Foro oficial Dragon Ball Multiverse

Foro oficial Dragon Ball Multiverse

Comunidad española y latina del comic dragon ball multiverse.
 
ÍndicePortalCalendarioGaleríaFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Últimos temas
» CAPITULO 2: LA GUERRA DEL TIEMPO
Hoy a las 9:38 am por Pablich

» fanmanga: dboth saga III revelations chapter 37 beggins
Jue Feb 23, 2017 7:27 am por yami82

» Anime de Dragon Ball Multiverse?
Jue Feb 16, 2017 11:44 pm por sokushageta

» 10.000 juegos del ZX-SPECTRUM para Tu PC, Con Menu Incluido !
Jue Feb 09, 2017 5:17 am por usa-software

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 21- Budokai XXI
Lun Feb 06, 2017 10:05 am por Tserleg

» Versus de DB
Dom Ene 29, 2017 4:23 am por er_feyd

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 20- El quinto hombre.
Lun Ene 23, 2017 6:50 am por Tserleg

» CAPITULO 1: LA PATRULLA DEL TIEMPO
Dom Ene 22, 2017 7:13 pm por Pablich

» Los dos mejores y los dos peores enemigos principales de película de DB
Dom Ene 15, 2017 9:41 am por Janemba20

» Capitulo 6 final
Sáb Ene 07, 2017 3:15 pm por thetis

» Capitulo 5
Sáb Ene 07, 2017 3:14 pm por thetis

» Capitulo 4
Sáb Ene 07, 2017 3:13 pm por thetis

» Capitulo 3
Sáb Ene 07, 2017 3:12 pm por thetis

» Capitulo 2
Sáb Ene 07, 2017 3:11 pm por thetis

» Capitulo 1
Sáb Ene 07, 2017 3:09 pm por thetis

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 19- ¡Lucha contra Piccolo!
Lun Dic 26, 2016 7:15 am por Tserleg

» DBS alcanzó a GT en capítulos. ¿Hasta ahora cuál es mejor?
Dom Dic 25, 2016 8:31 am por John Fénix

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 18- Piccolo Daimaoh
Sáb Dic 24, 2016 10:54 pm por Tserleg

» Sprites actualizados 23/12/16
Vie Dic 23, 2016 6:48 pm por Pablich

» Presentacion + Aporte
Miér Dic 21, 2016 4:20 am por Strider

» CAPITULO 4: EL GRAN TORNEO
Sáb Dic 17, 2016 3:04 am por Pablich

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 17- La Postguerra Cintarrojista
Lun Dic 05, 2016 7:01 am por Tserleg

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 16- Batalla en el Cuartel.
Lun Nov 28, 2016 5:25 am por Tserleg

» Las lineas temporales de Dragon Ball Super
Miér Nov 23, 2016 9:44 am por Pablich

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 15- Asalto al Cuartel General.
Lun Nov 21, 2016 5:30 am por Tserleg

» 5- El ayuntamiento
Sáb Nov 19, 2016 3:01 am por Pablich

» 4- El instituto
Sáb Nov 19, 2016 2:45 am por Pablich

» 3- Biblioteca
Sáb Nov 19, 2016 2:29 am por Pablich

» 3- Comisaria
Sáb Nov 19, 2016 2:23 am por Pablich

» 3- Centro Medico
Sáb Nov 19, 2016 2:06 am por Pablich

» 2- Bloque de pisos
Sáb Nov 19, 2016 2:03 am por Pablich

» 1- Callejon
Vie Nov 18, 2016 7:23 pm por Pablich

» Black Goku vs Baby Vegeta
Miér Nov 16, 2016 11:16 am por Ocnarf 9000

» Hope en Barkston: el Edificio
Vie Nov 11, 2016 3:17 pm por er_feyd

» Hope en el Callejon
Vie Nov 11, 2016 2:00 pm por er_feyd

» Tarzán en el cashejón.
Jue Nov 10, 2016 11:02 am por Strider

» Pedido de Ficha
Miér Nov 09, 2016 3:08 pm por Pablich

» TUTORIAL Y REGLAS
Miér Nov 09, 2016 3:05 pm por Pablich

» Bill en el Callejon (Tutorial)
Miér Nov 09, 2016 2:58 pm por Pablich

» Mapa del area y reglas de vehiculos
Sáb Nov 05, 2016 8:24 pm por Pablich

Indice
Temas más activos
PALABRAS ENCADENADAS
¿Quien es este personaje?
Dragon Ball Z: Battle of Gods-Post de debate
Adivina el Nombre (Todo lo relacionado con Dragon Ball)
MULTIVERFANS
Cadena de Preguntas
Trolleadas en chats 2.0
Dragon ball legendary
Dragon Ball Heroes: Informacion y deseos
Encuestas de Chicas guapas. (2)...

