2016 4:20 am por Strider

» CAPITULO 4: EL GRAN TORNEO
Sáb Dic 17, 2016 3:04 am por Pablich

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 17- La Postguerra Cintarrojista
Lun Dic 05, 2016 7:01 am por Tserleg

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 16- Batalla en el Cuartel.
Lun Nov 28, 2016 5:25 am por Tserleg

» Las lineas temporales de Dragon Ball Super
Miér Nov 23, 2016 9:44 am por Pablich

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 15- Asalto al Cuartel General.
Lun Nov 21, 2016 5:30 am por Tserleg

» 5- El ayuntamiento
Sáb Nov 19, 2016 3:01 am por Pablich

» 4- El instituto
Sáb Nov 19, 2016 2:45 am por Pablich

» 3- Biblioteca
Sáb Nov 19, 2016 2:29 am por Pablich

» 3- Comisaria
Sáb Nov 19, 2016 2:23 am por Pablich

» 3- Centro Medico
Sáb Nov 19, 2016 2:06 am por Pablich

» 2- Bloque de pisos
Sáb Nov 19, 2016 2:03 am por Pablich

» 1- Callejon
Vie Nov 18, 2016 7:23 pm por Pablich

» Black Goku vs Baby Vegeta
Miér Nov 16, 2016 11:16 am por Ocnarf 9000

» Hope en Barkston: el Edificio
Vie Nov 11, 2016 3:17 pm por er_feyd

» Hope en el Callejon
Vie Nov 11, 2016 2:00 pm por er_feyd

» Tarzán en el cashejón.
Jue Nov 10, 2016 11:02 am por Strider

» Pedido de Ficha
Miér Nov 09, 2016 3:08 pm por Pablich

» TUTORIAL Y REGLAS
Miér Nov 09, 2016 3:05 pm por Pablich

» Bill en el Callejon (Tutorial)
Miér Nov 09, 2016 2:58 pm por Pablich

» Mapa del area y reglas de vehiculos
Sáb Nov 05, 2016 8:24 pm por Pablich

Indice
Temas más activos
PALABRAS ENCADENADAS
¿Quien es este personaje?
Dragon Ball Z: Battle of Gods-Post de debate
Adivina el Nombre (Todo lo relacionado con Dragon Ball)
MULTIVERFANS
Cadena de Preguntas
Trolleadas en chats 2.0
Dragon ball legendary
Dragon Ball Heroes: Informacion y deseos
Encuestas de Chicas guapas. (2)...

Comparte | 
 

 KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 13- ¡Caza al terrorista!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Tserleg
Videl
Videl


Mensajes 33
Fecha de inscripción 26/03/2016
Reputacion 0

MensajeTema: KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 13- ¡Caza al terrorista!   Lun Oct 03, 2016 9:25 am

¡CAZA AL TERRORISTA!



Quedaría muy bien narrar que el pijama de la preciosa Lunch constaba de dos gotas de Channel nº5. Incluso aunque el lector no sepa realmente que olor hace. El caso es que las noches del desierto suelen ser frías, por lo que Lunch dormía en un pijama de verdad, con manga larga y todo. Al menos, al ser verano, el pijama era de entre tiempo, no uno bastote de invierno. En cuanto al perfume, Lunch Morena sólo lo usaba para ir de fiesta; mientras que Lunch Rubia, si bien sí se perfumaba más a menudo, sólo lo hacía con betún, cuando se preparaba para un asalto nocturno, o con las salpicaduras de sangre de sus víctimas.

Mediada la madrugada, Lunch se despertó con un sobresalto. ¡Un desalmado había irrumpido en su habitación para violarla! El muy cabrón acababa de alcanzar su cama y la estaba zarandeando.
- ¡GROAAAARRRRRRRRR! ¡Toma, mijo majo!

¡RA-TA-TA-TA-TA-TA!

- ¡Que no, Lunch! ¡Soy yo!

