Foro oficial Dragon Ball Multiverse

Foro oficial Dragon Ball Multiverse

Comunidad española y latina del comic dragon ball multiverse.
 
ÍndicePortalCalendarioGaleríaFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Últimos temas
» CAPITULO 4: ALFA Y OMEGA
Hoy a las 4:30 am por Pablich

» Hasta donde llegara kale en el torneo?
Ayer a las 5:46 am por GT si es bueno

» Caulifla alcanzara el ssj 3 en el torneo?
Ayer a las 5:44 am por GT si es bueno

» RCT3 DisneyLand Park
Sáb Sep 16, 2017 4:29 pm por Pablich

» CAPITULO 1: TIEMPO
Vie Sep 15, 2017 1:11 am por Pablich

» mi teoria de dragon ball super el siguiente eliminado
Jue Sep 14, 2017 1:52 pm por er_feyd

» Torneo de novatos
Jue Sep 14, 2017 5:49 am por JOKER

» la invasion,rp
Miér Sep 13, 2017 9:03 am por JOKER

» Su opinión de DB Xenoverse???
Miér Sep 13, 2017 6:40 am por JOKER

» entrevista parodia:adrian barba
Miér Sep 13, 2017 6:30 am por JOKER

» hola SOY GERMAN OK NO
Miér Sep 13, 2017 6:08 am por Pablich

» De qué ciudad o parte del mundo eres?
Miér Sep 13, 2017 5:00 am por JOKER

» La teoria de pixar
Miér Sep 13, 2017 4:55 am por JOKER

» POWER RANGERS NINJA STEEL VALE LA PENA
Miér Sep 13, 2017 4:44 am por JOKER

» Estoy de vuelta
Mar Sep 12, 2017 7:35 am por Pablich

» ¿Quien es mas fuerte? Vegito o bills
Mar Sep 05, 2017 7:26 pm por Super A-17

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 32 - Tortugas de fuerza ilimitada.
Miér Ago 23, 2017 11:06 am por Tserleg

» Cadena de Preguntas
Sáb Ago 19, 2017 1:24 pm por Super A-17

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 31 - Árbol y metal.
Lun Ago 14, 2017 10:47 am por Tserleg

» Mr Satán vs Tao Pai Pai
Jue Ago 10, 2017 3:30 am por Strider

» CAPITULO 4: EL GRAN TORNEO
Sáb Jul 29, 2017 11:53 am por Tserleg

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 30 - Batalla en el planeta de los biosimios.
Vie Jul 28, 2017 11:39 am por Tserleg

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 29 - Budokai XXIV. Los buenos, los feos y los malos.
Sáb Jul 22, 2017 10:51 am por Tserleg

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 28 - La llegada de Raditz.
Lun Jul 17, 2017 10:03 am por Tserleg

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 27 - Lunch Bicolor.
Lun Jul 03, 2017 5:39 am por Tserleg

» Dragon Ball Centuries - Capitulo 3
Miér Jun 21, 2017 10:58 am por arian725

» DBZ: Rompiendo el limite 4
Mar Jun 13, 2017 10:28 am por Tserleg

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 26- Campo de batalla: Múrdor.
Lun Jun 12, 2017 9:30 am por Tserleg

» fanmanga: dboth saga III revelations chapter 37 ends
Jue Jun 08, 2017 2:53 am por yami82

» DBZ-Rompiendo el Limite 3
Miér Mayo 31, 2017 10:24 am por Tserleg

» CAPITULO 3: LA LEGION DEL MAL
Lun Mayo 29, 2017 8:14 am por Pablich

» ¿Alguien sabe como cambiar de nombre de perfil?
Dom Mayo 28, 2017 8:49 am por Pablich

» Trolleadas en chats 3.0
Dom Mayo 21, 2017 5:25 pm por Pablich

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 25- Combate deportivo. Combate real.
Jue Mayo 11, 2017 9:44 am por Tserleg

» Censura de palabras en el foro.
Miér Mayo 10, 2017 6:01 am por Strider

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 24- Magia vs Tecnología.
Lun Abr 17, 2017 9:55 am por Tserleg

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 23- Viaje espacial.
Sáb Mar 18, 2017 11:41 am por Tserleg