Comparte | 
 

 Tema: KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 6- El palacio de Pilaf. Un hervidero de aventuras.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Tserleg
Videl
Videl


Mensajes 33
Fecha de inscripción 26/03/2016
Reputacion 0

MensajeTema: Tema: KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 6- El palacio de Pilaf. Un hervidero de aventuras.   Sáb Jun 25, 2016 10:08 am

CAPÍTULO 6 - EL PALACIO DE PILAF. UN HERVIDERO DE AVENTURAS.


- Yo, el Gran Pilaf, les saludo héroes del avión desaparecido. Permítanme decirles que no sólo me llena de orgullo el hecho de disponer de súbditos tan valerosos como ustedes, sino que también el de que apenas finalizar su hazaña, el deseo de tales héroes sea poder entrevistarse conmigo inmediatamente. - "Esto en el telediario quedará genial", pensaba el soberano del mundo libre.

- El honor es nuestro, majestad. - Respondió cortésmente el Maestro Tortuga. - Mis compañeros y yo sólo hemos cumplido con nuestro deber de ciudadanos. Aunque claro, si además podemos ser recibidos por el Emperador del Mundo, pues miel sobre hojuelas. A continuación procedo a relatarle nuestra aventura.

En la versión que narró Mutenroshi, el secuestrador del avión había sido un desconocido polizón fugitivo de la justicia. Tras hacerse amigos de Lunch, nuestros héroes habían "convencido" a los pasajeros y al personal de vuelo de que si Lunch se vengaba de algún chivato no se lo impedirían y que no sería mal agradecimiento el disimular un poco a cambio de haberles rescatado. Otras versiones absurdas que se plantearon fueron que el avión se desviaba por:
- Error del piloto. Opción que este descartó para no manchar su reputación profesional.
- Fallo técnico. Opción descartada también por el propio piloto, esta vez para proteger la reputación profesional de la empresa aeronáutica que había construido el avión.
- Atentado del Ejército de la Cinta Roja. Esta alternativa fue desechada a idea de Violet, pues podría espantar innecesariamente la opinión pública y desencadenar consecuencias políticas desastrosas. Además, esta alternativa dificultaría su deseada amnistía y cambio de chaqueta.

El resto de la historia de como derrotaron a la avanzadilla y al campamento del General Silver fue verídico salvo en las motivaciones de Lunch para ayudar a los luchadores. Lo último sorprendió a Pilaf porque Lunch estaba ahora en su estado de morena bondadosa. Una vez muerto Silver a manos de Violet, no por instinto de supervivencia, sino desengañada por los brutales métodos de la patrulla roja y determinada a enmendar sus errores, se pasó a recoger a los pasajeros. Para ello hicieron colección de las cápsulas disponibles en el campamento, con lo que se dispusieron de camiones suficientes para recoger a los pasajeros. Más unas cuantas cápsulas más que se guardaron nuestros protagonistas como propina. Y por supuesto paralelamente se llamaron ambulancias para atender cuanto antes a los heridos.

- Un relato verdaderamente apasionante. - Dijo el emperador. - ¿Hay algo que pueda hacer por ustedes a modo de recompensa?
- En realidad sí, aunque más bien el beneficio sería mutuo. - Respondió Mutenroshi. - ¿Podríamos hablarlo en privado, majestad?