Lunch conocía al violador frustrado, Fred, un compañero soldado que estaba haciendo la guardia.
- ¡¿Y qué hacés aquí?! ¿¡Irrumpiendo en el cuarto de una chica!? - La propia Lunch Rubia era la primera en reconocer que el término "dama" no era adecuado para ella.
- ¡Ejem! - Fred le mostró el folio de la mesita de noche, con un mensaje de parte de su contrapartida morena:

"NOTA PARA LUNCH RUBIA
¿Te suena de algo Ana Franz, la líder de la resistencia de la Capital del Este? Se te parece a ti, pero en pelirroja. Por si no es quien dice ser, Violet ha dado instrucciones a Fred para que te despierte inmediatamente si pasa algo sospechoso.
Por favor, NO LO AMETRALLES.
Lunch Morena."

Lunch se dio cuenta entonces de que la alarma estaba sonando a toda castaña. Y de que Fred la asesinaba con la mirada.
- Vaya, siento lo de disparar a matar.

Lunch cogió una cápsula. A continuación, saltó por la ventana en pijama, y activando su cápsula se equipó con su armadura cibernética.



Mientras viajaban a La Mano del Diablo, Tights les habló a sus compañeros acerca de la geografía y leyenda del misterioso archipiélago:

- Geológicamente es una rareza, pues aunque hay bastantes islas montañosas en medio del océano, siempre son volcánicas. Pero estas no son volcanes, sólo montañas relativamente altas pero sin ninguna actividad volcánica. Hasta ahí son algo único y ya está, pero lo siniestro es su forma retorcida. Las fotografías de los pocos viajeros que se han acercado físicamente, parecen mostrar algo así como una garra demoníaca intentando agarrar algo. He descargado en mi tablet algunas imágenes colgadas en internet, ¿veis? Ninguna otra montaña tiene esa forma de dedo retorcido, aparte de estas cinco.

Ahora la leyenda. Las brumas de las islas ocultan un castillo imponente y tenebroso. Suponiendo que de verdad exista, no creo que sea tan imponente, pues aunque las montañas quizá dispongan de buenas canteras, no me parece que estas islas puedan haber estado tan pobladas como para necesitar un castillo grande. Si acaso una flota, o ni eso, pues son unas islas muy apartadas y que no parecen disponer de grandes riquezas naturales. Pero claro, en un cuento queda mejor un castillo grande y absurdamente caro, que otro de tamaño y precio adecuados.

Los castillos de las tierras civilizadas cuentan con museos y paradores nacionales donde se come de miedo. Los castillos de lugares recónditos cuentan con fantasmas, dragones, brujos, monstruos o princesas encerradas. En el caso que nos ocupa la princesa lo que está es encantada. Huelga decir que como toda princesa de cuento de hadas, es bellísima: "Sólo las diosas, si es que existen, se le podrían comparar en belleza". Vale que las princesas llevan vestidos más bonitos y se lavan con más frecuencia que las aldeanas anteriores a los tiempos del agua corriente. Pero ese plus de belleza basado en su corona y billetera me saca de quicio. No me sorprende que haya varias leyendas de dioses y reyes haciéndose pasar por pobres, para que quienes les rodeen den a conocer su verdadera naturaleza.

En fin, quien sabe chicos. Igual además de para conseguir una bola de dragón, esta misión os sirve para ligar con una princesa de ensueño.



La armadura droide que surgió tras Husky, apenas salir al patio exterior, no era la de Lunch sino la de Violet. Se despertó de golpe apenas sonar la alarma. Lunch tenía el sueño ligero, y la cabeza despejada sin importar la hora intempestiva a la que se levantase, gracias a la costumbre tanto de las guardias cuando era una militar de bajo rango, en sus tiempos previos a la Cinta Roja, como a la de hallarse en misiones en territorio hostil, donde los posibles enemigos no eran gente que de tiempo a sus adversarios a lavarse las legañas. Pero en este caso la prontitud de Violet se debió a otro factor: se había acostado pensando que todo marchaba bien, que todo evidenciaba que Ana Franz era quien decía ser. Pero los recelos de Lunch Morena, la persona más bien pensada del mundo, junto a su conocimiento de las tácticas de la Cinta Roja, la mosqueaban. Estaba seguro de que todo eran paranoias suyas, pero en cualquier caso las tenía.