» CAPITULO 2: LA GUERRA DEL TIEMPO
Miér Mar 15, 2017 5:37 am por Tserleg

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 22- Budokai XXII. Final.
Lun Feb 27, 2017 7:46 am por Tserleg

» Anime de Dragon Ball Multiverse?
Jue Feb 16, 2017 11:44 pm por sokushageta

Indice
Temas más activos
PALABRAS ENCADENADAS
¿Quien es este personaje?
Dragon Ball Z: Battle of Gods-Post de debate
Adivina el Nombre (Todo lo relacionado con Dragon Ball)
MULTIVERFANS
Cadena de Preguntas
Trolleadas en chats 2.0
Dragon ball legendary
Dragon Ball Heroes: Informacion y deseos
Encuestas de Chicas guapas. (2)...

Comparte | 
 

 Tema: KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 7- ¡Vamos a por Bulma!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Tserleg
Jackie chun
Jackie chun
avatar

Mensajes 51
Fecha de inscripción 26/03/2016
Reputacion 0

MensajeTema: Tema: KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 7- ¡Vamos a por Bulma!   Jue Jun 30, 2016 10:27 am

CAPÍTULO 7 - ¡VAMOS A POR BULMA!




Bulma estaba que se subía por las paredes. Peor, ni eso, porque estaba atada y amordazada en el maletero de un coche. ¡Seguro que era el condenado Pilaf, qué se la había vuelto a jugar!

Bulma recordaba como hacia unos meses se despidió de sus padres y hermana, en busca de una aventura. La verdad es que más que el deseo en sí, lo que la atraía era el afán de ver mundo, vivir aventuras, la curiosidad de ver si realmente habían más bolas del dragón, y sobretodo saber si realmente permitían conseguir deseos.

Pero todo se fue al traste cuando la encontraron esos malditos Mai y Shu, apenas conseguir sus primeras bolas. Le arrebataron el radar del dragón, la encerraron por miedo a que construyese otro y le robase el imperio a Pilaf, y la forzaron a trabajar para ellos para no distanciarse tecnológicamente del Ejército de la Cinta Roja. Si bien la trataban dignamente y no le faltaban comodidades, jamás les perdonó que le arrebataran lo más apreciado que tenía: su libertad y su familia. Había cedido trabajando para ellos para evitar que le pudiesen torturar de verdad, y para evitar que el mundo pasara a ser del todavía peor general Red. Pero eso no significaba que le tuviesen que gustar Pilaf y los suyos. Qué incluso le habían hecho lo mismo que a ella al pobre Oomori por tratar de ayudarla, y eso que él inicialmente era uno de ellos.



Ayuntamiento de Ciudad Conejo. Despacho del alcalde.

El Coronel Green, hombre rana igualito de cara a Gustavo, el reportero más dicharachero de Barrio Sésamo, poseía un físico atlético y fornido al que sentaba de maravilla el traje y corbata que llevaba puestos. ¡Incluso guantes blancos! Era la mano derecha del General Blue, posiblemente el más temido del Ejército de la Cinta Roja. Los sentimientos de Green hacia su superior eran contradictorios. Green odiaba a Blue, pero aún así consideraba un privilegio trabajar mano a mano con él. Blue le daba asco a Green en parte por su homosexualidad. Bueno, no exactamente por eso, pues sí bien Green sentía cierta aprensión hacia tales inclinaciones, tampoco era exactamente homófobo. Green consideraba la homosexualidad como una excentricidad perdonable en según que personas. Pero es que a Blue le gustaban sobretodo los chicos jovencitos, especialmente niños. Por si no fuera ya lo bastante repugnante, Blue además era narcisista, egocéntrico, maníaco de la limpieza y una persona de trato desagradable.

No obstante, prefería trabajar junto a Blue antes que con ningún otro general. Blue sencillamente era el más fuerte, y en la mayoría de aspectos el mejor. Blue era un luchador extraordinario con cualquier tipo de armas, o sin ellas. Dominaba la magia, lo que le dotaba de telekinesis y otras habilidades especiales. Era valiente, bien organizado y un buen estratega. Descontando ciertos detalles de su vida privada era un general casi perfecto. Pero ese "casi" era importante. Blue era un hombre, como hemos dicho, organizado y aseado, pero a un nivel enfermizo. Pocos días antes había hecho fusilar a un cabo por hurgarse la nariz delante de él. Green entendía que los hombres debían vestir los uniformes impecablemente para mostrar disciplina. Y llevar las armas limpias y pulidas. También estaba de acuerdo en castigar duramente al cabo hurganarices, pues consideraba que tal conducta no era mostrar el debido respeto a un superior. Un tiempecito en el calabozo le habría parecido adecuado.