A una señal, Pilaf hizo marcharse a los periodistas y a diversos pasajeros que estaban con el grupo, quedando sólo el grupo.
Yamcha se había unido a ellos porque aunque le asustaba el contacto con las mujeres la oportunidad de entrenar con Mutenroshi era única y la misión de salvar a una dama, justa. Otra cosa es la distancia que mantuviese luego. En cuanto a Krilín, no le hacía ninguna gracia compartir su sensei con otro pupilo.
Lunch decidió unirse a ellos estando todavía rubia agresiva porque aunque así se arriesgaba a ser arrestada, quizá consiguiese el indulto y sobretodo, era una oportunidad genial de armar camorra, fuese a favor o en contra de Pilaf.
Violet fue advertida de que una posible pelea contra la guardia palatina quizá no era el momento idóneo para ser aceptada por su antigio ejército enemigo. Pero ella consideró que cuanto más esperase más probabilidades tendría de ser capturada en lugar de entregada y que en caso de jaleo, prefería situarse al lado de los más fuertes. O sea, de Mutenroshi y el apuesto aunque imbécil Yamcha, después de una hipotética huída ya cambiaría de identidad y se buscaría la vida de alguna manera.

- No se preocupe por la presencia de estos dos hombres, son de mi máxima confianza. - Lo de estos dos hombres era un decir, pues eran una atractiva morena con gabardina y un pequeño hombre perro ninja.- Proceda.
- Como usted diga majestad. Pero creo que es mejor que la señorita Violet le haga primero su propia proposición. Los otros cuatro vamos aparte. - Dijo Mutenroshi en un vano intento de que en caso de que todo se fuese al garete, arrastrar a la despiadada pero atractiva mercenaria con ellos. Pilaf asintió.
- Majestad, -dijo Violet- admito que mi pasado no es algo de lo que vanagloriarse. Pero he traicionado a mi antiguo ejército en parte por ayudar a estos héroes a salvar unos civiles inocentes y en parte para así tener la oportunidad de servir al único líder digno de mis habilidades, usted. Si está dispuesto a perdonar mis errores no sólo podrá contar con informes detallados con lo mucho que sé sobre el Ejército de la Cinta Roja, - Violet era consciente que de no funcionar su teatro almibarado se lo podrían sonsacar igualmente mediante tortura- sino que además podré utilizar mis muchas habilidades para servirlo en el futuro y así acelerar la aniquilación de la Patrulla Roja.

Pilaf desconfiaba un poco de tal cambio de actitud y de chaqueta en la arribista Violet, pero conocía sus habilidades. Dominio de todos las armas, capacidad para el espionaje, infiltración y una formación militar de lo mejorcito. Era demasiado tentador.

- ¡Uhm! Lo consideraré. Y su grupo, Maestro Tortuga...
- Bueno majestad. Comienzo por mi oferta. Mis compañeros y yo estamos dispuestos a ayudarle a derrotar al Ejército de la Cinta Roja. La primera razón es que no nos gustaría un mundo donde gente así imponga su yugo. La segunda es que a cambio de nuestra ayuda usted podría ayudarnos a encontrar a una amiga desaparecida.
- ¡Por supuesto! - Dijo Pilaf emocionado de contar con armas humanas capaces de derrotar por sí solos todo un campamento militar.- Y la identidad se la señorita es...
- Bulma Brief. -Pilaf se quedó helado, momento que Mutenroshi aprovechó para usar sus poderes telepáticos para leer su mente y confirmar sus sospechas.- ¡Oh! Ya sé que no se halla secuestrada, que tontería pensar eso. De hecho sé que está hospedada en su palacio y que a la pobre se le ha olvidado llamar a su padre porque se halla muy enfrascada en su trabajo mejorando su tecnología militar. - Mutenroshi omitió que Pilaf también temía que construyese otro radar del dragón para usurparle su imperio.

Pilaf calló estupefacto. Tenía que pensar si realmente este hombre quería un acuerdo o si tendría que enfrentarse a él y a sus compañeros. Mutenroshi aclaró sus dudas.

- No se preocupe majestad. Mis intenciones hacia usted son honradas, como ya le he dicho antes. El trato sería este:
a) Le ayudamos a derrotar al general Red y su chusma.
b) A partir de ahí su dominio del mundo se hallará completamente libre de amenazas. Y me alegro, pues personalmente no tengo ninguna queja de su gobierno.
c) Usted recuerda a la señorita Bulma ahora mismo que ya es hora de visitar a su familia. Tras ello no importa si ella sigue trabajando para usted, aunque dispondrá de la libertad de hacerlo desde su hogar o desde donde quiera.



Poco después, escalando por la Torre Celestial.

¡BZZZ! ¡BZZZZZ! ¡BZZZZZZZ!