Ahora la paranoia había hecho sonar la alarma, tras robar las bolas del dragón y matar varios guardias. No sabía quienes eran entre todos, pero seguramente alguno de los cadáveres era alguien con quien había compartido algún almuerzo en los últimos días. No había trabado todavía amistad con ninguno, salvo con Lunch, ni había venido a ello. Pero sí había venido a ganarse la confianza del Gran Pilaf y sus hombres, y no pensaba permitir que aquella zorra la hiciese quedar mal.

¡RA-TA-TA-TÁ! ¡BOOM! ¡FLOASH!

Cualquiera de las dos guerreras podría aniquilar a su adversaria, quizá las dos a la vez. Pero Husky no era una loca adicta a las emociones fuertes, sino una pragmática profesional. Así que pulsó el botón de "Eject" y salió disparada hacia el cielo, para una vez arriba utilizar otra cápsula y volver a salir disparada. Pero esta vez pilotando un avión de combate.

Justo a tiempo para verla escapar, llegaron los refuerzos de Violet con sus respectivas armaduras droide. Violet se sentía frustrada por como había escapado ante sus narices la terrorista de la Cinta Roja. ¿Terrorista? ¿Cinta Roja? Tuvo un presentimiento.

- ¡Chicos, apartaos! - Dijo corriendo hacia ellos, con los brazos de la armadura abiertos de par en par.

La armadura de Husky explotó, no causando daños más allá de leves averías en los droides de los soldados gracias a que el aviso de Violet les disuadió de acercarse más de la cuenta. Violet estableció otra conexión en su cerebro de ex militar de la Cinta Roja. Se dirigió hacia el líder de sus camaradas:
- ¡Eihei! Esa perra puede haber dejado una bomba en el palacio. Que algunos guardias busquen mientras enviamos algún avión en su persecución.

Eihei abrió la compuerta de su droide para lanzar una cápsula. De la cual surgió otro avión:
- Violet, confío en ti. ¡Ve a por ella!



- Novecientas noventa y ocho, novecientas noventa y nueve, ¡y mil!

Chichi acababa de realizar todas esas abdominales, sosteniéndose sólo por los pies y colgando por la barandilla de la Torre Celestial.

Pocos días antes Son Gohan la había dejado en manos del Gato Ermitaño para que la entrenara. La primera  media hora la dedicó a lo mismo que a antaño el Maestro Tortuga dedicase sus primeros tres días en la Torre: intentar arrebatar el agua sagrada a su guardián. Durante esa hora, Chichi utilizó todos sus recursos: Técnica de la Imagen Múltiple, llegando incluso a las quince copias estáticas de sí misma; o a sólo 3 pero siendo capaz de moverlas "simultáneamente". Hipervelocidad, convirtiéndose en un borrón, o incluso directamente invisible al ojo humano; pero al ojo humano no entrenado, no al del Señor de la Torre, muchísimo más veloz que ella.

Incluso probó a utilizar la frustración y la adrenalina para escudar su cuerpo, y marchar directa, ora a por a por el Jarrón ora a por el custodio gatuno. Ello le permitiría resistir, e incluso ignorar, los más poderosos golpes. El gato se divirtió un rato esquivando todos sus ataques sin tocarla. Cuando se hartó del juego, la noqueó al primer golpe, tan solo tuvo que golpearla en uno de los muchos puntos de presión del cuerpo humano. Además, como él mismo decía, atacar ciegamente la volvía lenta y predecible, incluso sin necesidad telepatía.

Tras la cura de humildad, Chichi consideró que, si bien perseguir el jarrón era un magnífico ejercicio en sí mismo, sería un entrenamiento todavía más completo si lo combinaba con los ejercicios que ya había aprendido con su padre, junto a los que su nuevo sensei tuviera a bien mostrarle.

Los abdominales en el vacío eran idea de la propia Chichi. Desde un punto de vista fisiológico, no era diferente a hacerlos sobre una tabla muy inclinada, pero contemplar el suelo desde kilómetros de altura a cada abdominal, es una sensación realmente incómoda a la que la niña quería acostumbrarse. El stress de un combate requiere un gran temple y sangre fría para saber gestionarlo, y la pequeña Chichi era partidaria de entrenamientos tan desquiciantes como ella misma, para que llegada la hora de la verdad, un oponente queriendo matarla a golpes resultara un relax, comparado con lo ya sufrido en sus entrenes.