Pero una pena de muerte por semejante chorrada, sí chorrada, no sólo reducía innecesariamente los efectivos de un ejército cuya única desventaja frente al enemigo era precisamente el número. Lo peor es que creaba un clima de paranoia que debilitaba el ejército. No se notaría mientras las cosas fueran bien, y con Blue esa era la tónica. Pero precisamente uno de los puntos débiles de su ejército, incluso más allá de su inferioridad numérica respecto a los pilafianos, era que estaba compuesto por mercenarios como él mismo. Muy imbécil había que estar para servir por convicción a un tirano como el general Red, aunque Green era consciente de que siempre ha habido gente fanática por líderes peores.

Si encima de que tus soldados trabajan para ti por dinero, te consideran un loco caprichoso capaz de ejecutarles por tonterías, el nivel de lealtad necesariamente será menor. Luego se podría ser cruel con los desertores, pero si tienes miedo de que te maten igual por una memez, pues el resultado como que no cambia.

Aún así, en lo personal estaba a buenas con el retrasado de Blue. Green era competente, por lo que de momento el trato de Blue hacia él era correcto. Además, si Blue ya era inhumanamente fuerte antes, ahora con las nuevas instalaciones de gravedad artificial sus progresos le había llevado más allá de lo concebible. Dudaba de que jamás hubiese habido nadie con ese poder, ni siquiera los legendarios Mutaito, Maestro Tortuga o incluso el propio Piccolo Daimaoh. Lo mejor de su posición, aparte del poder, era ser el compañero de entrenamiento de Blue, con lo que no sólo podía acceder a sus mismas instalaciones, sino que además podía hacerle de sparring en combates de entrenamiento. No tenía el nivel de Blue, pero al menos era capaz de resultarle un digno oponente para practicar.

Prueba de la confianza que el general Blue depositaba en Green fue el encargarle esta importantísima misión: recoger la esfera del dragón que el Jefe Conejo había recogido para el Ejército de la Cinta Roja.



Normalmente la Patrulla Roja habría preferido ocupar la región para buscar el tesoro, sin ayuda de mafiosillos locales, pero esta bola se ubicaba en una ciudad demasiado adentrada en territorio pilafiano. Así que se optó por la más discreta solución de recurrir a un líder local corrupto. Que por cierto, era muy hábil aterrorizando a la gente gracias a su poder de convertir a la gente en zanahorias mediante el tacto. Habilidad que sin duda le había permitido conseguir que algún lugareño le entregase voluntaria y gratuitamente la esfera deseada.

- Buen trabajo, señor Conejo. - Dijo el coronel Green. -El Ejército de la Cinta Roja está satisfecho con sus servicios. Aquí tiene el millón de zenis que le prometimos. Disculpe que además no le estreche la mano.

El Jefe Conejo le rió la broma, haciendo cómplices de ella a sus seis guardaespaldas, todos equipados con el uniforme de la Banda Conejo. A continuación les lanzó una mirada como para señalarles algo.

- Es usted muy amable, coronel Green. Pero sintiéndolo mucho he decidido replantear la oferta. - Respondió Conejo.

- ¿Cómo? ¿Va a faltar a un trato con el Ejército de la Cinta Roja?

- ¡Oh no! Por favor, no me malinterprete. Les entregaré la esfera del dragón, faltaría más. Sólo que voy a cambiar su precio de un millón de zenis a diez millones.

- ¿Se ha vuelto loco?

- Lo que no me he vuelto es ingenuo. Cuando me ofrecieron tanto dinero por una roca, lo primero que pensé es que sería una piedra preciosa de gran valor. Así que hice indagar para conocer su verdadero valor en el mercado. Resulta que su valor no tiene nada que ver con el de ser un mineral hermoso. Dígame, coronel Green, ¿conoce usted su historia?