- ¡Espera Son Gohan! Que me acaba de llegar un mensaje por el móbil. - Dijo Chichi mientras trepaban por una columna a una burrada de kilómetros de altura y cuyos "asideros" eran unos relieves estilo corintio más pensados para decorar la columna que para facilitar la escalada a los pirados que se atreviesen a tamaña locura. - A ver si las amigas me envían un cotilleo interesante.
- Chichi, ¿de verdad hace falta coger el móvil AHORA? Mira que estamos tan altos que desde aquí no se podría ver el suelo ni aunque no nos lo taparan las nubes. - Cuestionó Son Gohan. - Y por cierto, creía que los móviles a día de hoy sólo lo tienen los ricos. Me extraña que lo tengan tus amigas de la aldea.
- Ah, sí. Es verdad. Pero un invento tan bueno seguro que en pocos años se pone de moda. Poder hablar de chicos o criticar los vestidos de las demás. Y estaría guay que además de poder escribir tipo cartas también tuviera algo que fuera tipo charlar con varias personas a la vez. Yo lo llamaría Guasap. ¡Ji, ji, ji! Que nombre más chulo. ¡Guasaaaaaap!

El pobre Son Gohan se estaba arrepintiendo de acompañar a la niña. Quien, cual pequeño macaco, colgaba de un saliente de la columna con una mano mientras con la otra trasteaba el condenado artilugio. Hasta que Chichi mostró su decepción.

- Ah, no. Es sólo el Maestro Tortuga. Tienes razón, no es urgente. Ya lo miraré cuando lleguemos arriba.
- ¿El Maestro Tortuga? ¡Vamos, no seas cafre! Ahora que ya has cogido el móvil mientras ya estamos colgando del abismo pues ya puestos léelo.
- Vaaaale. "Bulma rescatada y enviada a su padre. Ahora trabajamos para Pilaf contra el Ejército de la Patrulla Roja. Ya hablamos".



Mientras tanto, en el palacio del Gran Pilaf.

El Capitán Murasaki, cuyo nombre en japonés significa Capitán Lavanda (por el color, no por la flor), estaba exultante.
- General White. - Informó Murasaki por el móvil.- Mi labor de espionaje en el palacio de ese enano con ínfulas va a dar sus frutos hoy mismo. He confirmado la causa de los recientes avances tecnológicos de los pilafianos. Efectivamente también tienen un científico brillante secuestrado. O mejor dicho, tenían, pues si bien todavía se halla entre ellos, acaba de ser liberado.
Se trata de Bulma Brief, hija del Dr. Brief.
- ¿El dueño de Capsule Corporation?
- El mismo, señor. En cuanto a la razón de su liberación, quizá esté pensando en que es casualidad que coincida en el mismo día en que el campamento avanzado del General Silver es destrozado por un puñado de grandes maestros de artes marciales. Pues tiene razón. Resulta que tales maestros junto con la renegada coronel Violet han entrado al servicio de Pilaf a cambio de la liberación de la señorita Bulma.
Mis habilidades de camuflaje me han permitido descubrir que algunos de estos luchadores parten hacia su fortaleza con la intención de rescatar al Sr. Oomori.

Antes de seguir con la conversación del Capitán Murasaki haremos un paréntesis para resumir la historia del Sr. Oomori, un ingeniero brillante cuya historia es casi tan interesante como su no-historia. Con lo de no-historia me refiero a lo que ocurrió en otros universos pero no en el que está ambientada esta serie... de aventuras. En el episodio cero de este relato vimos como un patrullero galáctico alienígena, tras casi chocar con la Luna despistado mientras veía un vídeo conduciendo su nave espacial, llegó a la Tierra donde pudo realizar su misión de salvar este primitivo planeta de un bebe guerrero del espacio enviado para aniquilar a la humanidad. Tras realizar su misión advirtió a un terrícola de la probable llegada de otros guerreros del espacio adultos en un futuro para que este y otros pudiesen entrenar y estar preparados frente a la inminente invasión. Si era posible estar preparado ante una amenaza que le venía grande incluso a él, un patrullero galáctico superélite.

Pero en la mayoría de universos, Jaco sí llegó a rozar la Luna, no tanto como para estrellarse, pero sí lo suficiente como para dañar su nave y realizar un aterrizaje de emergencia en la Tierra. Con la suerte, dentro de lo malo, de que fue a parar al islote donde vivía un brillante ingeniero jubilado, capaz de reparar su nave. Lo que indirectamente provocó otra serie de aventuras para Jaco y Oomori. Además de permitir que el pequeño Son Goku creciese para convertirse en uno de los mayores luchadores de su correspondiente universo y vivir diversas aventuras.