- Majestad Pilaf, Violet sospecha que Ana Franz puede haber puesto una bomba en su habitación. He llamado a los guardias que la custodiaban pero no responden.
- Me haré cargo de ello, Eihei. Ocúpese de Ana.
- En ello estamos, majestad.

A continuación el Gran Pilaf contactó con conserjería. - Llamen al artificiero inmediatamente. Que marche hacia la habitación de Ana Franz. Posible bomba.
- ¡Glups! Majestad Pilaf, el único artificiero que no está ocupado con alguna misión es el teniente Burill, lo hizo encerrar en el calabozo la semana pasada por hurgarse la nariz.
- ¡Maldita sea! ¡Maldito guarro! Envíenlo por si acaso. Voy para allá. Quiero que también se registre el resto del pasillo, por si acaso. Sobretodo allá por donde haya pasado Ana Franz.

Pilaf imaginaba que sería una falsa alarma de la paranoica de Violet, pero mejor no arriesgarse. Llegó en un santiamén a la habitación de la terrorista, escoltado por varios guardias y equipado con una cápsula con una armadura cibernética. Los guardias habían encontrado una bomba bien gordota y bien visible, sin duda Ana Franz la habría llevado escondida en alguna cápsula. Afortunadamente el Gran Pilaf era un gran ingeniero, que partiendo del capital de la corona de su pequeño reino original, pudo crear una poderosa empresa de robótica y armamento, gracias a la cual aumentó su riqueza y recursos, facilitándole la obtención de las bolas del dragón.

Si bien su especialidad era la robótica y automatización, también poseía conocimientos de explosivos. Pero había un problema, tras desmontar la carcasa de la bomba resultó que estaba diseñada para poder ser parada únicamente con el mando a distancia. Quizá cortando algún cable o quitando alguna pieza podría desactivarse, pero sería una opción demasiado arriesgada sin estudiar debidamente la circuitería. Al no ser un auténtico especialista necesitaba tiempo para estudiarla, pero esta podría explotar en cualquier momento. Quizá ahora mismo.

Un momento, no hacía falta complicarse la vida. Rápidamente sacó su armadura de combate, se inclinó y salió de ella abriendo la escotilla:
- ¡Guardias, introducid la bomba dentro!

Claro que se apresuraron. Una vez introducida la bomba, Pilaf extrajo de su bolsillo el mando de su propia armadura. Que salió volando por la pared exterior. Para cuando detonó, en una espectacular explosión, la bomba ya iba por los cielos, demasiado alejada del palacio, para sólo matar unos pobres pajaritos que pasaban por allí.

Ahora sólo quedaba esperar que esa perra terrorista fuera cazada.



Ambas aviadoras pilotaban naves similares, pero la teniente coronel Violet acumulaba más horas de vuelo que la ladrona Husky. Recortó la desventaja de la primera y comenzó a lanzarle misiles. Husky los esquivó con habilidad, pero era consciente de que no era cuestión viajar varias horas seguidas con la muerte en los talones. También estaba el problema de que los refuerzos del avión perseguidor llegarían en cualquier momento, así que optó por una solución osada: Descendió en picado, para que la confiada Violet la siguiera. Y en cuanto ya comenzaba a estar demasiado cerca del suelo descargó una ráfaga de bombas.

A duras penas, Violet esquivó el campo de bombas a tiempo. Husky, a modo de osado plan B, con un botón volvió a convertir su avión en una cápsula, para abrir su paracaídas y con otra cápsula, esta activada con un pulsador de su brazalete, sacar un bazooka con el que disparar a su perseguidora. Violet forzada a desviarse por la ruta marcada por el campo de bombas, no pudo esquivar el bazookazo, Tampoco reencapsular su avión, pues no caería a tiempo de evitar el proyectil, así que se vio forzada a propulsarse con el asiento eyectable.

