Foro oficial Dragon Ball Multiverse

Foro oficial Dragon Ball Multiverse

Comunidad española y latina del comic dragon ball multiverse.
 
ÍndicePortalCalendarioGaleríaFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Últimos temas
» CAPITULO 1: TIEMPO
Ayer a las 9:50 am por Pablich

» CAPITULO 3: LA LEGION DEL MAL
Ayer a las 8:14 am por Pablich

» ¿Alguien sabe como cambiar de nombre de perfil?
Dom Mayo 28, 2017 8:49 am por Pablich

» DBZ-Rompiendo el Limite 3
Dom Mayo 28, 2017 2:05 am por Bryan Fury

» CAPITULO 4: EL GRAN TORNEO
Vie Mayo 26, 2017 3:44 pm por Pablich

» Trolleadas en chats 3.0
Dom Mayo 21, 2017 5:25 pm por Pablich

» fanmanga: dboth saga III revelations chapter 37 pages 17-20
Vie Mayo 19, 2017 1:32 am por yami82

» Cadena de Preguntas
Dom Mayo 14, 2017 2:26 pm por Strider

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 25- Combate deportivo. Combate real.
Jue Mayo 11, 2017 9:44 am por Tserleg

» Censura de palabras en el foro.
Miér Mayo 10, 2017 6:01 am por Strider

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 24- Magia vs Tecnología.
Lun Abr 17, 2017 9:55 am por Tserleg

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 23- Viaje espacial.
Sáb Mar 18, 2017 11:41 am por Tserleg

» CAPITULO 2: LA GUERRA DEL TIEMPO
Miér Mar 15, 2017 5:37 am por Tserleg

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 22- Budokai XXII. Final.
Lun Feb 27, 2017 7:46 am por Tserleg

» Anime de Dragon Ball Multiverse?
Jue Feb 16, 2017 11:44 pm por sokushageta

» 10.000 juegos del ZX-SPECTRUM para Tu PC, Con Menu Incluido !
Jue Feb 09, 2017 5:17 am por usa-software

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 21- Budokai XXII
Lun Feb 06, 2017 10:05 am por Tserleg

» Versus de DB
Dom Ene 29, 2017 4:23 am por er_feyd

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 20- El quinto hombre.
Lun Ene 23, 2017 6:50 am por Tserleg

» CAPITULO 1: LA PATRULLA DEL TIEMPO
Dom Ene 22, 2017 7:13 pm por Pablich

» Los dos mejores y los dos peores enemigos principales de película de DB
Dom Ene 15, 2017 9:41 am por Janemba20

» Capitulo 6 final
Sáb Ene 07, 2017 3:15 pm por thetis

» Capitulo 5
Sáb Ene 07, 2017 3:14 pm por thetis

» Capitulo 4
Sáb Ene 07, 2017 3:13 pm por thetis

» Capitulo 3
Sáb Ene 07, 2017 3:12 pm por thetis

» Capitulo 2
Sáb Ene 07, 2017 3:11 pm por thetis

» Capitulo 1
Sáb Ene 07, 2017 3:09 pm por thetis

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 19- ¡Lucha contra Piccolo!
Lun Dic 26, 2016 7:15 am por Tserleg

» DBS alcanzó a GT en capítulos. ¿Hasta ahora cuál es mejor?
Dom Dic 25, 2016 8:31 am por John Fénix

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 18- Piccolo Daimaoh
Sáb Dic 24, 2016 10:54 pm por Tserleg

» Sprites actualizados 23/12/16
Vie Dic 23, 2016 6:48 pm por Pablich

» Presentacion + Aporte
Miér Dic 21, 2016 4:20 am por Strider

» CAPITULO 4: EL GRAN TORNEO
Sáb Dic 17, 2016 3:04 am por Pablich

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 17- La Postguerra Cintarrojista
Lun Dic 05, 2016 7:01 am por Tserleg

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 16- Batalla en el Cuartel.
Lun Nov 28, 2016 5:25 am por Tserleg

» Las lineas temporales de Dragon Ball Super
Miér Nov 23, 2016 9:44 am por Pablich

» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 15- Asalto al Cuartel General.
Lun Nov 21, 2016 5:30 am por Tserleg