Ahora volvamos a la conversación del Capitán Murasaki, recién ascendido del rango de sargento, con el general White.

- Los aspirantes a rescatadores, aunque más bien futuros fiambres son:
* Un anciano flacucho, calvo y con gafas de Sol llamado Mutenroshi, más conocido como el Maestro Tortuga, el mayor experto en artes marciales de la historia. Pese a su frágil aspecto es el más peligroso del grupo, de hecho en peleas sin armas quizá, sólo quizá, sea capaz de vencer a cualquiera de nuestros soldados salvo los mejorados cibernéticamente.
* Un joven con el cabello largo y una cicatriz en el rostro llamado Yamcha. También un excelente luchador, pero no al nivel del Maestro Tortuga ni de lejos. A juzgar por el relato que he podido escuchar hasta el suceso del avión era un simple bandido que ha decidido tener buenos sentimientos en un momento muy inoportuno. Pagará con su vida.

- ¿Y el resto de luchadores y mercenarios? - Preguntó el general White.

- Se supone que la ex teniente coronel Violet comenzará a pasar información a Pilaf sobre nosotros mañana por la mañana. Pero algo me dice que esta madrugada tendrá un accidente, jejeje. Luego está Lunch, supuestamente la rubia psicópata que acribillaba nuestras tropas. Pero no me sorprendería que, por alguna razón que se me escapa, le estén tomando el pelo a Pilaf, porque la Lunch que le han presentado, si bien tiene los mismos rasgos que la que captaron nuestras cámaras, no sólo ha cambiado el color de su pelo de dorado a azul, lo que podría ser tinte, sino que es una criatura sumamente dulce y exquisita incapaz de dañar una mosca. O igual sencillamente está fingiendo su nuevo carácter dócil, pero desde luego no es normal este cambio.
Lo que más nos interesa viene con el otro luchador, el niño microbio calvo. Pese a su apariencia inofensiva es incluso más fuerte que Yamcha. Estando lejos del nivel de Mutenroshi también es capaz de soportar fuertes ráfagas de disparos, razón por la que me equiparé con una pistola particularmente potente. Su misión será la de escoltar a la señorita Bulma a su casa, junto a los dos secuaces de Pilaf, la agente Mai y el ninja zorro Shu. Pero no se preocupe, con mis superiores habilidades ninja me ocuparé de que no lleguen ni al aeropuerto y de que la señorita Bulma más bien termine en alguna de nuestras bases trabajando para nosotros. ¿Desea que además ejecute a sus escoltas?

- Como quiera. Mai y Shu son unos inútiles patosos y si los matamos igual le hacemos un favor a Pilaf y todo. En cuanto al otro, sabrá pelear pero es un crío que no creo que sea tan decisivo cuando su maestro no está a su lado. Hágase con Bulma. Lo de matar o no a los demás se lo dejo a su elección. Y sobretodo, calle para siempre a la traidora de Violet. Afortunadamente no conoce ningún alto secreto porque todos sabemos de siempre que es una oportunista, pero la muy zorra sigue sabiendo demasiadas cosas sobre nuestras tropas y fortificaciones.



Noche. Palacio del Gran Pilaf. Habitación de Violet.

Murasaki se acercó a la puerta de la habitación de Violet. Sus habilidades ninja y sus silenciosas sandalias de esparto le habían permitido pasar desapercibido. Comenzó a hurgar la cerradura con un alambre cutre, sudando un poco, pues la cerrajería era su punto flaco, aunque sólo comparado con todo lo demás.

Casi a la misma hora. Mismo lugar.

Violet, estresada por el día más movidito de su vida, apenas podía conciliar el sueño. De hecho tenía la impresión de que alguien había entrado. Ojalá fuera el apuesto Yamcha, que si bien la había decepcionado bastante al ser tan cobardica con las mujeres, si tal como le había parecido había entrado a buscarla quizá es que había superado su tara. Seguramente serían imaginaciones propias del duermevela, pero por si acaso encendió la luz mientras trataba de abrir sus ya pegajosos párpados.