Al llegar al suelo, Husky guardó su bazooka de nuevo y activó la armadura droide de reserva. Violet tenía miedo de que el paracaídas la convirtiese en un blanco fácil, así que lo activó poco antes de llegar al suelo, para así frenar su caída antes de reactivar su propia armadura. El problema es que caer resta maniobrabilidad, por lo que Husky aprovechó para tomar la iniciativa lanzando un minimisil, que Violet apenas tuvo tiempo de esquivar tras su caída. Ni siquiera lo esquivó del todo, la explosión le pilló demasiado cerca, causando daños en su droide de combate. Por si fuera poco, Husky no paró de atacar, alternando ráfagas de metralla con más minimisiles.

Ambas entraron al juego de moverse esquivando a la vez que disparaban, pero con ventaja para Husky, originada por el anterior descuido de Violet. El droide de la ladrona sólo presentaba daños menores cuando Violet se vio obligada a salir del suyo. No estaba completamente indefensa, contaba con metralleta y un juego de granadas, pero la menor potencia de fuego, y la falta de armadura cibernética la ponían en una situación crítica. Su única protección era el kevlar del uniforme militar y su chaleco antibalas.

Sólo el instinto de combate y la preparación física de Violet la mantenían con vida, pero así sólo podría durar muy poco tiempo. Muy poco tiempo es lo que tardó su enemiga en cesar su ataque, pues veía a lo lejos los cazas aéreos que venían en auxilio de una Violet que difícilmente iba a atreverse a perseguirla. Así que Husky se adentró en el bosque que comenzaba allí mismo.

Un bosque que incluso una forastera como ella, sabía poblado de dinosaurios.



Si bien todavía muy a lo lejos, las islas de la Garra del Diablo ya estaban a la vista.

- ¿No os parecen muy siniestras esas bandadas de pájaros? - Preguntó Shu.

- Sí, a nosotros y a cualquiera. - Contestó Tights. - Aunque con ese telón de fondo es normal. De hecho, muchos viajeros han afirmado haber visto demonios voladores en estas islas. Unos por ser unos supersticiosos sugestionados, que ven unos pájaros allá donde Mutaito perdió la capucha y han de ser unos demonios. Otros por ser unos bromistas con ganas de darse importancia en bares de borrachuzos, o vender libros a gente aburrida.

Sí que es verdad que muchos navegantes han desaparecido por estas aguas. Pero no puede ser porque estén llenas de escollos y arrecifes, tan traicioneros para los barcos; ni porque sea una zona tormentosa, ideal para los naufragios. Nooooo. Ha de ser por los demonios. Bueno, ahora algunos modernos lo achacan a los extraterrestres, tan omnipresentes ellos en esta era tecnológica. Imaginaros que el famoso escritor y ufólogo, Benito Juánez, ha escrito una serie de libros llamada "Mula de Troya", donde resulta que Dios Todopoderoso es un alienígena. ¡Ja, ja, ja, ja! ¿Os imagináis al extraterrestre ese en su platillo volante? Hola soy Dios, y vengo en mi nave espacial, a traer paz y amor siderales.

- Shu, Krilín y Yajirobe se miraban unos a otros, incómodos. -

Perdonad que me tronche, pero es que... Vale que esos libros están muy bien, al menos el primero, paso de leerme el segundo de los nosecuantos que hay. Pero una cosa es escribir una honrada novela de ciencia ficción para entretener a la gente, como hago yo. Y otra es pretender hacer creer que las invenciones de uno son verdad. Esta bien usar recursos para sumergir al lector en las historias de uno, ¿¡pero hará falta eso!?



Los refuerzos consistían en tres aviones de combate. Los tres aviadores eran el capitán Torelli, el sargento Takeshi y Lunch. Incapaces de seguir el rastro de Husky en el frondoso bosque, optaron por recoger a Violet y preguntarle por la situación. Una vez relatada, Violet preguntó:

- ¿Alguno de vosotros es un rastreador experto?
- Takeshi y yo somos de aviación. En el aire no tenemos muchas huellas que rastrear. - Respondió Torelli.
- Yo sólo soy una honrada ladrona. - Respondió Lunch.
- Bueno, entonces nos conformaremos con mis habilidades básicas de rastreo. - Sentenció Violet.
- Teniente coronel, los aviones ya no son aptos para esta persecución. Takeshi y yo podemos ayudar con sendos helicópteros, pero debería ser de apoyo. Una armadura droide es más fácil de ocultar entre el follaje, así que pese a nuestra mayor potencia de fuego nosotros estaríamos más expuestos. Así que ustedes la perseguían por el suelo con armaduras, mientras nosotros rastreamos su busca con nuestro rádar. Aquí tiene otra armadura, coronel.
- Vaya, gracias. "Simpático". - Bastante tenía con una noche de recibir tiros, como para que encima un gracioso bromease al respecto. Normalmente Torelli sabía decir esas cosas con gracia, pero a veces fallaba al medir sus bromas en momentos inoportunos. - Su idea es buena, capitán Torrelli, pero se me ha ocurrido una pequeña variación para recortar más fácilmente la ventaja que nos ha sacado esa perra.



Mr. Popó y Son Gohan estaban descansando en medio de una dura sesión de entrenamiento. El ejercicio anterior había consistido en un simple combate de sparring, desarrollado como todos los anteriores en los pocos días que llevaban juntos: inicios equilibrados, ganando Popó ventaja progresivamente.

- Sin duda eres un rival formidable. - Decía Popó. - A juzgar por nuestras ocasionales observaciones, tu nivel es incluso superior al del Maestro Tortuga antes de advertirle de la amenaza de los guerreros del espacio. Es más, él sigue por delante tuyo porque hasta cierto punto también se la tomó en serio, pero el hecho de haber conocido en persona al tal Jaco y al bebé alienígena, te ha dado una motivación adicional que te ha permitido recortar distancias.

- Sí, pero de lo que se trata no es de superar a mi maestro. Sobretodo ahora que Dios mismo ha confirmado que incluso su propia fuerza está muy por debajo de la de un guerrero del espacio promedio.

- Varias veces por debajo, según le han informado. Pero el caso es que en apenas unos años vuestro nivel de fuerza ha pasado de ser similar al del Maestro Mutaíto, a quien nosotros mismos hemos conocido en persona, a estar casi en el de un Piccolo Daimaoh en plenitud de su poder. Con ayuda de nuestra preparación, aceleraréis vuestro progreso considerablemente. En el caso de vuestros jóvenes pupilos, incluso más. Calculo que estaréis preparados para los guerreros del espacio de nivel bajo y medio, mientras no estén transformados. En el resto de caso ya tengo dudas, ¿pero quién sabe?

En cualquier caso no debemos perder tiempo. De momento tienes que mejorar dos cosas:
- Tu resistencia física. No estás acostumbrado a pelear a una altitud tan elevada, donde escasea tanto el oxígeno. Pero ese problema se te corregirá ya sólo de entrenar aquí.
- Tu técnica. Tienes una técnica mucho más limpia que hace unos pocos años, pero sigues teniendo detallitos que limar. Se podría pulir con ejercicios técnicos, que al resultarte más difíciles por el cansancio de esta altura, te resultaría más eficaces que en el suelo. Ya sabes que no es lo mismo practicar una técnica en condiciones idílicas que en situaciones críticas. Lo idílico es un paso obligado para coger las bases, pero que ya has recorrido; ahora te queda lo crítico. Pero para próximos días, ahora tengo preparado un ejercicio que te ayudará a que te cunda más, aparte de ser un truquito útil por sí mismo. Volvamos a hacer sparring, pero ahora ambos con estas vendas en los ojos. Cuando terminemos comprenderás lo que quiero decir.



El cazador estaba de cuclillas y con los pantalones bajados, tras un matorral en el bosque de los dinosaurios, cerca de un claro. ¿Qué hacía este señor en esta escatológica pose, más propia de un belén catalán? ¿Y a esas horas de la noche? La respuesta se hallaba en una rocambolesca serie de coincidencias.

Se hallaba en un periodo de vacaciones, algo escaso en su curro. Y había aprovechado para tener una estancia por esas tierras con unos amigos cazadores. Todos ellos le habían ofrecido para dormir como mínimo un sofá en su morada, pero declinó sus ofrecimientos por la misma razón por la misma razón por la que también rehusó alquilar habitación en un hotel: quería sentirse vivo, durmiendo al raso en un bosque salvaje, poblado por criaturas primordiales, más antiguas que los continentes y sentirse fundido con la naturaleza.