» 5- El ayuntamiento
Sáb Nov 19, 2016 3:01 am por Pablich

» 4- El instituto
Sáb Nov 19, 2016 2:45 am por Pablich

» 3- Biblioteca
Sáb Nov 19, 2016 2:29 am por Pablich

Indice
Temas más activos
PALABRAS ENCADENADAS
¿Quien es este personaje?
Dragon Ball Z: Battle of Gods-Post de debate
Adivina el Nombre (Todo lo relacionado con Dragon Ball)
MULTIVERFANS
Cadena de Preguntas
Trolleadas en chats 2.0
Dragon ball legendary
Dragon Ball Heroes: Informacion y deseos
Encuestas de Chicas guapas. (2)...

Comparte | 
 

 KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 5- Pilaf Capital. Un viaje entretenido.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Tserleg
Drum
Drum
avatar

Mensajes 40
Fecha de inscripción 26/03/2016
Reputacion 0

MensajeTema: KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 5- Pilaf Capital. Un viaje entretenido.   Lun Jun 13, 2016 9:15 am

- ¡Todo el mundo al suelo! ¡A quien haga algo raro me lo ventilo! - Gritó la repentina secuestradora del avión.

Lo sorprendente es que todo el mundo habría jurado que unos segundos antes no era rubia, sino morena. Morena con el pelo azul, quiero decir, y con un lacito rojo en su melena algodonosa. A los pasajeros más próximos a la secuestradora también les había impactado su repentino cambio de personalidad, pasando de ser una chica extremadamente dulce, de las que pisan flojito para no molestar, a ser una matona hiperagresiva y psicótica. Sin duda era una muy buena actriz cuando lo deseaba.
Pero lo más surrealista era como demonios había estado escondiendo esa ametralladora, que al pasajero que tenía al lado le había dado la impresión que se le había materializado de repente, al mismo tiempo que estornudaba volviéndose rubia y cambiando de personalidad. Si no fuera imposible diríase que la metralleta había surgido por generación espontánea. Lo que por otro lado explicaría como demonios había superado los controles del aeropuerto semejante cantidad de metal.

Dentro de lo malo, al menos lo único que quería la secuestradora era desviar el avión a un lugar apartado del desierto para evitar ser arrestada apenas llegar al aeropuerto de destino por sus innumerables delitos. Así que el Genio Tortuga y Krilín no sintieron ninguna necesidad de sufrir el dolor de una buena ráfaga de plomo. ¿Dentro de lo malo?
- Disculpe señorita. - La interpeló el piloto.- Allá donde nos ha señalado se ven unos vehículos. ¿La están esperando?
- ¡No, maldita sea! Yo voy sola, ¿porqué demonios hay tanta gente en un puñetero desierto. ¡Desvíate o te pego un tiro!
- ¡Por supuesto! Espere, ¡nos han visto! ¡Nos sigue un avión! ¡AAAAAh! ¡Es de la Patrulla Roja!
- ¿Cómo? ¡Huye, maldita sea!

¡Ratatatata! Un grupo de excavadores del Ejército de la Cinta Roja había visto un avión comercial acercarse demasiado. El desierto era bastante montañoso, por lo que la secuestradora Lunch y el piloto no habían podido ver sus vehículos hasta estar demasiado cerca. Los mercenarios no tenían ningún interés en llamar la atención atacando a unos civiles sin necesidad, pero un avión tan cercano era obvio que los había visto y probable que los habían identificado. Por lo que decidieron eliminar testigos que pudiesen alertar de sus actividades al llegar a Pilaf Capital.

Las balas atravesaron la estructura del avión alcanzando varios pasajero, entre ellos el Maestro Tortuga y su discípulo Krilín. Al primero le dolieron un poco las balas, al segundo más, pero sus endurecidos cuerpos las aguantaron bastante bien. Pero varios de los pasajeros más cercanos no contaban con esa protección. Y de hecho no lo contaron. Por si fuera poco las balas dañaron varios motores. El avión quedó dañado y era inevitable que cayese de una gran altura.



- ¡Krilín, sal del avión y quédate en el ala! - Gritó Mutenroshi. Acto seguido rompió la diminuta ventanilla de un puñetazo y salió raudo hacia fuera.
- ¿Qué? - La sorpresa y bloqueo de Krilín eran comprensibles. Aún así su confianza ciega hacia su maestro le hicieron obedecer esa orden suicida.