- ¿Hay alguien ahí? ¿¡Qué!? - Preguntó la Bella Durmiente.
Quien estaba ahí era el Maestro Tortuga.
- ¡Ah! Hola Violet. Perdona, no te lo vas a creer, pero he ido al lavabo y me he equivocado de habitación. ¡Je, je, je! Pero oye, ya que estamos aquí, ¿te importa que te magree un poco?
¡Plaf!
- ¡Ay, ay, ay! ¿Pero qué pasa? - Preguntó inocentemente Mutenroshi al ser abofeteado.
- ¿Cómo qué pasa? - Gritó Violet. Automáticamente hizo ademán de sacar una pistola de la almohada para recordar que los guardias de Pilaf la habían desarmado apenas llegar al palacio.- ¡Sal inmediatamente por la puerta junto al capitán Murasaki! ¿Murasaki? - Mutenroshi y Violet observaron al helado ninja que llevaba daga en mano.
- Estooo - buscaba una excusa el supuesto asesino.- ¡No es lo que parece! Yo sólo venía a hacer lo mismo que el señor Mutenroshi. - Al percatarse del tic asesino de Violet recordó que es lo que había venido a hacer el Maestro Tortuga.- Estoooo, ¡no! Mira Violet, he venido a rascarte la espalda. Sí, ¡eso es!

Como no colaba, por la razón que fuere, no tuvo más remedio que lanzar la daga y echar a correr por patas. Violet consiguió parar la daga protegiéndose instintivamente con los antebrazos. Murasaki desapareció con una nube de humo y echó a correr por el pasillo. No sin dejar unos puntiagudos abrojos en el suelo al salir del dormitorio para retrasar a sus perseguidores de paso que de dejarles un buen recuerdo en cuanto los pisaran.

Tras recorrer un sinnúmero de pasillos del laberíntico palacio de Pilaf, Murasaki  por fin llegaba a la ventana. Donde se materializó el Maestro Tortuga.
- ¡Cómo! ¿Cómo has llegado hasta aquí tan deprisa? - Se sorprendió Murasaki.
Mutenroshi respondió atontándolo con un directo en el estómago y controlándolo con una técnica de defensa policial.
- ¡Guardias! ¡Lleven a este hombre al calabozo cuanto antes! - A continuación añadió para sí. - Que fastidio, hoy en día ya no puede uno ni sobar hermosas damiselas durmientes.

Mientras tanto, de nuevo en la habitación de Violet. Murasaki, ¡sí, Murasaki! volvió a entrar en la habitación de Violet.
- ¿Y Mutenroshi? - Preguntó la sorprendida renegada.
- Bueno, lo he confundido un poco, jejeje. Ahora está demasiado lejos y tu estás indefensa ahora.

Violet se quedó sin habla. No por falta de labia, sino porque bastante tenía con lanzarle la lámpara de la mesita con una mano y enganchar la propia mesita con el pie para levantarla a modo de arma y escudo simultáneo. Pese a sus formidables reflejos la sorpresa no le dio a Murasaki tiempo para esquivarla.
- ¡Aaaaaay! - A Murasaki le había dado en toda la cabeza.

Violet más que armada con la mesita de noche iba protegida. Aunque sólo hasta el punto en que una mesita protege ante una katana como la que desenvainó Murasaki. Su única esperanza estribaba en la escasez de tiempo de su asesino.

- ¡Deja en paz a la señorita y enfréntate a mi! - Gritó el Maestro Tortuga de nuevo ante la puerta.
Murasaki se frenó. Huiría, pero estaba acorralado. Así que pese a tener detrás a uno de los mejores luchadores de todos los tiempos se encaró con él.
- ¡Ven aquí! ¡Venderé cara mi vida!
Contra todo pronóstico Mutenroshi se asustó y se echó atrás. Murasaki no quiso tentar a la suerte y aprovechó para salir también del cuarto de Violet, pues dudaba que los guardias que estarían al llegar fuesen tan cobardes. Así que salió y se encontró de frente con Yamcha, que lo noqueó con un uppercut.
- ¡Bien hecho Puar! - Dijo Yamcha mientras su amigo pasaba de su forma de Mutenroshi a la suya verdadera. - ¿Violet, estás bien?
- Sí, gracias. - Dijo Violet acercándose a Murasaki como si fuera a examinarlo, pero quedándose casualmente al lado de Yamcha.- Por cierto, estaba comenzando a pensar que eras un cobarde, pero veo que lo que el trío calavera decía de tu fuerza y valor no era ninguna exageración. Tendrás que entrenarme un día de estos. Se defenderme hasta cierto punto, pero no querrás que me hallé a merced del primer asesino de élite que pase por ahí.