- La única historia que conozco de las esferas del dragón, es que existen siete en todo el mundo y que el general Red quiere hacerse con todas ellas. Y a mi me han encargado esta, habiendo acordado con usted un precio que ahora parece dispuesto a incumplir.

- Creo que será mejor que le relate la historia para que comprenda el cambio de precio, pues no me gusta ser estafado. - Al ver que Green, curioso, no le interrumpía, Conejo prosiguió.- Según la leyenda, aquel que reúna las 7 bolas del dragón podrá invocar al Dios Dragón para que le conceda un deseo. Según la leyenda sólo un hombre ha conseguido reunirlas, hace un porrón de siglos, logrando reinar sobre todo el orbe. Sospecho que ha ocurrido de nuevo con el Gran Pilaf.- Conejo pronunció Gran con cierto sarcasmo. - Pero mis sospechas no importan. Lo que importa es lo que cree el general Red, que sin duda es que reunir las bolas le otorgará el control del mundo. Yo dudo poder reunirlas todas, pues no tengo ni idea de donde puedan estar las otras seis pero, ¿quien sabe? En cualquier caso, diez millones de zenis por un séptimo del mundo, me parece un precio más justo que la burla que pretendió engatusarme su superior. Así que este es el nuevo precio, ¿lo toma o lo deja?

Conejo levantó levemente sus antebrazos, de modo que las mangas de su extravagante ropa bajaron hasta sus codos. Mostrando una mayor cantidad de superficie de su peligrosa piel. O al menos Green estaba relativamente seguro de que el único tacto peligroso era con la piel desnuda de Conejo, no la cubierta de ropa. Claro, que una cosa es estar relativamente seguro y otra apostar la vida. Por si fuera poco los sicarios conejiles iban armados con metralletas, mientras que él apenas llevaba una simple pistola por la misma razón que no llevaba puesto el uniforme militar: discreción.

- Con el debido respeto, señor Conejo. Pero lo que es yo, si dudase de la justicia de un trato como el que le ofreció el general Red, las mismas averiguaciones que ha realizado después de aceptar el trato las habría realizado antes. Imagino que de haberlo pedido se le habría concedido un tiempo para estipular el precio. Con más facilidad que el feo de hacer venir a una persona ocupada como yo para tomarle pelo. Si lo tuviera, jeje.
Lo que quiero decir es que, le sugiero hacer honor a su trato con nosotros, no por temor al más poderoso ejército del mundo. Nada más lejos de mi intención que pretender asustarle con groseras amenazas. Sino porque estoy convencido de que sus padres le enseñaron de pequeñito el valor de la palabra dada.

- Con el debido respeto, coronel Green. Su ejército más poderoso del mundo no está siendo capaz de imponerse al Imperio de Pilaf. Tendría que adentrarse en exceso en territorio enemigo como para enviar aquí tropas. Le sugiero yo que mejor no se meta en lo que me enseñaron mis padres de cachorro, o lo que me dejaron de enseñar. Le doy cinco minutos para preguntar a sus superiores si son capaces de aceptar mi nuevo precio, advirtiéndoles que en dos días pienso hacer la misma oferta al emperador Pilaf si no me han pagado para entonces. Y que en cualquier caso tiene media hora para abandonar esta región, si no quiere que le despida con un amistoso apretón de manos y pase usted a formar parte de una ensalada. Si bien tal como está ya podría pasar a formar parte de un aperitivo.

- Con el debido respeto, señor Conejo. ¿Conoce usted la leyenda japonesa del Conejo en la Luna?



- Próxima salida a la derecha. - Dijo Shu. - Tranquilos, nos estamos acercando.

Su olfato parecía estar resultando muy útil. También sus nuevos vehículos encapsulados. El coche era cómodo, pero lento, así que Mai se lo guardó en el bolsillo y saco una moto de gran cilindrada, en la que de paso llevaba a Krilín de paquete. Por razones de estatura Shu sacó una minimoto, pero que también corría lo suyo al combinar una potencia engañosamente elevada con un bajo peso. Todos recordaremos la temporada en que estos artilugios estaban de moda.

Al poco rato:
- Ese coche huele a Bulma. ¡Ahí esta!