El Maestro Tortuga se dispuso a volar y miró hacia el avión con el que les había disparado el criminal general Yellow.
- ¡Ka-me-ha-me-ha! - La bola de energía salió despedida y alcanzó el avión enemigo derribándolo.- Bien, ahora ya puedo centrarme en lo importante sin que me molesten. - Pensó Mutenroshi.
A continuación se colocó volando debajo del avión y lanzó otro kamehameha que frenó la caída del avión.
- ¡Krilín, ven! Me estoy agotando, tendrás que lanzar más kamehamehas para ir frenando el avión.
- ¿Cómo?
- ¡Hazlo! Has visto esta técnica y has de aprender a sacar lo mejor de ti mismo en situaciones de stress. Hazlo o moriremos, yo estoy agotado.
- ¡Arf, vale! ¡Kamehameha! -Nada. - ¡Kamehameha! - El avión volvía a acelerar en su caída.
Krilín lo intentó de nuevo:
- ¡Kamehameha! - ¡Por fin salió! Pero sólo alcanzó para frenar parcialmente la caída durante unos segundos.
- ¡Kamehameha! - El Maestro Tortuga resultó conservar más fuerzas de las que había dado a entender, con lo que el avión volvió a frenarse de nuevo.

El avión llegó a tierra, pero frenado por los sucesivos kamehamehas de ambos luchadores, casi en su totalidad por los del maestro. En lo que sí ayudó Krilín en un mayor porcentaje fue en el esfuerzo de soportar el peso del avión al llegar al suelo. Y en levantarlo de nuevo. Ambos entraron de nuevo en el avión para dar instrucciones a la secuestradora y al piloto.
- Acabamos de tumbar al avión que nos ha derribado. Pero vendrán más. ¿Podemos despegar?
- Imposible. Los motores y una de las alas han sido completamente dañados. - Contestó el piloto.
- De acuerdo. Señorita, - a Mutenroshi se le hacía raro pedirle ayuda a la secuestradora, pero evidentemente ella era la más capacitada- entonces lleve a la tripulación tras esa montaña y ocúltela mientras Krilín y yo nos encargamos de los que vienen.
- ¡Ni hablar! ¡Les voy a dar un escarmiento a esos cabrones! ¡Capitán, llévelos usted!
- Glups. Sí, claro.



Mutenroshi y Krilín iban a proceder a marchar hacia los soldados con su inhumana velocidad, pero se encontraron con que Lunch, estando obviamente familiarizada con las armas, no podía desplazarse a su ritmo.
- No se preocupe señorita, yo la llevo a la espalda.
¡Bang! ¡Ratatata! ¡Aaaay!
- ¡Cómo me vuelvas a meter mano te vacío el resto de cargadores y uso tu cráneo como cubo para la fregona!
Así que Lunch fue transportada por el menos peligroso Krilín.

Los camiones del ejército de la Cinta Roja salieron a su paso, repletos de armas y soldados. Nuestros héroes al menos había podido distanciarse algo del avión estrellado y sus indefensos pasajeros. Lunch pareció sacar un bazooka de la nada.
- ¡Ja, ja, ja, ja, ja! ¡Fuego! -Un camión saltó por los aires.
- Nosotros hacemos de fuerza de choque. ¿Nos cubres?
- Ya os vais dando prisa. ¡Fuego!

Los soldados apuntaron sobretodo a los dos locos que... ¡avanzaban corriendo hacia ellos! Sin embargo, ¿un anciano y un niño?  esquivaban casi todas las balas y resistían las demás, pese a ser de gran calibre. Un soldado preparó un bazooka. ¡Boooom!
Quien salió despedido no fue ni los dos luchadores que ya habían alcanzado el primer camión (de los no alcanzados por la rubia loca) y que estaban golpeando sin armas a los soldados. Ni la rubia. Fue el camión del bazooka, pero no alcanzado por Lunch.

El nuevo ¿aliado? de nuestros héroes era un apuesto joven melenudo, con una cicatriz en la cara, equipado con una espada y un uniforme de artes marciales. El joven siguió lanzando bazookazos, evitando disparar donde estaban el anciano y el niño hasta que los soldados comenzaron a dispararle a él también. Entonces abandonó su bazooka y desempuñando la espada se lanzó también al combate cuerpo a cuerpo:
- ¡Garras del lobo!