Mañana siguiente. Camino del aeropuerto.

Debido a su corta estatura, Shu, el ninja perro de Pilaf, y Krilín, iban sentados detrás con una silla de seguridad para niños. Conducía la agente especial Mai, que junto a Shu, comenzó a trabajar para Pilaf cuando este sólo reinaba en un pequeño estado y bajo el poder del entonces emperador mundial Ferry. La copiloto era Bulma.

- ¡Por fin! Vuelta a casa. Aaaaaah. - Suspiró.

Bulma iba sentada de copiloto, expectante porque por fin iba a volver a ver a su familia y disfrutar de su libertad, aunque no pudiese escoger dejar de trabajar para Pilaf. Pero tampoco importaba demasiado, pues ahora podría teletrabajar desde su hogar, con los suyos. Además, le gustaba su trabajo y no le importaban sus usos militares, pues aunque obviamente no le gustaba el tirano Pilaf, menos gracia le haría un mundo gobernado por la vil Patrulla Roja.

Mai redujo la velocidad del coche, pues el imbécil que los acababa de adelantar a toda prisa bajó su velocidad de golpe, como si de repente ya no tuviera prisa. Entonces las 4 ruedas pincharon y el coche descontrolado se salió de la carretera. No fue una casualidad, sino los abrojos lanzados por el supuesto adelantador loco, quien también frenó. Para lanzar bombas de humo dentro de su vehículo.

Krilín fue el primero en volver en sí y quien reanimó a Mai y Shu. Pero Bulma había desaparecido.

- ¡No puede ser! ¡Tanto trabajo para nada! ¿Qué dirán el Sr. Brief y el Maestro Tortuga? ¡Ellos confiaban en mi!
- No todo está perdido. Recuerda que además de ninja también soy un perro. Sacaremos las motos (de las cápsulas) y os guiaré hacia el secuestrador con mi olfato canino.

Mai, recordó lo mal que lo había pasado en su adolescencia y como remontó al entrar al servicio del emperador Pilaf junto a su amigos el ninja Shu y a Oomori el ingeniero a quien ella seguía considerando un amigo pese a su traición al Gran Pilaf. Aunque Oomori no compartía los sueños de su emperador, con el tiempo fue tomando afecto al trío Pilaf-Mai-Shu. Pero su amistad se quebró tras la captura de Bulma. Oomori fue incapaz de comprender que era necesario para asegurar al mundo el mejor gobernante posible.

Así que el muy ingrato, olvidando que fue el anuncio en el periódico de Pilaf lo que además de unirlos a todos había sacado a Oomori del desahucio, no conforme con la decisión de Pilaf, fingió resignación para planear una fuga junto con Bulma. Intento que afortunadamente fue descubierto a tiempo por la propia Mai. El trío detestó hacerlo, pero se vieron obligados en convertir a su antiguo compañero Oomori en otro prisionero, hecho que se tomó muy a mal y que jamás les perdonó. Para más inri, hacia unos pocos meses de que el Ejército de la Cinta Roja lograse secuestrar a Oomori. Si ya antes, pese a Bulma, les estaban sacando un gran ventaja tecnológica por razones desconocidas, la brecha aumentó. Sólo el mayor tamaño del imperio pilafiano junto a sus ingentes recursos les estaba manteniendo a raya, pero no era seguro que para siempre.

El caso es que ahora Mai tenía esperanzas de que el esperado rescate de Oomori junto a la liberación de Bulma les permitiera recuperar su amigo. Se dirigió a sus compañeros.
- Sí. ¡No fallaremos a nuestro señor Pilaf!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 

Tema: KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 6- El palacio de Pilaf. Un hervidero de aventuras.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 

 Temas similares

-
» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: Capítulo 0 - Un superélite salvando la Tierra.
» El Maestro aparece cuando el alumno esta listo.
» Tema: El Perfil de un Buscador de Tesoros
» Escenografia ¿bajo que tema la pongo?
» [Solucionado] varias consultas en un solo tema (spica)
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro oficial Dragon Ball Multiverse :: Zona Fan-Art :: La zona del fan :: Fan-fics-