Respecto a su posición actual, es lo que ocurre cuando después de una copiosa cena se ingiere varios kilos de naranjas, seguidos por un exceso de bebidas alcohólicas. Incluso el sistema digestivo del hombre más robusto tiene sus límites.

¡BROUM! ¡BROUM! ¡BROUM! ¡BROUM! Sin dejar su faena, observó como un droide de combate tripulado corría a toda velocidad cerca de él, marchando todavía más separado del claro que él mismo, como si su conductor no quisiese ser detectado. O detectada, le había parecido distinguir una hermosa melena, pero a la velocidad a la que iba prefirió no fantasear. Aunque le parecía improbable, prefirió no imaginarse cosas raras con una chica que igual resultaba ser un maromo heavy metalero.

Un momento después.

¡FLUUUUSHHH! ¡FLUUUUSHHH! Eran dos motos aerodeslizantes conducidas, y esta vez con seguridad, por dos preciosidades, una con el pelo lila y la otra rubia. Sus vehículos eran más rápidos que los de la anterior, por lo que seguramente la alcanzarían. Supuso que llevarían armamento pesado encapsulado, pues con simples metralletas no serían rivales para el droide de combate de la fugitiva.

¡GROAAARRRRRR! Claramente el rugido de un tiranosaurio. Como todos los reptiles, suelen mostrarse menos activos a altas horas de la noche, pero la sucesión de ruidos estruendosos lo había espabilado. Y el olor del cazador, acentuado por la tarea que estaba realizando, lo había atraído inexorablemente a un banquete fácil.

Si los dinosaurios bautizasen a sus crías con nombres humanos, probablemente este se llamaría Armando. Pues se disponía a realizar la hazaña del señor ídem, matar a un hombre cagando.

El cazador primero sintió el retumbar del suelo bajo los pies de la bestia. Luego el espantoso aliento del animal, pese a que el nuevo rugido fue todavía a varios metros de distancia. Así que se desembarazó de los pantalones bajados, y de un tremendo salto se abalanzó sobre el pobre Armando y lo fulminó de un puñetazo.

El cazador no pudo participar en el anterior Budokai Tenkaichi, porque el día de la inscripción se olvidó del asunto por haberse alargado más de lo previsto con una bella señorita. Pero escarmentado por no haberse enfrentado a una serie de grandísimos luchadores, no volvería a despistarse cuando llegase el Budokai XXII.



Violet y Lunch por fin veían a la supuesta Ana Franz, a través de los árboles. Así que levantaron la moto para dar un salto en el aire, momento en el que aprovecharon para encapsular sus motos y volver a desencapsular sus armaduras droide. Maniobra destinada a cambiar de vehículo con el menor retraso de tiempo posible.

Mientras tanto, Husky había detectado a sus dos perseguidoras, de las que intuía, por el número de aviones que había divisado un rato antes, que los refuerzos no estarían muy lejos. ¡Maldita sea! No sólo el castillo había estado mejor custodiado de lo esperado, sino que la reacción de las tropas imperiales también había sido más veloz. Ahora las dos perras del enano de Pilaf ya la tenían. En fin, ellas lo había querido, usaría su última carta.

Abrió por un segundo su escotilla y lanzó un par de cápsulas, surgiendo un droide A-2 de cada una. Las perseguidoras aparecieron, ambos robots corrieron hacia Violet y Lunch disparando metralla y granadas, apoyados por detrás por una Husky que también se movía, pero sólo de lado a lado, para dificultar los probables disparos hacia ella.

Pero la experiencia en combate y manejo de las armas de ambas mercenarias era superior a la inteligencia artificial de los droides. Sin dejar de avanzar, fueron esquivando la mayor parte del fuego enemigo, recibiendo sólo daños menores; por contra,  los proyectiles de las guerreras sí destruyeron a los droides. ¡Dos contra uno! Lamentablemente, al pasar al lado de los restos de los robots, Husky pulsó un par de botones, haciendo detonar los A-2.