Cuando se acercaron lo suficiente, tal como habían acordado, Krilín saltó de su moto para correr a gran velocidad. Mai y Shu dispararon a las ruedas con sus pistolas, Krilín les lanzó dardos. Murasaki se vio obligado a realizar un frenado de emergencia. Tras ello salió del coche con las manos de la cabeza. El trío perseguidor lo rodeó, salvo Krilín todos mostrando sus armas. Sorprendidos, porque ya había arrestado a los dos gemelos Murasaki el día anterior.

- Está bien, me habéis alcanzado. - Dijo Murasaki cabizbajo. A continuación sonrió.-  Así que no tengo más remedio que... ¡técnica del hombre múltiple!

De su espalda surgen otros dos Murasakis idénticos, uno de los cuales dispara a Krilín, quien cae fulminado. Esa pistola tiene una potencia de tiro muy superior a la normal. Dispara a Mai, también fulminada. Dispara a Shu, que se volatiliza en una nube de humo. Shu reaparece, pero en el interior de un robot de combate.

- ¡Malditos! ¡Pagaréis lo que habéis hecho a Mai! - Grita Shu.

El pistolero esquiva las balas como puede, pero se las arregla para disparar al robot de combate, que pese a averías menores sigue disparando. También se las arregla para lanzar una cápsula al suelo de la que surge un robot A-1. Es el modelo anterior al que empleó Silver, del tamaño de un humano promedio y mucho menos potente, pero todavía una buena ayuda. Los otros dos Murasakis también se volatilizan para reaparecer en robots de combate similares al de Shu.

Tanto A-1 como los otros dos Murasakis disparan a Shu, que se ve obligado a entrar en el juego de saltar de aquí para allá tratando de evitar disparos mientras sigue disparando él mismo. El Murasaki pistolero, como A-1 no es un escudo suficiente, también se introduce en el interior de una tercera máquina de combate.

- ¡4 contra 1! ¡Vas a acompañar a tu amiguita, mamarracho!

Krilín salta súbitamente. La bala le ha dolido de verdad. Mucho más que las ordinarias, más molestas que otra cosa. Y con la técnica de la hipervelocidadn coge a uno de los robots de un pie para levantarlo y utilizarlo para aplastar al A-1. Y a continuación lanzarlo contra otro Murasaki enlatado. El otro Murasaki, desconcertado por esta resurrección, por un sólo segundo, no alcanza a ver el misil que le lanza Shu.

Tras asegurarse de rematar, Krilín al A-1 y Shu a los 3 Murasakis, el perro ninja se aproxima a su amiga para evaluarla y aplicarle los primeros auxilios. Pero no son necesarios. Para desolación del perro está muerta.

A continuación Krilín abre el maletero, de donde puede sacar a Bulma sana y salva. El alivio de esta se esfuma al observar el precio pagado por su rescate. Se aproxima al pobre perrito.

- Aunque ha sido mi carcelera, tu amiga se ha sacrificado por ahorrarme un destino peor. Lamento su pérdida, pero por si te sirve de consuelo, Mai aún tiene una esperanza: las Bolas del Dragón. Si lo deseas te ayudaré a reunirlas: para que le puedas pedir al dios dragón Shen Long la resurrección de tu amiga. Ignoro si las bolas del dragón serán capaces de ello, pero creo que vale la pena intentarlo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tserleg
Jackie chun
Jackie chun
avatar

Mensajes 51
Fecha de inscripción 26/03/2016
Reputacion 0

MensajeTema: Re: Tema: KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 7- ¡Vamos a por Bulma!   Lun Jul 11, 2016 9:46 am

Acabo de alterar los precios de las negociones entre Conejo y Green. Inicialmente creía que los zenis de la Bola del Dragón equivalían a yens, pero por lo que he visto ultimamente cuadran mejor con los dólares.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 

Tema: KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 7- ¡Vamos a por Bulma!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 

 Temas similares

-
» El Maestro aparece cuando el alumno esta listo.
» Tema: El Perfil de un Buscador de Tesoros
» Escenografia ¿bajo que tema la pongo?
» [Solucionado] varias consultas en un solo tema (spica)
» y otra mas para tortuga, moneda de ebusus, del tipo 17
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro oficial Dragon Ball Multiverse :: Zona Fan-Art :: La zona del fan :: Fan-fics-