Tras derrotar a los soldados, los 4 guerreros se reunieron. Lunch se dirigió al joven:
- Hubiéramos podido con ellos nosotros solos. Pero hay que reconocer que también te has desenvuelto muy bien. - Le dijo acercándose.
- ¡No te acerques! ¡Me das miedo! Bueno, en realidad me dan miedo las mujeres, no te lo tomes a mal. - Ahí el tembloroso Yamcha perdió todos los puntos que podría haber ganado ante Lunch. Amén de sorprender a los otros dos hombres, que ahora lo tomaban por un imbécil pese a su heroísmo.
- Bueno, el caso es que seguramente habrán más soldados por aquí. -Dijo el Maestro Tortuga. - tendremos que acabar con ellos. Podríamos escapar, pero entonces sentenciaríamos al pasaje del avión.
- Sí. - Contestó Yamcha, que ya volvía en sí, aunque apartado de la violenta pero hermosa Lunch-. Hay un campamento cerca excavando en busca de algo. He visto como os atacaban. Supongo que porque este es territorio de Pilaf, aunque porque aquí sólo moren ermitaños y bandidos como yo. Mi idea era asomarme sigilosamente por ver que pasaba y al ver que había pelea he aprovechado para ayudar de paso que les daba una lección a esos malditos de la Cinta Roja.
- Sí, yo también pienso enseñarles que es lo que les pasa a quienes me disparan a mi. - Dijo Luch, que no era tan sensible cuando era ella quien disparaba a la gente.
- Bien, joven, ¿te llamas?
- Yamcha. Mi amigo - un gato pokemon azul flotante- se llama Puah.
- Un placer, mi nombre es Mutenroshi y este es mi discípulo Krilín.
- ¡¿Cómo?! El Gran Maestro de las Artes Marciales. - Yamcha y Lunch se sorprendieron por un segundo, aunque eso explicaba el increíble poder de este anciano aparentemente senil.
- Yo me llamo Lunch. ¿Cual es el plan? Aparte de freír a tiros a esos cabrones?
- Bien, el señor Yamcha y su amigo Puah, que son quienes mejor conocen estos parajes, procederán a proteger a los pasajeros. -Roshi señalaba en su dirección para asegurarse de que Yamcha supiera donde encontrarles.- Quizá sea un bandido, pero ha demostrado tener un buen corazón. Si algún soldado se separa del resto del campamento podría dar con ellos, así que necesitaremos que les proteja alguien capaz de defenderse.
- De acuerdo. ¿Y ustedes?
- Señálanos donde está el campamento y lo asaltaremos.

Campamento del ejército de la Cinta Roja. Su comandante recibió una llamada telefónica.
- Coronel Silver. Al habla el capitán Bear. Ya no es necesario que envíe refuerzos, finalmente hemos podido deshacernos de los mercenarios pilafianos. Son quienes han derribado al general Yellow y destruido buena parte de nuestra avanzadilla, pero hemos podido deshacernos de ellos, aunque con muchas bajas.
- Capitán Bear, ¿qué era eso de que estaban siendo atacados por una mujer, un anciano y un niño?
- Exageraciones señor, el anciano era un hombre mayor, pero un avezado veterano. Y el niño un joven mercenario, adolescente eso sí. Y bastante bajito. Además, iban acompañados por un pelotón de tropas que nos disparaban mientras los usaban como carne de cañón. Pero hemos muerto a los 3 y a sus compañeros. Ahora procederemos a ejecutar la tripulación del avión. Carecen de vehículos, por lo que enseguida terminaremos con ellos.
- De acuerdo capitán Bear. Termine cuanto antes. Cuando vuelva me dará explicaciones y un detallado informe acerca del porqué de las dificultades y sus numerosas bajas.
- ¡Por supuesto señor!

- ¡Je, je, je! Muy bien capitán Bear. - Le dijo Lunch con una malvada sonrisa y encañonando con una pistola en la sien al capitán con cabeza de oso-. Has sido un buen chico, así que en lugar de plomo te regalaré un buen culatazo. - Así que los supervivientes de la avanzadilla roja fueron atados y aturdidos en lugar de directamente muertos. Aunque en un desierto rocoso su situación no iba a ser cómoda.



