Foro oficial Dragon Ball Multiverse

Foro oficial Dragon Ball Multiverse

Comunidad española y latina del comic dragon ball multiverse.
 
ÍndicePortalCalendarioGaleríaFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Últimos temas
» CAPITULO 1: UN MUNDO NUEVO
Hoy a las 11:04 am por Pablich

» 1- Hospital
Jue Nov 09, 2017 9:51 pm por Pablich

» Refugio en el hospital
Jue Nov 09, 2017 9:50 pm por Pablich

» Refugio de Sherwood
Miér Nov 08, 2017 6:40 pm por Pablich

» 7- Sherwood
Miér Nov 08, 2017 6:40 pm por Pablich

» Refugio de la presa
Miér Nov 08, 2017 6:35 pm por Pablich

» 6- Archer Greek
Miér Nov 08, 2017 6:34 pm por Pablich

» 5- Danvers
Miér Nov 08, 2017 6:32 pm por Pablich

» 4- Gasolinera de Marvin
Miér Nov 08, 2017 6:26 pm por Pablich

» Refugio en una Granja
Miér Nov 08, 2017 6:24 pm por Pablich

» Refugio en Polksville
Miér Nov 08, 2017 6:23 pm por Pablich

» Refugio en la Prision
Miér Nov 08, 2017 6:22 pm por Pablich

» 3- Prision
Miér Nov 08, 2017 6:20 pm por Pablich

» 2- Polksville
Miér Nov 08, 2017 6:10 pm por Pablich

» 1- Autopista hacia el Hospital
Miér Nov 08, 2017 6:08 pm por Pablich

» 4- Bar de moteros
Miér Nov 08, 2017 6:04 pm por Pablich

» 3- Granjas
Miér Nov 08, 2017 5:47 pm por Pablich

» 2- Lemon Hill
Miér Nov 08, 2017 5:33 pm por Pablich

» 1- Taggart
Miér Nov 08, 2017 5:27 pm por Pablich

» 4- Punto de evacuacion en el Garage
Miér Nov 08, 2017 5:23 pm por Pablich

» 3- La comisaria
Miér Nov 08, 2017 5:08 pm por Pablich

» 2- Club Deportivo
Miér Nov 08, 2017 4:59 pm por Pablich

» 1- El restaurante
Miér Nov 08, 2017 4:49 pm por Pablich

» Mapa del Rol
Mar Nov 07, 2017 10:47 pm por Pablich

» Bill en el centro medico
Lun Nov 06, 2017 3:43 pm por Pablich

» BILL en el bloque de pisos
Lun Nov 06, 2017 3:42 pm por Pablich

» fanmanga: dboth saga III revelations special chapter adel&kirie
Lun Nov 06, 2017 12:29 am por yami82

» Bill en el callejon
Vie Nov 03, 2017 4:21 pm por Pablich

» Tarzán en el Callejón.
Vie Nov 03, 2017 3:57 pm por Strider

» Trolleadas en chats 3.0
Vie Nov 03, 2017 3:33 pm por Strider

» 7- Lios de faldas
Vie Nov 03, 2017 3:01 pm por Pablich

» Tarzán en el Instituto.
Vie Nov 03, 2017 1:50 pm por Strider

» Tarzán se da una vuelta por la comisaría
Jue Nov 02, 2017 2:31 am por Strider

» 0- El almacen de CHAD
Miér Nov 01, 2017 3:19 pm por Pablich

» Bill y su pandilla llegan al Hospital
Miér Nov 01, 2017 6:30 am por Pablich

» 8- El ayuntamiento
Mar Oct 31, 2017 5:28 pm por Pablich

» Tarzán visita el centro médico
Mar Oct 31, 2017 4:08 pm por Pablich

» Tarzán -En Barkston- visita la Biblioteca
Mar Oct 31, 2017 3:49 pm por Strider

» Cadena de Preguntas
Mar Oct 31, 2017 2:41 pm por Strider

» El día que me borraron un post por ser enemigo de un amigo del admin.
Mar Oct 31, 2017 5:49 am por Satsuki Momoi

Indice
Temas más activos
PALABRAS ENCADENADAS
¿Quien es este personaje?
Dragon Ball Z: Battle of Gods-Post de debate
Adivina el Nombre (Todo lo relacionado con Dragon Ball)
MULTIVERFANS
Cadena de Preguntas
Trolleadas en chats 2.0
Dragon ball legendary
Dragon Ball Heroes: Informacion y deseos
Encuestas de Chicas guapas. (2)...