Violet y Lunch pudieron salir de sus inutilizadas armaduras, algo magulladas pero nada grave de no ser por el fuego de Ana Franz. Además, el humo de las explosiones hizo estornudar a Lunch, quien había vuelto a su versión pacífica. El chaleco antibalas y el kevlar de Violet le permitió soportar los primeros disparos. Hacían daño, aunque podía resistir un poco gracias a su entrenamiento, que sólo llevaba unos días siendo tortuguiano, pero con la base previa de una vida marcial. Esquivó la mayor parte del fuego siguiente zigzagueando. Husky intensificó el fuego, frenó un poco a Violet, y centró los siguientes disparos en su cabeza. La reventó como si fuera una sandía.

- ¡Violet, no! - Gritó Lunch desesperada. Lloraba como una Magdalena.

- ¡Ja, ja, ja! Tranquila, enseguida acompañarás a esa pazguata.

¿Violet? ¿Pazguata? Lunch, seguía llorando. No estornudó

Lunch se transformó sin más. Su llanto cesó de inmediato.

Lunch no dijo nada. Sus arrebatos de furia solían llevarla a gritar, pero este se fundamentaba en una razón más poderosa que un simple botín. Con el pie enganchó una  plancha de acero de los restos de la armadura de Violet, y la levantó como si fuera un futbolista con su pelota. La cogió a modo de escudo y cargó contra la zorra de Ana Franz.

Las balas de Ana, o mejor dicho Husky, atravesaban sobradamente el escudo improvisado. Pero perdiendo potencia, lo que sumado al chaleco, kevlar, resistencia física y determinación de la delincuente, esta podía soportarlo. Husky le lanzó una granada, que aunque esquivó a tiempo para no recibir la explosión de lleno, la onda expansiva la empujó a un lado. Lunch podía resistir eso y más, por lo que siguió cargando, ahora sin escudo. Se cubrió la cabeza con los brazos, que al contar sólo con el kevlar, las balas le causaron diversas fracturas de huesos.

Aún así pudo encararse a la escotilla del droide de Ana, la cual de un salto con patada, la destruyó. Había alcanzado a la terrorista, pero esta aún se hallaba entera, mientras que Lunch tenía los brazos destrozados. Aún así, aprovechó la sorpresa de Ana para desenfundar un cuchillo. Husky consiguió agarrarle la muñeca, y apretó. Con los huesos hechos migas, le hizo mucho daño a la pobre Lunch. Lunch dio un cabezazo a la terrorista, la distracción le permitió liberarse del agarre y volver a acuchillar a Ana en una costilla. El filo entró hasta la empuñadura, Husky abrió los ojos de par en par. Lunch volvió a sacar el cuchillo y la volvió a apuñalar. Volvió a sacar el cuchillo y la volvió a apuñalar, una y otra vez.

El rostro de la fallecida Husky, alias La Gata, no fue desfigurado. Torrelli y Takeshi pararon a la enloquecida Lunch. Sólo habían marchado un poco rezagados respecto a los dos chicas, lo justo para que Ana Franz no pudiera detectarles antes que a ellas. El combate había ido demasiado rápido, y para cuando tenían a la terrorista a tiro, Lunch ya estaba demasiado cerca de ella, cargando como una demente. Una vez vieron que Lunch entraba a lo grande en la cabina, lo que hicieron fue desencapsular los helicópteros de combate para ayudarla, a riesgo de que Husky liquidara a Lunch demasiado rápido y les pillara sin vehículos. Pero la brutalidad de Lunch les hizo adivinar que ese no sería el resultado.

Una vez pararon el ensañamiento del cadáver, Lunch volvió en sí, regresando a su forma morena. Se agarró a Takeshi, su hombro era el más cercano. Y volvió a romper a llorar.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 

KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 13- ¡Caza al terrorista!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 

 Temas similares

-
» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: Capítulo 0 - Un superélite salvando la Tierra.
» y otra mas para tortuga, moneda de ebusus, del tipo 17
» "Mi primer maestro fue un perro".
» El Maestro aparece cuando el alumno esta listo.
» Para un nuevo Caza
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro oficial Dragon Ball Multiverse :: Zona Fan-Art :: La zona del fan :: Fan-fics-