- Oye, ¿cómo es que viene sólo uno de los camiones? - Preguntó uno de los centinelas del campamento a su compañero.
- Ten en cuenta que aparte de las bajas, el resto del pelotón habrá ido a perseguir el pasaje del avión. No conviene dejar ningún testigo vivo si no queremos interrumpir la excavación inmediatamente. Bueno, ya han llegado. ¡Alto!

La conductora del camión escondía su melena debajo de la gorra del ejército. No la conocían, pero también es verdad que a la mayoría de sus compañeros sólo los conocían de vista. Pero tampoco conocían al anciano vestido con su mismo uniforme ni al ¡niño! con pantalones rojos de kárate y que llevaba encima una camisa desabrochada del ejército de la Cinta Roja.
- ¿Quienes sois vo...?

Tras tumbar a los guardias, el Maestro Tortuga y Krilín abrieron las puertas de una patada e irrumpieron en el campamento seguidos del camión de Lunch, que aceleró y giró apenas entrar para salir del camión en marcha de manera que este se estrellase contra uno de los edificios del campamento.
- ¡Nos atacan! ¡Movilizad a todos los soldados!

Mientras los dos luchadores irrumpían, Lunch completaba su destrucción con bazookazos aquí y allá hasta perder el factor sorpresa. Una vez salían demasiados soldados cambió a su ametralladora para ganar en agilidad, aunque aprovechando cada pausa para lanzar alguna granada.

- ¡No huyáis cobardes! ¡Apoyadme mientras me enfrento a ellos! - Gritaba impotente el General Silver mientras su campamento comenzaba a desertar. Para evitar que el desastre se volviera irreversible lanzó la cápsula que contenía el droide de combate A-2.
Apenas ver ese amenazador armatoste de dos metros y medio de alto, Lunch probó a dejar temporalmente de espantar soldados ametrallándolos a lanzar otro cohete a ese robot en quien el líder parecía depositar esperanzas, pero se le adelantó la coronel Violet alcanzándola en el pecho con un escopetazo.

Apenas caer Lunch, Mutenroshi tumbó a Violet con una palmada a distancia cargada de poder telekinético.
- ¡Krilín, echa de aquí a los soldados cuanto antes! ¡Yo hago el resto!

Silver decidió ayudar al droide A-2 contra el anciano mercenario. Si se encargaba del mocoso los soldados que todavía no habían huido lo tendrían más complicado para no disparar a los suyos. A-2 resultó ser más rápido de lo que esperaba Mutenroshi, así que pudo aprovechar para golpearle y tumbarle mientras se dirigía a Krilín. El Maestro lamentaba no haber traído a Yamcha, aunque por otra parte quizá la vida de los pasajeros dependía del joven.

Mutenroshi desde el suelo lanzó sus pies de un salto hacia A-2, golpeándolo y empujándolo hacia atrás. Pero sin causarle grandes daños gracias a su resistencia robótica. Apenas volvió a salir por los aires por un potente directo de Silver. El robot hacía daño, pero el militar tenía todavía más pegada.

Krilín, al percibir el peligro que corría su maestro, en lugar de golpear soldados de uno en uno cambió de táctica.
- ¡Ka-me-ha-me-ha!
Los soldados aprovechaban para ametrallarle sin parar, pero su torso estaba protegido por el chaleco antibalas, su cabeza por la dureza conseguida mediante un entrenamiento in humano y todo su ser por el poder que le estaba dando la adrenalina.

Un crío rápido que esquiva las balas y golpea por doquier inspira respeto. Un mocoso capaz de lanzar un sobrenatural rayo de energía mientras las balas no parecen afectarle es harina de otro costal. Por si fuera poco, Lunch, que obviamente también había se había equipado con un chaleco antibalas de los soldados de la avanzadilla, se había recuperado del impacto de la pedrada de plomo, por lo que ametralló a los últimos soldados que pudieran verse tentados de seguir. A continuación disparó al general Silver en la espalda con la pistola (la ametralladora habría alcanzado también al viejo verde asqueroso).
- ¡Putaaa! ¡Ahora verás! - Gritó Silver, que hasta entonces había estado peleando junto a A-2 contra el anciano.
Pero Krilín saltó los quince metros que les separaban para frenarle con una patada.
- ¡Tu conmigo!
Silver le echó para atrás de un puñetazo que dolió de verdad a Krilín. Más incluso que las balas. Entonces ambos comenzaron a pelear de verdad. Al mismo tiempo Violet se recuperó de la palmada eléctrica y examinó rápidamente su entorno para decidir su actuación.
- ¡Ahora me pagarás lo de antes, zorra! - Le gritó Lunch al lanzarse a pelear contra Violet cuerpo a cuerpo.