Comparte | 
 

 Anticaos 1 - Irisia

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Satsuki Momoi
Bardock ssj
Bardock ssj
avatar

Mensajes 146
Fecha de inscripción 07/02/2014
Reputacion 16

04122014
MensajeAnticaos 1 - Irisia

Parte 1: Kard

En medio de un fuego voraz se alzaba una espada. El gigantesco monstruo ante sus ojos imponía miedo, no era como los demás. Sin embargo, Kard dio un gran salto hacia arriba mientras lo cortaba por la mitad con el fuego de su espada. Ya lo tenía.

—No... ¡No puedo! —gritó.

El poder de su salto se acabó. Un zarpazo del monstruó le envió abajo de nuevo. Miró de nuevo al monstruo. El corte que le había hecho era superficial. Como pensaba, las peleas anteriores le habían agotado. Y con este ataque, su poder se había consumido totalmente.

—¿Te crées duro? ¡No pasa nada! ¡Esto era una prueba! Mañana te mataré de un golpe, sin duda.

Una gran flecha de luz atravesó el cráneo del monstruo. Cayó sin vida.

—¿¡Quién ha sido!? —Miró a todas partes intentando encontrar un culpable.
—Yo.

Miró hacia la dirección de la voz. Alguien agitaba el brazo en la lejanía. Debía estar a cien metros al menos.

—¿Desde ahí?

Ella se acercó a él tranquilamente.

—¿Por qué me lo has quitado?
—¿Es que lo ibas a matar tú? —dijo ella, dudosa de su capacidad— Si no le habías hecho nada.
—Porque estoy muy cansado, iba a dejarlo para mañana.
—No puedes dejar a un monstruo para mañana. Era un monstruo muy lento, deberías haberlo matado fácilmente. O quizá es que tu magia es así de débil.

Kard la miraba fíjamente.

—Me suena tu cara. Me llamo Kard.
—Yo Sagria. —Ofreció su mano y la estrecharon.
—En serio, creo que me he cruzado contigo un par de veces.
—Hasta hace poco pertenecía al clan Ojos de la Luna, a lo mejor es por eso.
—Ah, ¿en serio? ¿Eres fuerte entonces?
—No tanto. Lo siento, tengo cosas que hacer por aquí. Si no te importa me voy adelantando al bosque.
—Nuestro clan tiene un reconocimiento dentro de cuatro días. Podrías venir a vernos.
—Ya veremos.

Clanes mediocres que buscan luchadores fuertes los hay a montones. Sagria no podía perder el tiempo con él. Kard, en cambio, tenía que volver a Irisia, estaba agotado. Debía descansar y reponer fuerzas para mañana.

Eran tiempos tranquilos. La capital Irisia era un lugar seguro. Desde El Despertar, el número de luchadores con poder mágico aumentó. Se organizaron en clanes y decidieron proteger la ciudad y recuperar fragmentos del Orbe Een con la esperanza de reconstruirlo y acabar con la pesadilla. Consiguieron reunir muchos fragmentos, y cuanto más reunían, más fuerte se hacía la magia de los luchadores. Otras pequeñas ciudades y zonas controladas se erigieron conforme los clanes ganaron terreno de Semilla a la plaga. Con el paso de las generaciones, los clanes se convirtieron en una medida necesaria para combatir el frente y reunir los fragmentos del Een.

Sin embargo, la situación actual era inquietante. Habían transcurrido cincuenta años en los que contaban con la mejor generación de luchadores sin hacer ningún progreso notable. Tres cuartos del Een estaban ya en poder de Irisia, y lo que quedaba por reunir era lo más difícil.

Kard había ido ese día a entrenar a las afueras del Bosque de la Peregrinación. Era una explanada enorme, muy cercana a Irisia, donde los monstruos de la llanura son fáciles de avistar y poco agresivos. Un lugar ideal para que los novatos adquieran experiencia o para que clanes pequeños puedan prepararse para una campaña. Aquellos que desean un desafío mayor se internan en el bosque.

Pero en el vagón de regreso a Irisia, Kard se encontró a Violene. Tenía cara de preocupación.

—Estabas aquí... —dijo Violene.
—Claro, ya sabes que siempre vengo aquí a entrenar. Pero ya debería irme, he matado demasiados monstruos. —Aunque ciertamente había matado muchos monstruos, lo dijo como excusa a que estaba cansado.
—Tengo noticias.
—¿Sobre el frente?
—Sí. Han aceptado nuestra petición de combatir en el frente, con la condición de que superemos el próximo reconocimiento de manera sobresaliente.
—¡Por fin! Es increíble. Con lo que nos hemos esforzado. Es una gran noticia.
—No Kard, tengo una noticia aún peor. Lo siento mucho, pero tu hermana ha sido...  consumida por el caos.
—¡No! ¿¡Que mi hermana qué!? ¡Imposible!
—Lo siento, estabamos tan cerca...

Kard estaba conmocionado. Cayó de rodillas, no pudo evitar echarse a llorar y cubrirse el rostro. Se había esforzado tanto durante todos estos años para poder verla. Desde niño creció escuchando las historias de su difunto abuelo y de lo bien que lo hacía su hermana en el frente, que era un orgullo para la familia. Pensó que algún día él también podría combatir en el frente y que ella podría sentirse orgullosa de lo fuerte que era. Tantos años entrenando, eliminando monstruos, comprometiéndose con el clan para que pudiera llegar ese momento. Y sin embargo, eso jamás se haría realidad.

—Escúchame Kard. Podemos salvarla. Dentro de cuatro días podemos estar en el frente.
—Cuatro días puede ser demasiado tarde. —Entre sollozos aún podía articular palabras—. Tendríamos que estar ahí ya.
—¿Crées que el clan de los Guardianes Rojos no está haciendo todo lo posible para recuperarla?
—¡Por eso precisamente que tenemos que darnos prisa!
—Por favor, cálmate un poco, confiemos en que las cosas vayan bien.
—Si la Asamblea de Clanes no fuera tan terriblemente lenta para tomar sus decisiones quizá esto no hubiera sucedido.
—Sólo puedo decirte que dentro de cuatro días podríamos estar allí. Deberías irte a tu casa a descansar. Sé que es duro, ¿pero qué otra cosa podemos hacer?
—No lo sé.
—Mañana hablaremos con todos.
—Como sea. Vámonos ya.



Parte 2: Caos

Kard y Violene regresaron juntos a Irisia. Kard estaba mucho más calmado así que se despidieron. Quería hacer todo lo posible por estar en ese momento en el frente, pero tampoco quería perder la cordura, y mucho menos que le corrompiese el caos. En su casa, pudo contemplar los galardones expuestos en la estantería, tanto suyos como de su hermana. Pensó entonces en si la plaga del frente era tan peligrosa como decían. ¿Sería él capaz de acabar con el caos que desolaba el planeta? ¿Con el sufrimiento de miles de humanos a lo largo de la historia? ¿O tan sólo sería uno más en la interminable lucha por recuperar la paz? Pensando en todo esto, Kard concilió el sueño.

Kard se levantó a la mañana siguiente y se dirigió al exterior de Irisia. A pesar de todo el mal que podía ocultarse más allá, Irisia seguía siendo una ciudad bonita, cuyos edificios y estructuras traían recuerdos de una sociedad mejor. Sentía una nostalgia de algo perdido hace mucho tiempo. ¿Se puede tener ese sentimiento?

Desde El Fin, Semilla había permanecido incomunicada de los otros mundos. Sin razón lógica, los aparatos de comunicación no funcionaban ni se recibían señales. En cualquier caso, ese no era el hecho más preocupante, sino que no habían recibido visita de otros mundos en 1200 años. ¿Por qué no habían tenido noticias de otros mundos? ¿Qué debían pensar las otras colonias acerca de la incomunicación total? ¿O quizá pensaban que todo nos va bien? ¿Estaban siendo engañados de alguna manera para no llegar a Semilla? ¿O sabían exactamente lo que pasaba pero tenían demasiado miedo para acercarse? La única respuesta plausible hasta el momento es que el caos había acaparado por completo las comunicaciones con el exterior.

Miedo. Con esa palabra es con la que podría definirse a la gente de Irisia, o en definitiva a cualquier habitante de Semilla, que en su gran mayoría eran irisianos.

Atravesó los muros que hace mil años contuvieron eficazmente a una horda de monstruos. Varios conocidos le estaban esperando en la colina bajo el muro, entre ellos Violene.