Mientras tanto, al verse desembarazado de uno de sus rivales, el Maestro Tortuga por fin pudo centrarse únicamente en el resiliente robot. Ganó distancia mediante la técnica de la doble imagen y le lanzó una palmada eléctrica a plena potencia. A-2 requirió varios segundos de dedicación antes de ser freído por completo.

El robot cayó al suelo justo cuando Lunch conseguía propinar una patada en el estómago a Violet. El único efecto notable fue ser empujada hacia atrás, gracias a la dureza de sus abdominales, fruto de una vida de entrenamiento, junto que al ser una luchadora competente los tensaba para pelear.
- ¡Alto! - Violet quiso cesar su pelea contra Lunch. Visto lo sucedido con el droide de combate quizá no valía la pena seguir peleando.

- Ríndase general. Ya hemos vencido. No tiene porque morir. - Dijo entonces el Mutenroshi a Silver.
- ¿Ante un anciano, un niño y una simple mercenaria? ¡Jamás! ¡Soy el general Silver! Uno de los mejores luchadores del más poderoso ejército del mundo.
- Bueno, en tal caso siga el combate singular contra mi alumno, la verdad es que ahora me siento muy cansado.
- ¿Cómo? - A Krilín no le hacía gracia enfrentarse al veterano soldado de 1'85 de estatura cuya capa dejaba al descubierto un poderoso y musculado torso y que le estaba demostrando saber pelear.
- Tranquilo Krilín. Supongo que ya te habrás dado cuenta de que este hombre tal vez sea capaz de vencer a la mayoría de participantes del Budokai, pero no es como la niña que te derrotó el otro día.
- Vaya, gracias por los ánimos.
- ¿Cómo? ¿Me ha de ganar un mocoso derrotado por una niña? ¿¡Pero que burla es esta!?
- Por eso no se ofenda, señor. - Trató de solucionar Krilín.- No vea lo pedazo de burra que es la loca esa. A su lado nuestra compañera parece una persona equilibrada.
- ¿¡Pero que quieres decir, so bacín!? - Se mosqueó Lunch.
- De acuerdo estúpido, ya que quieres morir yo te ayudaré. - Dijo Silver despojándose de la capa y arrojándola a un lado.

Para de inmediato desenfundar su pistola y disparar a Krilín en la cara.
- ¡Aaaay! ¡Bestia! No has avisado de que habíamos comenzado.
A continuación Silver aprovechó para de una patada lanzarlo varios metros por los aires y estrellarlo contra uno de los edificios del campamento, que al ser prefabricado fue derrumbado por el impacto del niño calvo.
- Bueno anciano, ahora usted.
- Como ya he dicho, tanto ejercicio resulta agotador para un hombre de mi edad. ¿Le importa terminar su combate con mi alumno? Lo cierto es que es usted un digno oponente y esta experiencia lo hará mejorar como luchador.
- ¡Pero sí lo he hecho estrellarse como un proyectil!
- ¡Bestia! ¡Me has pillado con la guardia baja! Pero te vas a enterar, mi maestro me ha entrenado para esto. - Acto seguido Krilín cargó.
- ¡Estúpido! - Pensó Silver.- Magullado y cargando a ciegas te vas a comer otra buena.

Al llegar Krilín a su rango de patada le lanzó una brutal con la que le atravesó... su imagen. Krilín había utilizado la técnica de la doble imagen para acercarse a Silver esquivando la patada. Y estaba a distancia de cuerpo a cuerpo, agarrándose de sus hombros para impactarle un brutal rodillazo en el plexo solar. Al caer Silver aprovechó para añadir un uppercut con el que lanzarle por si acaso.
- ¡Je, je, je! - Rió Krilín satisfecho.
- ¡Arf! ¡Maldito mocoso! - Dijo el duro general Silver mientras recuperaba el fuelle.- ¡Violet! ¡Deje de mirar y ayúdeme con los intrusos!
- Señor, con el debido respeto. Pero no tenemos nada que hacer contra el enemigo. Deberíamos rendirnos. Ya sé que el Alto Mando no es conocido por su indulgencia ante el fracaso, pero seguro que con su historial se le concede otra oportunidad. Este fracaso no es irreversible.
- ¡CORONEL VIOLET! ¡Le he dado una orden! ¡Obedezca inmediatamente o se enfrentará a un consejo de guerra!
Violet se resignó.
- Como usted ordene, señor. -Dijo desenfundando una pistola mientras se acercaba a Krilín.



Al pasar al lado de Silver, raudamente le apuntó a la sien y le disparó a bocajarro. ¡Bang! Silver cayó a tierra, lo que Violet aprovechó para, por si acaso, sacar la recortada, apretarla contra su sien y rematar a Silver. ¡BAAM! Quedando todos, especialmente Violet, salpicados por la masa encefálica del general.
- Me rindo. - Dijo con la recortada aún agarrada. Al notar la estupefacción de todos, añadió.- Evaluación. Dudo que el (No insultes) de Silver hubiese podido contra el niño, es, era, duro pero no tanto. Y ni de coña contra usted -señalando al Maestro Tortuga.- Y se supone que yo tenía que salvar los muebles, cuando yo misma estaba perdiendo contra la señorita, dura que te rilas, y aún así el comparativamente menos peligroso de los asaltantes. Mi pregunta ahora es, ¿qué pretenden hacer ustedes?
- En primer lugar, -comenzó Mutenroshi al reponerse- me gustaría saber porque un avión civil ha sido atacado tan gratuitamente. ¿Acaso su ejército ha decidido recurrir al terrorismo?
- No, nada de eso. Mi ex ejército no es que tenga escrúpulos o atisbos de moralidad, pero de momento el Alto Mando, o mejor dicho, el Capitán General Red, no ha visto ninguna ventaja en cometer actos terroristas. La razón es más simple. Mi campamento se ha adentrado en territorio enemigo para excavar en busca de un objeto muy valioso. Por si les interesa añadiré que se trata de una esfera conocida como bola del dragón. - Mutenroshi y Krilín abrieron los ojos como platos.- Por lo que sé hay siete en el mundo y su valor es incalculable, pero a condición de poseer las siete. Ignoro la razón exacta por la que el General Red las valora tanto. Pero sospecho que ustedes dos saben más que yo al respecto.
- Nuestra intención nunca ha ido más allá de salvar a la tripulación. -Respondió Mutenroshi.- No tenemos ningún interés entre las disputas entre rojos y pilafianos. Lo que me interesa saber es que pretendes hacer TÚ si te dejamos marchar.
- Ofrecer mis servicios al Gran Pilaf. - A Violet se le daba bien dejar a cuadros al personal.- Si Silver me metía un consejo de guerra me ejecutaban. Ahora que he tenido que desertar si me capturan me ejecutarán. Ya puestos a que se cabreen de todos modos al menos sacaré tajada. Seguro que el Gran Pilaf, además de mis habilidades apreciará la información que pueda darles del Ejército de la Cinta Roja. Al fin y al cabo me apunté a ellos porque al mundo le da igual un tirano que otro, tampoco es que me importe gran cosa el mundo, jeje. Y mi oficio es una buena manera de ganarme la vida con mis habilidades.

La armada hasta los dientes Lunch se acercó a Violet.
- Guapa, dura e inteligente. Me estás comenzando a caer bien. -Le dijo rodeando su cintura con su brazo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 

KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: 5- Pilaf Capital. Un viaje entretenido.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 

 Temas similares

-
» KRILÍN, EL MAESTRO TORTUGA: Capítulo 0 - Un superélite salvando la Tierra.
» y otra mas para tortuga, moneda de ebusus, del tipo 17
» Desde Las Pedroñeras (Capital del ajo)
» ARROZ PILAF (chef 2000)
» "Mi primer maestro fue un perro".
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro oficial Dragon Ball Multiverse :: Zona Fan-Art :: La zona del fan :: Fan-fics-