—¡Kard! ¿Cómo estás?
—Bien, Yublun. No tenéis que preocuparos por nada.
—Violene ya nos ha contado lo que ha pasado —dijo Haorán.
—Bueno. —dijo Kard— Estamos todos. Lo único que podemos hacer es entrenar hasta que llegue el momento, ¿verdad?
—Me alegro de oír eso —dijo Haorán—. Por un momento temí que después de lo ocurrido no te quedaran fuerzas para ir al frente.
—Tranquila, no voy a decepcionarte. Ahora más que nunca es cuando tenemos que ir al frente a enseñarle al caos quién manda. Y yo no pienso fallarle a mi hermana.
—¡Ese es mi Kard! —dijo Yublun muy animado.

Violene podía estar satisfecha. Kard aún en un momento tan difícil podía tener la fuerza de sobreponerse y el valor para plantar cara a la plaga. Y pensar que cualquier persona sentiría pavor con el simple hecho de acercarse al caos. Éste era el chico en el que habían confiado sus dos últimos años. Aún siendo el más joven de todos, era el más íntegro que habían conocido. Si existiese alguna persona inmune a los efectos de la exposición al caos, debía ser él.

Escucharon un fuerte estruendo y se sobresaltaron. Provenía de los restos de la Torre Irisia. Permanecieron a la escucha de lo qué podía ser. Sonidos de lucha y magia era todo lo que podían oír. Decidieron ir a ver qué era lo que pasaba.

La multitud se congregaba en medio de la calle para ver qué era lo que pasaba. La entrada a la Torre estaba destrozada. Unos cuantos Guardias del Een intentaban reducir a un hombre. Pero no podían, era demasiado fuerte. Los guardias probablemente no querían usar toda su fuerza porque debía tratarse de alguien consumido por el caos, y además de eso la gente estaba observando a una distancia irresponsablemente cercana. Era irónico, nadie quería hablar nunca del caos y sin embargo eran capaces de contemplar aquella imagen. Cuando Kard pudo acercarse para ver mejor, vio que se trataba de otro guardia. El caos no conocía lógica, parecía poder adueñarse de quien quisiera cuando quisiera. No era de extrañar que las familias que seguían completas no dejasen a sus hijos salir de casa.

—¿Necesitáis ayuda? —dijo Kard.
—No podemos dejar que Zobat dañe a nadie —dijo uno de los Guardias—. Hay que contenerlo sin matarlo. Pero es peligroso.
—Precisamente lo que deberíamos hacer es dejar que salga de Irisia —dijo Yublun.
—¿Cómo? —dijo el Guardia sin comprender.
—Haorán.

Nada más escuchar la voz de Kard, Haorán se deslizó como un látigo tras la espalda del enemigo y de un sólo golpe limpio de su vara lo envió al cielo.

—¡Imposible! —exclamaron los Guardias—. ¡De un sólo golpe! ¿Lo habrá matado?
—Está vivo. Pero al menos ahora está un poco más lejos de Irisia. —Kard se dirigió a Violene—. Vamos a sacarlo de Irisia.

Violene conjuró un aura gris sobre ellos y lo hizo ascender. Al mismo tiempo, Haorán saltaba hacia el aura, que la atraía hacia sí. De esta forma, Haorán interceptaría a Zobat, que caía en picado. Y de nuevo, con un sólo golpe lo envió bastante lejos. Pero Haorán ahora caía sin control. Con una nueva conjuración, Violene la atrapó en el aura.

Había sido alcanzada de lleno en el estómago, que lo tenía desgarrado. Cumplió su rol, pero no pudo evitar que le hiriera. Los Guardias del Een entendieron que podían dejarle a ellos el control de la situación. Llevarían a Haoran a los curanderos para salvar su herida y una posible influencia caótica.

—¡Muy impresionante! —Era Sagria, que apareció en escena—. ¿Puedo unirme?
—Ya era hora —dijo Kard—. Vamos a intentar reducirlo fuera de Irisia. No puedes matarlo.
—Ya lo sé.
—¿Quiénes sois? —preguntó un Guardia.
—Gente que va a acabar con el caos.


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Compartir este artículo en : Excite BookmarksDiggRedditDel.icio.usGoogleLiveSlashdotNetscapeTechnoratiStumbleUponNewsvineFurlYahooSmarking

Anticaos 1 - Irisia :: Comentarios

avatar
Re: Anticaos 1 - Irisia
Mensaje el Jue Dic 04, 2014 3:35 pm por Gray Sorrow
Me gustó mucho como quedó, veo varios toques de Dark Souls en la trama... o de Shaiya. Estoy esperando mas ^^
 

Anticaos 1 - Irisia

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 

Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro oficial Dragon Ball Multiverse :: Zona Fan-Art :: La zona del fan :: Fan-fics :: Anticaos-
Cambiar a: